El hombre que salvó un millón de vidas.


.

10.000 personas mueren al día víctimas de los estragos del tabaco. Durante la Segunda Guerra Mundial, el cáncer de pulmón se convirtió en la principal causa de muerte sólo por detrás de las acciones militares. Sir Richard Doll, epidemiólogo inglés, fue el primer científico que relacionó empíricamente el cáncer con el consumo de tabaco. Sus informes y su lucha para convencer a un mundo entregado a la avaricia de las tabacaleras y al irónico destino del hombre Marlboro han salvado, según The Guardian, más de un millón de vidas.

Sir Richard Doll

Sir Richard Doll

William Richard Shaboe Doll, el médico epidemiólogo de mayor reconocimiento mundial, Nació en Hampton, Inglaterra, el 28 de octubre de 1912 y se graduó en Medicina en el St Thomas’ Hospital Medical School de Londres, en 1937. Cuando contaba con tan sólo 5 años apostó ingenuamente con su padre 50 libras a que llegaría a los 21 años sin probar el tabaco. A los 13 años -gracias a un hermano enganchado- ya fumaba pipa y cigarrillos con la connivencia de una sociedad extremadamente tabaquista. Durante su estancia en la universidad, el tabaco formaba parte de dieta y rituales de estudio y ocio; sin desaprobaciones sanitarias ni morales.

Al acabar la Segunda Guerra Mundial, algunos científicos empezaron a interesarse por el excesivo número de episodios oncológicos registrados en el frente. Los hospitales se llenaban de enfisemas pulmonares y terminales. La maquinaria sanitaria encontró motivos y excusas inherentes al contexto bélico: armas químicas, industria militar, mediocre alimentación, poluciones bélicas etc. No había motivo para achacar la incipiente pandemia a un vicio heredado hace más de 2000 años de los primeros indígenas Americanos.

“En los años treinta, ninguno de mis maestros de la escuela de medicina decía que fumar era perjudicial”, recuerda. “Los libros de texto médicos de los años cuarenta hacían muy breves referencias a los cánceres de labio y lengua, y a la ceguera causada por la combinación de pipas y la malnutrición […]” Sir Richard Doll

Anuncio de la marca Winston por Los Picapiedra.  ¿Dirigido a…? 1960

.

Cuando acabó el conflicto el Dr. Richard Doll empezó a trabajar sobre las causas de la úlcera gastro-duodenal para el Consejo de Investigación Médica de su país, que a su vez estaba empezando a investigar la incidencia de cáncer de pulmón. Austin Bradford Hill, un reputado epidemiólogo de la London School of Hygiene, conociendo las aptitudes y paciencias del aprendiz, requirió los servicios de Richard para que le ayudara con el estudio.

En 1949, el principal imputado por el Consejo de Investigación Médica como causa inherente a las ingentes tumoraciones era el problema de contaminación atmosférica asociado al desarrollo industrial y bélico. El propio Richard Doll defendía la teoría institucionalizada aunque barruntaba otras causas asociadas al uso de nuevos betunes y alquitranes en la construcción de carreteras.

A finales de ese año comenzó el primer estudio de control estadístico. Los doctores empezaron a visitar a cientos de pacientes en los hospitales londinenses para hacerles un cuestionario detallado en los primeros estadios de la enfermedad. Se les preguntó por hábitos, si fumaban, si habían trabajado en la construcción de carreteras etc.

“Lo más llamativo era que si la persona encuestada era un no fumador, el diagnóstico siempre tendía a cambiar. Pero si se trataba de un gran fumador el diagnóstico era casi siempre de cáncer de pulmón. En 649 casos con cáncer de pulmón solamente había dos que no fumaban […]” Sir Richard Doll

Anuncio de ‘Salem cigarettes’. Fumar es wonderful. 1965

.

Lo que hoy parece una evidencia irrefutable resultó entonces una reivindicación de la causalidad sorprendente. Nadie hasta entonces había encontrado una asociación tan clara y científica al problema. A la conclusión de este primer avance epidemiológico el Dr. Richard Doll dejó de fumar para siempre.

Pero los problemas no habían hecho sino comenzar. Los escollos para institucionalizar el estudio comenzaron con el mismísimo director del Consejo de Investigación Médica al sugerir éste que los resultados podrían aplicarse sólo a la capital. Inmediatamente Richard Doll extendió el estudio de control a 5.000 nuevos casos en Cambridge, Bristol, Leeds y Newcastle con idénticos resultados. A principio de 1951, con el trabajo completo, acudieron a Hugh Glegg -entonces editor del British Medical Journal– y de inmediato éste publicó su artículo.

Pero fueron de nuevo ignorados por los medios, el gobierno y, sobre todo, por las tabacaleras; dedicadas a contaminar por partida doble todo movimiento en contra del tabaco.

“Si había una nota sobre el tema en el periódico o en la radio, el reportero siempre tenía el cuidado de mencionar que el doctor fulano, vinculado con la industria tabacalera, afirmaba que el estudio era controvertido y que no se había demostrado la causalidad […]” Sir Richard Doll

El Dr. Richard Doll siempre creyó que era labor de los investigadores informar y no hacer campañas de concienciación. Por ello, en octubre de 1951, decidió ampliar el análisis (ahora de cohorte) y examinar, durante tres años, los hábitos de más de 40.000 médicos (un gremio por entonces muy fumador) y así contraprobar las conclusiones del estudio prospectivo con el de control. También dejo encargado a su equipo de investigación de la Universidad de Oxford el seguimiento de todos los pacientes encuestados durante, al menos, 50 años. Con ello se ganó la irrefutabilidad del mejor estudio epidemiológico sobre los efectos insanos del tabaco.

El departamento de salud inglés estudió los resultados del estudio de cohorte que demostraban, cada vez mejor, el papel nocivo de la droga. Elaboraron un informe para el Dr. Richard Doll en el que respaldaban la disminución –que no el cese- del hábito de fumar, para que los fumadores muriesen con 65 años y el estado se ahorrara las pensiones.

Campaña anti tabaco de la American Legacy Foundation. 2006

.

El 12 de febrero de 1954, el por entonces ministro de Sanidad británico, Iain Macleod, declaró en conferencia de prensa y mientras fumaba un cigarrillo tras otro, que el gobierno reconocía, finalmente, la relación entre tabaco y cáncer.

El Dr Richard Doll, caballero de la Orden de Honor inglesa y nominado infinidad de veces al premio Nóbel, falleció en Oxford a la edad de 92 años el 24 de Julio de 2005, un par de meses después de inaugurar el edificio Richard Doll (Centro de investigaciones epidemiológicas que lleva su nombre) en Oxford.

Enlaces y fuentes.

A Sir Richard Doll me lo presentó mi amiga la wikipedia. Como habréis deducido los que me seguís, me encantan los personajes con alta trascendencia histórica. Leyendas científicas fuera del star-system que han dejado huella por su trabajo, no por su fama. Otras fuentes aquí, aquí y aquí. Los vídeos que ilustran cronológicamente esta entrada son muestra de la evolución histórica que ha tenido la publicidad en torno al tabaco, siempre por detrás de sus trágicas consecuencias sanitarias. Al teclado un ex-fumador.

Si te gustó esta anotación no deberías perderte:

-El hombre que ha salvado de la locura a un millón de niños tibetanos

-La historia del médico que salvó a 8.000 judíos simulando una epidemia.

-Bricolaje con ADN. Un hombre secuencia en su casa parte del genoma de su hija para diagnosticarla


menéame si te pareció interesante. Gracias !

Vota la anotación en Bitacoras.com. Gracias!

Bricolaje con ADN. Un hombre secuencia en su casa parte del genoma de su hija enferma para diagnosticarla.


.

No hay ninguna necesidad más grande en la niñez que la de la protección de un padre. Beatrice Rienhoff, de cinco años, es una niña con una enfermedad genética sin diagnosticar que ha deambulado por los mejores médicos del mundo sin encontrar diagnóstico ni cura. Está enferma pero tiene al mejor padre del mundo. Hugh Rienhoff ha desafiado los mecanismos burocráticos de la investigación genética para identificar en el ático de su casa, tras miles de horas de estudio, uno de los genes responsables del mal de su hija. La esperanza se trabaja.

rienhoff-1

Beatrice Rienhoff abrazando a su padre Hugh

.

San Carlos (California). Beatrice es ahora una niña elegante, adaptada y feliz como un pajarito, según su padre. Carece casi por completo de masa muscular pero aún así conserva parcialmente la movilidad. Es sorprendente que pueda moverse de manera fluida con las extremidades tan finas. Al quitarse los zapatos se entiende la pericia, Beatrice lleva mecanismos ortopédicos en ambos pies. Su hermano es encargado día a día de ajustar con llave las alturas.

A los pocos días de nacer, Beatrice empezó a manifestar un arsenal de síntomas músculo esqueléticos propios de algún trastorno genético. Hugh la llevó a ver a los mejores médicos con la esperanza de encontrar un diagnóstico, pero la variedad de síntomas ha confundido siempre a todos los especialistas y ha imposibilitado el diagnóstico diferencial.

Con un no-diagnóstico en la mano, los padres de Beatrice se enfrentaban al no-tratamiento que desembocaría irrefutablemente en la no-vida. Angustiado por la impotencia, los cuidados paliativos y el purgatorio de la vaga espera, Hugh Rienhoff se conjuró para encontrar algo donde agarrar sus maltrechas esperanzas y no paralizarse con el desconsuelo. En cuerpo y alma se descentró de trivialidades y dedicó todo su tiempo y su experiencia a excavar en el código genético de Beatrice y encontrar él sólo la respuesta.

ff_diygenetics_f

Beatrice Rienhoff en su casa de San Carlos. California

.

A diferencia del famoso caso de Lorenzo Odone (“El aceite de Lorenzo”) diagnosticado a los 6 años con una adenoleucodistrofia y que llegó a vivir 22 años más de lo pronosticado gracias al descubrimiento médico de sus padres; Hugh Rienhoff no es lego en medicina ni genética; como tampoco es baladí el caso. Es imposible que un profano genetista y no ducho en medicina llegase a las conclusiones que ha conseguido Hugh. Pero también es cierto que con los mejores medios, ordenadores y especialistas del mundo otros no han sido capaces de diagnosticar a la niña. ¿El poder de la voluntad?

Hugh Rienhoff trasformó el ático de su casa en un improvisado laboratorio de genética haciéndose con equipos usados y descatalogados; bases de datos públicas a través de Internet y algún documento y contacto de su etapa de estudiante. Hasta el momento ha ‘coleccionado’ para trabajar más de 20.000 pares de bases del ADN de su hija en papel, y unos 1.000 millones de pares en su ordenador.

Para ello se hizo con un par de viejas máquinas de PCR descatalogadas. El problema lo tuvo con los reactivos, pues ninguna empresa sirve los compuestos a particulares. Hugh creó para burlar la norma un Instituto de estudios con sede en su domicilio y que luego convirtió en la web de información del proyecto . Para centrifugar las muestras de sangre de su hija convenció a un amigo de un laboratorio de Stanford a condición de no desvelar su nombre.

Descifrar el genoma humano es una tarea abrumadora. El propio Rienhoff dice:

“[…] sigue siendo un desierto. Es angustioso tener un hijo con una enfermedad degenerativa y ni siquiera ser capaces de averiguar lo que es o lo que causa, o el curso de lo que será. Como resultado de ello, hasta el 40 por ciento de los niños con necesidades especiales no reciben un diagnóstico preciso […] ”

Para acotar los pares de búsqueda y encontrar los genes defectuosos Hugh tenía que centrarse en la variedad de síntomas de Beatrice. Su línea de investigación tenía que estar por encima de los procedimientos habituales y pruebas de diagnóstico que no habían encontrado nada. La mayor parte de las manifestaciones correspondían a la enfermedad de Loeys-Dietz; pero las pruebas genéticas siempre negaban el diagnóstico. Centró su atención en el principal síntoma no asociado a Loeys-Dietz (debilidad y atrofia muscular) y busco una sustancia implicada en ambos mecanismos: La miostatina. Una proteína que impide el crecimiento salvaje de los músculos y prima hermana del TGF-ß el más potente inhibidor del crecimiento celular y principal responsable de Loeys-Dietz. Hugh pensó que Beatrice estaba sufriendo de un defecto genético que afecta a su producción de miostatina.

ff_diygenetics_2_580

El improvisado laboratorio de Hugh Rienhoff

.

Para buscar los defectos tenía que comparar los 20.000 pares escrutados del ADN de su hija con una secuencia homónima de una ADN matriz ya secuenciado. Hay tres receptores de activina claves en la regulación de la miostatina.

Se encerró en su ático y noche tras noche, durante varios meses y a mano; comparó los pares de Beatrice con el genoma de Ensembl, una base de datos en línea británica. El proceso de ‘peinado’ se convirtió también en una forma de meditación que fortalecía a Hugh contra la tristeza de ver todos los días a su hija luchando por subir y bajar las escaleras.

En marzo de 2007, completó su estudio. Identificando cerca de 20 lugares en los que el ADN de los receptores de activina de Beatrice no se correspondían con la referencia del genoma. Uno de ellos (ACVR1B) nunca había sido reportado en la literatura genética. Estaba en el camino correcto.

Una vez encontrado uno de los genes y en mitad, todavía, de la investigación; Hugh ha empezado a probar con su hija fármacos relacionados con el proceso y probados en estudios con ratones. De acuerdo con sus cardiólogos, el tratamiento con Losartán (un fármaco para la hipertensión) ha demostrado mejorar considerablemente el sistema músculo-esquelético de Beatrice. La esperanza la sostiene ahora, al menos, un tratamiento dirigido.

El verdadero trabajo de Hugh Rienhoff ha sido luchar contra el abismo que hay entre los médicos genetistas y sus pacientes. Intentando reducir esta brecha por la vía esfuerzo bruto, la paciencia y el amor paternal.

¡¡Gracias!!

Enlaces y fuentes.

La historia la encontré en Digg y me pareció oportuno investigar el tema y contarlo a mi manera por aquí. El artículo de wired es muy completo. Yo he intentado desarrollarlo sin demasiados tecnicismos y más por el lado humano. Lo que realmente me interesaba de la historia, además de la mejoría de Beatrice, es la asombrosa fuerza de voluntad del padre. Hay otras publicaciones que hablan del caso Rienhoff. Encontré también un video (una hora, y en inglés muy técnico) donde el propio Hugh Rienhoff cuenta los principios de su investigación. Puedes seguir la actividad de Hugh y su fundación en su página web.

Si te pareció interesante no deberías perderte “La historia del médico que salvó a 8.000 judíos simulando una epidemia.”

menéame si te pareció interesante. Gracias !

Vota la anotación en Bitácoras.com Gracias!

El hombre que ha salvado de la locura a un millón de niños tibetanos.


Hace 20 años, el Doctor Cres Eastman se fue de vacaciones a las aldeas remotas de la meseta Tibetana. El placer duró lo que su instinto científico en descubrir la gran cantidad de problemas mentales que observaba en la población. El cretinismo y los males cerebrales superaban la media. Descubrió que, debido a la altura, el yodo era filtrado por la tierra provocando carencias destructivas. Esta es la historia de la cruzada ejemplar de un médico que ha salvado a un millón de niños de los trastornos mentales derivados del déficit de yodo.

child_tibet

Niños tibetanos jugando en la carretera de Nepal a Lhasa. Fuente

En 1985, el endocrinólogo australiano y profesor de medicina y patología Cres Eastman se encontró durante su viaje con pueblos enteros sometidos a las atrocidades físicas y psíquicas provocadas por el cretinismo y la ausencia natural del yodo en la cadena alimentaria debido a las características geográficas de la zona.

Una pesadilla de enfermedad que tan pronto provoca sordera, bocio, estrabismo,  y encoge y deforma el esqueleto como produce un crecimiento exagerado y casi extra-corpóreo de gigantescas protuberancias. Pero sobre todo causa en los niños, nacidos de la carencia materna, un retraso congénito e irreversible en el desarrollo físico y mental que los convierte en auténticos cretinos (término científico para los afectados de cretinismo). Tal fue la devastación intelectual que un estudio de la OMS para la zona estableció que la desviación del IQ medio (cociente intelectual) del Tibet bajó hasta 76, muy por debajo de la media china (100).

Extracto del documental “The Man Who Saved a Million Brains” [ENG] de Kate Riedl

Los primeros cálculos de Eastman durante su primera visita a los pueblos de la meseta del Ching-Hi, evaluaron el 13% de la población como enfermos de cretinismo. Un primer diagnóstico in-situ que le sirvió para concienciarse y dar un giro radical a su vida. A partir de ese momento forjó su propio destino y responsabilidad personal para no abandonar nunca la idea de terminar con aquella terrible lacra. Sin apenas ayuda y con lo puesto dedicaría el resto de sus energías a impedir la involución mental del pueblo tibetano.

Lo que en principio parecía una fácil empresa con el pronto suministro de yodo y su distribución se convirtió en un odisea llena de obstáculos burocráticos y polítizados por la eterna discrepancia china con el pueblo Tibetano que no hicieron sino reforzar la actitud del Doctor para con su empresa.

El Doctor Eastman atendiendo a uno de sus pacientes

El Doctor Eastman atendiendo a uno de sus pacientes

“..Uno piensa que trabajar en China es como derribar una serie de muros de ladrillo ; la burocracia,  la naturaleza del terreno, su falta de comprensión de la cultura autóctona, la dificultad del idioma, son  enormes muros de ladrillo. Pero si todos nos damos media vuelta y decimos: “oh, hay demasiados obstáculos”, entonces nunca se conseguirá hacer nada.” Entrevista a Cres Eastman

La primera de las medidas del doctor fue la movilización de su mano derecha el Dr Mu Li y un pequeño grupo de colegas australianos de la AusAid y así coordinarse en la tortuosa faena de presión burocrática del gobierno chino. Los fondos recaudados por el Dr Cres y la AusAid (un millones de dólares) sirvieron para lograr resultados inmediatos y así convencer estadísticamente a las autoridades locales. El problema surgió al comprobar la escasa viabilidad en suministro directo del yodo. El Dr Cres sabía que no bastaba con el abastecimiento in-situ (una cucharada al día) pues lo engorroso de la intendencia hacía inviable un suministro independiente.

Familia tibetana de tres generaciones afectada por el bocio y el deterioro intelectual debido a la carencia de yodo.

Familia tibetana de tres generaciones afectada por el bocio y el deterioro intelectual debido a la carencia de yodo.


El Dr Cres entonces pensó en la manera de incorporar el yodo a la cadena alimenticia de los aborígenes interfiriendo en sus costumbres lo menos posible. La sal yodada era la solución perfecta pero habría que buscar un lugar para fabricarla.

A través del asesoramiento de ingenieros desde Australia, el equipo de Cres configuró la obsoleta fabrica de Sal de Lhasa para que incorporará el yodo a su formulación a través de unos sencillos aspersores importados desde Australia. Una flota de viejos camiones hicieron el resto. El Dr Mu Li fue el responsable de la creación de la red e infraestructura necesaria para distribuir la sal yodada por todo el Tíbet.

La  ICCIDD (Consejo Internacional para el Control de trastornos por carencia de yodo) junto con las autoridades chinas, calculan que la organización del Dr Cres ha librado ya de la enfermedad a unos 700.000 niños, 2 millones de mujeres en edad fértil y 140.000 recién nacidos sólo en el Tíbet, porque el Dr Cres ha continuado su cruzada en el interior de Australia, víctima también de las carencias del oligoelemento.

Después de 20 años y un sin número de visitas a China,  el Dr Cres se ha ganado la confianza, la admiración y la cooperación del  Gobierno chino. Una confianza sin la que  habría sido imposible llevar a cabo esa labor en el Tíbet.

Actualmente el profesor Cres imparte clases de patología en la facultad de Medicina de la universidad de Sydney. Pero no deja de viajar asiduamente al Tibet para completar su programa de formación en torno a la sal yodada.

“…Una vez al año el Dr Mu Li y yo partimos al Tibet para el IDD Day, un evento anual destinado a difundir ente los aborígenes los beneficios del yodo. La mayoría de los tibetanos desconfían a la hora de mezclar la sal y el yodo pues la cosecha de sal cruda y en bruto junto con su comercio han sido parte de su cultura durante siglos. Así que pensamos que lo mejor para nosotros es hacer un muestreo personal de algunas de las casas de la zona. Si vemos cualquier sal cruda o cualquier sal que parezca sospechosa, entonces preguntamos su origen para informar al productor…”.

c-estman1Cres ha hecho también una contribución significativa a través de su trabajo de consultoría para distintos gobiernos nacionales, la AusAID, UNICEF, Banco Mundial y la OMS y por su papel como presidente adjunto del Consejo Internacional para el Control de trastornos por carencia de yodo. Sus numerosas apariciones en los medios de comunicación australianos también han desempeñado un papel clave para dar mayor relevancia al problema en su comunidad. Sus logros profesionales le han hecho acreedor de una serie de prestigiosos honores incluido el ser miembro de la Orden de Australia y el Premio 2006 a la Excelencia en la Prestación de Atención de la Salud de la AMA (Asociación médica australiana).

Fuentes y enlaces.

La historia la encontré buscando las distintas acepciones de la palabra ‘cretino’. De ahí salté a la entrevista a Cres y luego llegué a otras fuentes que me ayudaron a recopilar información: aquí, aquí (trailer documental) y aquí (fotos)

NOTA:  El cretinismo no provoca locura.  La locura viene de  los que han ignorado el problema del Tíbet durante tantos años. De los que han hecho de un problema de fácil solución una epidemia nacional. La locura de un país entero sometido a retraso mental por la consciente ineficacia e ineptitud de sus mandarinos gobernantes. De ahí el ambiguo pero intencionado titular.

Si te gustó esta historia no te pierdas “La historia del médico que salvó a 8.000 judios simulando una epidemia”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

menéame si te pareció interesante. Gracias !

 

Vota la anotación en Bitacoras.com. Gracias!

El experimento Brukhonenko


A finales  de 1920  Sergei Brukhonenko consiguió mantener con vida  durante 190 minutos la cabeza amputada de un perro vivo. La cabeza del perro fue conectada a una máquina corazón-pulmón  bautizada por Sergei como el “autojector”. El dispositivo que supuestamente le da la cabeza todo lo que necesita para mantenerla con vida. A pesar de las reticencias médicas y del carácter bizarro del experimento, Sergei fue pionero en la investigación y construcción de la primera máquina corazón-pulmón imprescindible posteriormente en la cirugía extra corpórea.

La carrera científica de Bryukhonenko fue bastante polémica. Se rodeó de malentendidos y acusaciones infundadas. Pero el tiempo pone las cosas en lugar apropiado, y hoy los avances del científico figuran entre los principales logros de la biología y la medicina del siglo 20.

fuente wikipedia

Él experimento de Brukhonenko tuvo lugar a finales de 1928 ante una audiencia internacional de científicos en el Tercer Congreso de los fisiólogos de la URSS. Por aquél entonces las competencias internacionales abarcaban todos los campos de la ciencia, y el circo mediático y propagandístico ruso gustaba de mecanismos populistas como este ensayo.

Para demostrar  que la cabeza del animal seguía con vida Brukhonenko realizó dos sencillos experimentos demostrando que respondía a determinados estímulos. Golpeó la mesa con un martillo y la cabeza se estremeció; la iluminó con una linterna y los ojos respondieron; incluso le dio de comer un trozo de queso que se deslizó por la sección  del esófago. En el siguiente vídeo podemos ver la reacción del animal ante el estímulo.

El perro de Brukhonenko se hizo famoso rápidamente en toda Europa e inspiró al dramaturgo George Bernard Shaw como su musa:

“Estoy incluso tentado de tener mi propia cabeza cortada para que yo pueda seguir dictando las obras de teatro y libros sin ser molestado por la enfermedad, sin tener que vestirse ni desvestirse, sin tener que comer, sin tener nada más que hacer que no sea producir obras maestras de arte dramático y literatura. “

Fuentes 1,2,3,4

El alegato del excremento.


Me llamo Tordo Coprolito y no, no soy italiano ni católico aunque también estoy omnipresente. Nos conocemos desde que tienes uso de razón y si bien tu desprecio alimenta tu coprofobia  voy a intentar que cambies de gustos. Un paseo por mi genealogía será suficiente para ayudarte a  reconciliarte con nuestro papel en la historia.

Hace poco un antepasado mio de hace 130 millones de años apareció en una excavación. Heredando su apellido me pertenece el derecho de  contarte el origen de nuestro nombre: El coprolito es un fósil de excremento de cualquier especie animal, incluido la tuya, que ha sufrido un proceso de mineralización con el paso del tiempo. Es kurioso,  pero tu interés por mi antepasado es mayor que el que experimentas por mi, pues alguien pagó una ingente cantidad por llevarse a mi abuelo a su  retrete. La excusa mía es el tiempo, que reconozco mejora nuestras propiedades y diluye los defectos; la tuya es mezcla de fetichismo y ciencia, pues con razón, sabes que mis abuelos te ayudan a descifrar la vicisitudes de los tuyos a través de la Paleontología.

coprolite de dinosaurio subastado en Bonhams en el mes de mayo

No quiero insistir en el ‘totenismo’ hacia mis antepasados pero tienes hermanos que se fabrican Joyas con nuestros zurullos, paradójicamente para llevar mierda en una mano mientras que con la otra se limpian de más mierda (no confundir, o si,  con mass media) que luego arrojan con desprecio al wc. Espero, por el bien de sus conciencias, que no se equivoquen jamás de mano ni de mierda.

Tengo un primo-hermano que se llama Estiércol al cual respetas, desde el asco, con la imprudencia de considerarlo de culo ajeno. Por ello te has atrevido a esclavizarlo con usos más paganos, pero que han permitido a ciertas culturas desaventajadas no caer en los pozos evolutivos.  A mi primo lo habéis usado de combustible por su gran poder calorífico, de material constructivo por su capacidad impermeabilizante e incluso con él fabricasteis vasijas y cuencos mezclados con arcilla. No entiendo pues esta idea de sometimiento al desprestigio excepto cuando la necesidad apremia.

vivienda masai hecha de barro y estiércol

Mención especial se merece el tratamiento exquisito que han recibido viejos camaradas. En nuestro panteón de culos honestos desfila en proa la posadera de Piero Manzoni por hacer de nosotros un arte enlatando sus boñigas en porciones  y revenderlas a precios razonablemente desorbitados. Todavía no entendemos el grado de confusión que creo su obra entre vosotros siendo el primer mortal en valorar la mierda por encima de la creatividad.

Piero Manzoni. Merde d’Artiste 1961

Nuestro profeta en la tierra, Dominique Laporte , en su reconocida HISTORIA DE LA MIERDA hace hincapié en la necesidad de recuperar la sabiduría escatológica nombrando uno por uno los benefactores de nuestro conocimiento.

Otras artes nos mencionan con elegancia. En el Quijote no podemos renunciar a la mierda, ya que es una de las grandes bazas cómicas de su primera parte. Jonathan Swift, el autor de “Los viajes de Gulliver”,  escribió “El arte de meditar sobre el retrete” y planteó, en clave satírica, construir letrinas de lujo por todo Londres. Quevedo escribió de ella y sus alrededores e incluso tituló una divertida obrita en prosa “Gracias y desgracias del ojo del culo”.

Quiero que recuerdes también la prostitución que ejercimos en vuestro beneficio. En el siglo XIX en la  China de Koun-tse-fan eran comunes los multi-retretes enfilados en vía pública en los que evacuar era un negocio pues los  funcionarios  ‘abonaban’ una moneda por descarga al ciudadano cauto con el fin de comprar el mejor abono del momento para los cultivos sociales. No se porqué solo un siglo más tarde la misma moneda volvió a manos del funcionario a cambio de la limpieza de los retretes.

Espero que sirva este alegato para ayudar a construir de tu reflexión un homenaje a nuestra memoria. La próxima vez que dejes el culo al aire piensa en la cantidad de cosas que estas echando a perder.

MUCHA MIERDA¡¡

Fuente: Wikipedia, El mundo “la mierda sienta cátedra”, Ananka’s Diary, elaboración própia.

La extraña historia de la mujer luminosa de Pirano


Esta es la increíble historia  de Anna Monaro, la mujer que emanaba luz de su pecho.

Pirano. Italia 1934. Anna es una mujer de clase media de 42 años, esposa de un pescador y madre de varios niños, una mujer poco emocional e impasible, religiosa, casi siempre vestida de negro. Anna era enfermiza, padecía de asma severa que le obligaba a dar amplios paseos nocturnos en el barco de su marido.

El 8 de marzo de ese año, los huéspedes del hostal Piran estaban dispuestos a pasar la noche como de costumbre  cuando, Maria Gherardi, una cliente con insomnio  que se encontraba en una habitación con otras siete mujeres, entre ellas Anna, vislumbró una pequeña nebulosa lumínica sobre el pecho de la señora Monaro. El enigmático fenómeno se repitió varias veces en las noches entre el 9 y el 19 de Marzo y obligó a su internamiento en el hospital de la ciudad donde fue recibida y estudiada por varios científicos de prestigio.

Los  primero médicos en reconocer a Anne fueron  Fabio Vitali, y G.C. Trabacchi que condujeron un extenso análisis basado en el aislamiento de la paciente y en la toma de datos, fotos e incluso un vídeo de 3 segundos para concluir que el fenómeno era, cuanto menos, real. Su primera descripción fue:

“..A las 10 35 p.m., sin ningún sonido, aparece súbitamente del pecho de la paciente un pequeño resplandor de luz blanca-azulada que asciende lentamente hasta el cuello hasta iluminar sin sombras claras sus facciones. Al mismo tiempo, la paciente se revuelve de su sueño emitiendo un pequeño gemido…”

El caos propagandístico de la época convirtió el caso en fuente de las más disparatadas teorías pseudocientíficas, religiosas y místicas. Hubo un psicólogo que defendía la presencia de organismos eléctricos y magnéticos indefinidos en el cuerpo de la mujer. Sólo la atención suscitada en un par de reconocidos científicos aportó algo de luz (nunca mejor dicho) a las causas de la inexplicable quimera.

El primer científico serio que publicó  (en The Times) una aproximación al fenómeno fue el Doctor Giocondo Protti, que apoyado en los estudios de bioluminiscencia de E.N. Harvey “The nature of Animal Ligth.1920” estableció que el estado de debilidad de Anne debido al ayuno religioso incrementó la cantidad de sulfuros en su sangre y sudor que convenientemente estimulados por la radiación ultravioleta de la propia sangre alcanzan propiedades lumínicas. Para Protti la emisión ultravioleta de la sangre de Monaro estaba fuera de toda normalidad.

En septiembre siguiente se publicó un exhaustivo informe de 52 páginas, en el que participó el famoso físico Enrico Fermi,  que contienen los resultados de los exámenes, las observaciones y experiencias sobre  Anna Monaro en la clínica Romana (Suplemento de “investigación científica”, año V, vol. II, N º 5-6 ). Se obtienen, al menos, el marco de física y psíquica de la personalidad de Monaro y muchas noticias sobre su vida y su familia de Koper, donde nació en 1892. “..Una mujer somáticamente normal, sin psicopatías aunque  con predisposiciones fantásticas por sus carácter religioso…” sic

Más adelante la historia se fue cargando de componentes religiosos y psicológicos. La propia Anne contaba que en sus sueños y recurrencias infantiles aparecía siempre desprendiendo un áurea luminosa blanca .Todo ello condujo a una sacralización del fenómeno que lo arrastró al pozo de los desmemoriados.

La historia de esta “luminosa mujer” aparece en la edición impresa de los más importantes periódicos de la época. The Times (5-Mayo-1934), London Illustrated News y la L’Illustrazione Italiana. Fue una auténtica celebridad en los círculos médicos y el indescifrable prodigio siempre estuvo acompañado de la rumorología y populismo de las clases sociales menos cultivadas.

Fuentes Wikipedia, Aldo Cherini, “La singular historia de Anna Monaro”, “Unexplained Phenomena” de John Michell, Bob Rickard, Robert J. M. Rickard

A %d blogueros les gusta esto: