Una foto para la historia. Cuando los desafíos de una minoría cambiaban los derechos civiles de la mayoría


Lunes 1 de febrero de 1960. Carolina del Norte. EEUU. Cuando las castas se construían por el color de la piel y los derechos de los afroamericanos todavía se equiparaban a los de los animales; cuatro estudiantes negros del liceo agrícola de la ciudad se amotinaron contra su destino. Entraron en una cafetería en Greensboro y se sentaron en la barra. Un gesto absolutamente prohibido a los de piel oscura, obligados a consumir de pie. La acción supuso un punto de partida en la restructuración final de los derechos civiles de todo el país.

 

Ketchup, azúcar, cristales… Los desafiantes frente a las agresiones racistas. ‘Sentada’  de 1963

.

El dueño del establecimiento se negó entonces a servir a “los cuatro de Greensboro” sus consumiciones, alegando el derecho de segregación vigente en el restaurante franquiciado de la conocida cadena Woolworth. Los estudiantes no reaccionaron de ninguna forma a la negativa y permanecieron impávidos en sus ‘taburetes para blancos’ hasta que una camarera de raza negra les espetó:

“Se están comportando como ignorantes. ¡Marchense!”

Joseph McNeil, Franklin McCain, Ezell Blair, Jr. y David Richmond ni se inmutaron con el grito de su semejante e hicieron la estatua hasta que el local echó el cierre una hora más tarde. Fue entonces cuando se levantaron con el sigilo de la caída del sol y abandonaron el restaurante por la puerta de servicio. No sin antes romper la tensión de aquel silencio:

“Volveremos mañana con toda la universidad”

La amenaza se cumplió. Al día siguiente se presentaron 25 afroamericanos en la ‘barra para blancos’ de la cafetería, tomaron asiento y pidieron sus consumiciones. Misma respuesta, mayor miedo. A la puerta del local un tumulto de estudiantes, curiosos y periodistas esperaban ya el inicio de otra gran revuelta. Pero no hubo batalla. Los estudiantes sacaron sus libros y apuntes y empezaron a trabajar en el mismo mostrador que les negaba el servicio. Los dueños no reaccionaron. Hubo más tensión que silencios.

Al día siguiente fueron ya 80 los alumnos que se unieron a la protesta. Con la novedad de la adhesión a la causa de cuatro estudiantes blancas de la misma universidad. En pocos días el gesto se contagió, boca a boca, sin twitter ni redes sociales por nueve estados del sur de los Estados Unidos. 15 ciudades boicotearon a la cadena Woolworth. La imagen y las pérdidas ocasionadas por los acontecimientos obligaron a la franquicia a suspender su reglamento segregacionista en muchos centros. Eso solo fue el principio.

Pero no siempre fue así. Quizás la imagen más significativa de las revueltas de la cadena Woolworth se produjo tres años más tarde. Mismas circunstancias, distinto resultado. El 28 de mayo de 1963, en Jackson; Mississippi, un grupo de estudiantes realizaba una de las cientos de sentadas protesta que contra la misma cadena circulaban ya por todo el país. La diferencia es que, en esta, el departamento de policía local pertenecía al lobby segregacionista e hicieron la vista gorda a las violentas reacciones del respetable. En la imagen se ve a cuatro estudiantes -tres blancos y solo uno de color- siendo humillados y vejados por la facción racista con azúcar, ketchup, sal e incluso trozos de vidrio. Al fondo, agentes del FBI con gafas de sol oscuras, observan permisivos la reacción de los acosados para intervenir solo en caso de réplica.

 

Los ‘4 de Greensboro’ en la primera sentada de 1960, y el lugar tal como se conserva hoy en su homenaje.

.

La foto dio la vuelta al mundo y ha sido incluida en decenas de manuales de historia y pro derechos civiles. Tres años de movimiento “Sit-in” fueron necesarios para obligar al entonces presidente Lyndon Johnson a modificar la constitución para abolir la discriminación racial.

Y todo comenzó por el pequeño desafío de cuatro hombres.

.

Fuentes:

.

.

Si te ha gustado esta entrada, no deberías perderte:

-La niña que ridiculizó al Apartheid.

-La zorra de Buchenwald y su colección de tatuajes.

-Valentina. La niña que dormía entre los muertos.

.

.

Deja un comentario

43 comentarios

  1. Muy buena lección aplicable a muchas situaciones que se van repitiendo en el pasado y en el presente. Con “lección” me refiero al uso de la resistencia no violenta, como en Barcelona ayer: http://www.thedailybeast.com/blogs-and-stories/2011-05-27/spain-protests-unemployment-economy-shocking-photos-and-videos/

    Responder
  2. Animales!!! (los blancos)

    Responder
  3. Impresionante lección la que dieron al mundo estos cuatro estudiantes.

    Responder
  4. Tornasol

     /  abril 21, 2011

    Me ha recordado al jugador de Baseball negro Jackie Robinson, el cual tenía en su contrato que no se podía quejar si la gente le escupía.

    Pasate por nuestro blog.
    http://noentraparaexamen.blogspot.com/

    Responder
  5. Vaya mundo 😦

    Responder
  6. En la Enseñanza Pública también nos pasa lo mismo: La élite del Bachillerato estudiará en un IES como El San Mateo para todo aquellos alumnos que saquen más de 8 de media. En este siglo, en este momento, anteayer esta necedad la expuso nuestra querida y amada Esperanza Aguirre; pero no ha pensado que lo mejor es bajar la ratio, de esta manera acabaremos con la Educación Pública de este país. Por esos estamos, creo, en el puesto 27 de 32.

    Responder
    • PAULA COELLO

       /  mayo 31, 2011

      Separar a los alumnos según capacidades y actitudes me parece perfecto, Nadie, ningún niñi ni adolescente educado tiene por qué aguantar a una serie de muchachos salvajes y sin educar que les impiden formarse adecuadamente. Es un crimen , día tras día tener que convivir con ciertos elementos. Una tortura que no le deseo ni a mi mayor enemigo. Pero no solo se separará a esos de 8 ¿Y los otros, que quieren estudiar aunque no saquen 8? Tendrán que aguantar a esos animales con forma humana. Lo que ha de hacerse es separar a los que están sin educar y trabajar con ellos aparte. No se les puede dejar en ese estado salvaje llegar a adulttos y convertirse en una lacra para la sociedad, ya se dediquen a saltarse todas las normas para llegar a dónde quieren, ya se conviertan en marginados

      Responder
      • ¿Pero qué es eso de salvajes?, ¿De qué tipo de alumnos habla usted?, hay gente con capacidades muy diversas que ha de tener la posibilidad de educarse junto a los demás y que sus necesidades sean atendidas de la misma manera que el “listo” que ha tenido la suerte de nacer super listo. Hacer guetos por capacidades podría llevarnos a hacer guetos para otras cosas. ¿Por qué hay que aguantar a personas como usted, por ejemplo, con esa mentalidad radical en un entorno conciliador e integrador? No se equivoque, separar a la gente significa decirles: tú fuera, no eres como los demás, vete a otra parte donde te aguanten. Y, efectivamente, se irán a otra parte y serán distintos y crearan conflicto social por no sentirse parte del grupo. Mire: la primera prevención es la cohesión grupal.

        Responder
  7. Derechos civiles, pacifismo, mayo del 68, movimiento de liberación de la mujer, inconformismo… Qué intensos los años 60, qué suerte la juventud que pudo vivirlos y qué ejemplo para nuestra generación. Cierto que tuvieron una cara muy oscura y muy negra; pero siento nostalgia de esa época llena de ideales en la que ser joven significaba tener ganas de cambiar el mundo y luchar por una humanidad mejor. ¿Qué ha pasado en el siglo XXI?

    Excelente entrada, Kurioso.

    Responder
    • PAULA COELLO

       /  mayo 31, 2011

      Yo vivi en esos años mi juventud. Y estaba llena de ganas de hacer cosas, de ganas de estudiar en la Universidad, de ganas de vivir. Pero mira por dónde, me tuve que conformar con trabajar en una oficina y bandearme entre infinidad de hombres que buscaban sexo y aventuras hasta lograr un hombre que hiciera de barrera ante todos los demás. Fuí a Francia en esos años y, la verdad, no vi nada de especial. Mis ganas de vivir se centraban en el conocimiento y la participación en foros de conocimiento . Mi única reivindicación fué usar minifalda por encima de la rodilla y unas botas de cuero. Lo cual se tomaba como ganas de ligar, en aquella época, por la mayoría. Conociendo el paño que me rodeaba no me atreví a irme de mi casa en busca de mi vida. Temí y creo que con razón terminar en el arroyo.

      Responder
  8. No por conocida esta historia deja de erizar los pelos, sobre todo al recordar que pasó hace tan poco y, que, por lo tanto, los racistas siguen estando entre nosotros, ocultos pero expectantes.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/04/10/el-hombre-que-amaba-a-los-perros/

    Responder
  9. Es bueno recordar que hemos vivido. Que no siempre el sol salía para todos. Y que aún queda mucho camino por andar. De nuevo el cielo amenaza con tormentas y el hambre y los odios se aferran como garras a los desposeídos. Mas pese a tanta humillación y tal vez porque hubo cuatro ciudadanos ayer que lo arriesgaron todo, hoy un negro, Barack Obama, preside los Estados Unidos de Norteamérica. ¡Sí, aún es posible la alegría!
    Saludos,
    Cecilio

    Responder
  10. Eso es lo que hace el racismo, desgraciados racistas, por eso Martin Luther King lucho hasta el fin por los derechos civiles

    Responder
  11. Vaya, no tenía ni idea de todo esto. Para que luego digan que pequeños gestos no hacen grandes gestas.

    El valor de esos 4 muchachos es admirable, aunque no tanto como la mala leche de toda esa gente que dio el espectáculo abucheando y llenando de comida y porquería a los de la 1ª foto… Hay de todo…

    Responder
  12. y creer que son tiempos pasados, que hoy no hay segregación! Cada vez se crean mas motivos para apartar a las personas

    Responder
  13. ami1785

     /  abril 8, 2011

    Esas acciones fueron fruto de constantes humillaciones y abusos, no esperemos que nuestro país llegue a extremos para recién tomar conciencia, cada día en nuestras acciones, en el trabajo, universidad, colegio, casa debemos construir lo mejor aunque cueste y sobre todo difundir el conocnieminto.

    Responder
  14. Un gran ejemplo para los jóvenes de nuestros tiempos.

    Responder
  15. Manuel

     /  abril 8, 2011

    Siempre deberiamos rendirles una oracion a estos chicos,cual fuera nuestra creencia… Ellos fueron enviados de Dios

    Responder
  16. Alex

     /  abril 8, 2011

    Quien tuviera el valor de esa gente para cambiar más cosas. Que envidia!
    Y por cierto, siempre es un placer pasar por tu blog aunque comente poco. Un abrazo.

    Responder
  17. Hoy, aquí, de forma más elaborada, más correcta y más sutil, se sigue echando kepchup, azucar y batidos de chocolate a los que no son como la mayoría.
    Los que formamos parte de la mayoría creemos que no, que no es como antes, pero ellos, los apartados, ellos en la cola del paro, en un Carrefour de provincias, o ellos en una pequeña población del interior de este país, esperando a que llegue la próxima temporada de cerezas, de esparrágos o de fresas, ellos nos podrían decir que sí. Pero no tienen conexión.
    Insisto: de forma más elaborada, más correcta y más sutil.
    Queda mucho por hacer.

    Responder
  18. David

     /  abril 8, 2011

    Hoy en día no somos tan diferentes, los “derechos” de los animales no-humanos todavía se equiparan a los de los objetos, pues como son considerados propiedades no tienen derechos.

    Responder
  19. David

     /  abril 8, 2011

    Los humanos pertenecemos a la especie animal homo sapiens.

    Responder
  20. Abisal

     /  abril 8, 2011

    Es increíble que esto no sucediese hace siglos sino… hace sólo cincuenta años… qué vergüenza me da mi especie.

    Responder
  21. wit

     /  abril 8, 2011

    Esto es en 1960, 20 años después de entrar en una guerra contra los nazis.

    Responder
  22. gatameiga

     /  abril 8, 2011

    Esa clase de actitud es la que te hace pensar que el mundo puede ser cambiado por cada uno de nosotros, sin esperar indulgencia de los políticos, sin esperar que otros muevan la maquinaria, y que unos pocos pueden iniciar una acción que se contagie a otros muchos.
    Que esto nos demuestre que debemos luchar siempre por nuestras creencias, que esto nos recuerde que aunque creamos ser solo uno, si nadie inicia nada, si nadie lucha por sus propios pensamientos y derechos, nada se inicia.
    Que esto nos de valor para luchar por nuestros principios.

    Responder
  23. Esther

     /  abril 8, 2011

    La foto me ha impactado por dos cosas: por la dignidad que desprenden los que están sentados en la barra pese a estar humillados y por una especie de contención que se intuye en sus acosadores. Habiendo el apoyo de la policía fuera, con leyes permisivas, la gente con la cabeza comida hasta el punto que les increpan los propios camareros negros, llama la atención que la agresión, por suerte, no fuera más allá. También me encantaría saber más cosas de esas cuatro estudiantes blancas que apoyaron la acción. Imagino que también debieron aguantar lo suyo y por partida doble, mal vistas seguramente por blancos y negros.

    Como dice Ana, recuerda un poco el “basta” de Rosa Parks…

    Responder
  24. Es increible como un pequeño gesto puede cambiarlo todo. Me ha sorprendido que la camarera negra no entendiera su actitud.
    Vietnamitas en madrid

    Responder
  25. Damo

     /  abril 8, 2011

    Anda, que de aquella ya habia “lobbys” pensaba que era una palabra nueva.

    Responder
  26. Islamista Moderado

     /  abril 8, 2011

    Algún día los infieles también tendrán derechos en los países islámicos….

    JOJOJOJOJOJOJO, NO, JODER, QUE ERA BROMA! MUERTE A LOS INFIELES!!!

    Responder
  27. Ana

     /  abril 8, 2011

    Rosa Parks también es protagonista de una foto para la historia por motivos similares.
    En 1955.En Montgomery.Se negó a sentarse en la parte de atrás de un autobús destinada a los viajeros negros.

    Responder
    • Sí, la conozco… Negra y mujer!!!… que escribirían de ella los ‘Sostres’ de antaño!!

      Responder
      • Esther

         /  abril 8, 2011

        Perdón por el offtopic, pero si no lo digo reviento. Espero que cuando algún preso muy peligroso invite a Sostres a coger el jabón del suelo en la ducha también sienta la misma empatía y lo publique El Mundo….

        Responder
  28. Lucía

     /  abril 8, 2011

    Deberíamos aprender ahora, tanto en nuestros derechos como en todo, UNIDAD

    Responder
  29. Eso si que fue una “sentada”. Muchas cosas cambiaron en aquella barra de bar y en las posteriores.

    Como siempre un kurioso artículo. Felicidades!

    Responder
  30. Carlos

     /  abril 8, 2011

    Estas cosas deberían estudiarse en los colegios desde pequeñitos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: