La oferta de alquiler de cine español es aún peor que la de hace 20 años


Blockbuster cerró en España hace unos años después de que ya lo hicieran miles de pequeños videoclubs por la lógica transformación del modelo de negocio, los nuevos hábitos y tecnologías. Un cambio natural que no ha aportado nada porque después de tanto tiempo la oferta legal de cine español es cada vez peor. Solo una de las 10 películas españolas más taquilleras del año pasado puede alquilarse hoy de forma legal en la red.Buried” en iTunes y en Samsung Movies a más de 4€; casi dos tercios de lo que costaba en salas. ¿Este el progreso que promete la nueva legislación?

.

Si queremos alquilar -sin pasar por las plataformas de pago mensual- las películas más taquilleras del año pasado (2010) y que llevan meses fuera de cartelera en Madrid y Barcelona, como “Tres metros sobre el cielo” (Warner) o “Los Ojos de Julia” (Universal); tendremos que acudir a videoclubs de gasolinera o alternativas no reconocidas legalmente. Y es que la industria sigue subestimando el alquiler. En el cine español pasa como en vivienda, el mercado da más valor a la compra que al arrendamiento, cuando el uso o visionado es un disfrute que no varía un ápice con la propiedad del producto. Solo sirve para aumentar los bolsillos del especulador. Es el momento de recordar como ha acabado la burbuja inmobiliaria.

Un poco más atrás. ¿Sabes cuál es la única película que se puede alquilar en la red, junto con “Los Abrazos Rotos” (cuya productora patrocina y cede su catálogo a Filmin) de las 10 más taquilleras del año 2009?… Sí, “Mentiras y Gordas”, el segundo peor guión tras la ley que lleva su nombre que ha escrito la actual ministra de cultura; Ángeles González Sinde.

Datos taquilla de Enero 2011. Datos alquiler en red de 26 de Abril de 2011

.

Otro dato. Imagínate que quieres montar un nuevo negocio de explotación de cine español en la red. Si llamas a EGEDA (entidad que gestiona los derechos de los productores) es imposible que te cuenten lo que cuesta la tarifa de internet de cualquiera de sus títulos representados. No existe, nadie ha definido o regulado una fórmula de tarificación específica para internet de los films españoles. Y en la entidad que gestiona los títulos producidos, no te dicen como se regulan tales derechos. Las grandes distribuidoras extranjeras tampoco dan cifras para nuestro mercado. Según los de Filmin, la disponibilidad y tarifas varían según contratos televisivos, coproducciones y políticas de multinacional. Un galimatías imposible de resolver para emprender con garantías… a no ser que seas Enrique Cerezo, claro…

La industria del cine español se ha amotinado en torno a ‘la ventana de protección al alquiler’. Un período de seguridad entre el estreno en salas y el de otras plataformas para proteger a los distribuidores y hacer negocio con la venta de VHS/DVD y otros formatos obsoletos. Una medida que lastra de una manera inicua la distribución de la cultura cinematográfica… ¿Alguien cree que un comprador fetichista de una película va a dejar de comprarla porque se pueda alquilar o descargar gratuitamente en la red? ¿Realmente alguien se compra antes una película que generalmente va a visionar una sola vez porque todavía no se puede alquilar o ver en la red? ¿Por qué en plena era digital tengo que esperar meses para poder ver una película que, encima, lleva tiempo fuera de cartelera? El derecho de un distribuidor a proteger sus infames multisalas no debería estar por encima del de un padre de familia numerosa de ver un estreno cómodamente en su casa, sin tener que hacer integrales para poder colocar a su prole, por poner un ejemplo que me pilla cercano. Estos son modelos rancios de VHS, Pajares y el cine malo subvencionado a granel. Afortunadamente ya hay quien quiere dar la vuelta a esta injusticia, pero como siempre vienen de fuera. Según me comentó también Pedro Pérez, presidente de FAPAE, muy pronto se va a publicar una orden ministerial que permitirá la explotación en Internet a la vez que en las salas. Llega tarde. Llega mal.

Este ‘periodo de especulación’, o ‘ventana de protección’ como eufemísticamente lo llama la industria, ha variado según se han ido derogando los Reales Decretos. Desde los 12 meses de vacío regulados por el Real Decreto 1282/1989 hasta los 3 meses actuales según el Real Decreto 490/2010. A pesar de la disminución de la ventana, películas que han funcionado relativamente bien en taquilla como “Lope”(Fox) -que se estrenó en Septiembre de 2010- todavía hoy, pasados 8 meses, no se pueden alquilar de forma legal en la red. Este periodo de especulación está supeditado siempre a las ayudas de cada película. Es decir, si tu producción ha sido subvencionada por cultura tienes la obligación de respetar la ventana de estreno en Internet o alquiler para no tener que devolver el dinero. El problema es que casi todas las películas españolas tienen alguna que otra subvención debido a lo que se llama “Ayuda general para la amortización de largometrajes”, una cuota a la que se apuntan el 99% de las producciones españolas y que te asegura un reintegro del 15% de lo recaudado en taquilla pero te obliga a cumplir la dichosa Ley.

¿Qué ha fallado entonces para tener una oferta tan pésima y que no haya mejorado nada con el aumento de las plataformas disponibles? A mi modesto entender dos son los grandes problemas. Lo que el gran Antonio Delgado recuerda siempre en sus charlas y que Michael Golhhabert bautizó como la mala gestión en la ‘Economía de la atención’ y la velocidad de la banda ancha en España, que ha impedido apostar por un ‘streaming’ de calidad y competitivo cuando en otros lados ni siquiera se ha planteado como problema.

Ante el aumento exponencial de oferta de contenidos digitales, los que mejor gestionen la atención del espectador se llevarán el pastel del negocio. Un ejemplo. Hace 25 años, cuando uno solo invertía el exiguo dinero de la ‘paga’ en aquello que le acercaba más al sexo opuesto, me pasaba frecuentemente por alguna de las tiendas que el grupo VIPS tenía en mi barrio para leer diagonalmente prensa y revistas de forma gratuita; la única franquicia que permitía esa sana práctica en los años 80… y hasta de madrugada. Una noche cualquiera, al llegar a mi cita con el expositor de prensa, un gran cartel me recibió con un gran: “Prohibido hojear las publicaciones”. Alguien había decidido que la opción que había sido imagen del grupo ya no era tan lucrativa para el negocio y daba una mala imagen. El cartel duró solo 48 horas. Lo justo para que la persona que lo puso se diera cuenta de que aquello que prohibía era la clave, identidad y éxito de las ventas y la que atraía a más clientes al desembolso. Atrapar la atención del cliente en la zona de revistas ofreciendo un producto casi gratuito para generar otras demandas y así vencer la competencia de otros centros similares. Todavía hoy sigo yendo al mismo establecimiento. Sigo hojeando las revistas y libros para acabar en la cafetería o restaurante con toda mi familia. Cuando la industria del cine español se preocupe por gestionar mejor esa ‘economía de la atención’ y no la ‘economía del canon’ o de las ‘ventanas de protección’ parte del problema del negocio se habrá solucionado. Mientras tanto criminalicemos y prohibamos las actitudes generadas de forma natural por la falta de alternativa legal…

.

Oferta de alquiler de películas en la red española a Abril de 2011

.

Unas 400 películas. Catálogo serie C y Z. Cine español mezclado, imposible clasificar. Poco apetecible. Ninguna información asociada que convierta la reproducción en una experiencia agradable y distinta a la de hace 20 años. No mejora la máquina de la gasolinera.

.

El canal elegido para la distribución -a cuentagotas- del catálogo de las ‘Majors’. Plataforma publicitaria de las grandes producciones de Hollywood. Mucho cine comercial, poco cine español e imposible clasificar. Catálogo populista. Los precios más caros de toda la oferta. Un alquiler de 48 horas puede llegar a costar 4€ cuando la entrada en algunas salas es de 7€. La única -junto con Samsung Movies– que ofrece una de las 10 películas más taquilleras del cine español de 2010. Buen diseño. Ideal para hardware propietario, como iPad o AppleTv, en cualquier otro caso necesitas instalar software. Un coñazo.

.

Para mi la mejor oferta, pero muy lejos de la demanda. 785 películas. Cine de Autor, independiente, cortos e información asociada. Buen ‘social media’. Varios estrenos por el patrocinio de las grandes productoras; Cameo, El Deseo (Almodóvar), Wanda, Tornasol films. El único sitio donde pudo verse ‘Pa negre’ tras su paso por los Goya y a un precio asequible. Buen diseño y reproducción gracias a la labor de Vostok. Es el único proyecto del continente junto con UniversCiné, Mubi y WildBunch que cuenta con ayuda de la UE por apoyar el cine europeo pero que NO está subvencionado por el Ministerio de Cultura. ¿Alguien lo entiende?

.

240 películas clasificadas por géneros. Grandes ‘taquillazos’ del pasado que ha visto todo el mundo mezclados con títulos de serie B que no quiere ver nadie. La oferta de cine español se resume a 13 películas, tres de ellas son las de Torrente. Precios muy bajos. Tiene una apartado de ‘Series’ con la sugestiva cantidad de 0 títulos.

.

Una plataforma de televisión por internet y canales en directo que también ofrece un pequeño catálogo de ‘streaming’ gratuito y una videoteca de alquiler con 173 títulos de cine comercial. He encontrado algunas joyas de nuestro cine como “Las Aventuras de Enrique y Ana” o “El Embarazado” de Andrés Pajares. Afortunadamente cerca de grandes clásicos, como ”Mi querida Señorita” con López Vázquez. Ideal si encuentras algún título de cine foráneo que siempre quisiste volver a visionar. Pero no cubre ninguna gran demanda.

.

La gran ‘mochila’ de Enrique Cerezo y el catálogo de su productora. El empresario que se ha hecho con el 70% del cine español comprando desde 1980 -a través de la compañía Video Mercury Films– los derechos de cientos de películas a viudas, productores en problemas y absorbiendo pequeñas empresas en apuros, consiguiendo precios muy bajos. Práctica tan legal como reprochable. Su catálogo actual asciende a más de 6000 títulos. Algunas joyas. Su posición monopolística y fagocitadora le lleva a patrocinar, también, proyectos interesantes como el primer Festival europeo de cine Invisible.

La web es un reflejo de la línea editorial del personaje. Diseño rancio y arcaico. Catálogo monstruoso con grandes perlas clásicas (“Bienvenido Mister Marshall”, “El Sur”) mezcladas con éxitos del destape y ciclos de Joselito, Carmen Sevilla y Marisol. Navegación horrorosa, frames que deberían estar prohibidos y reproductores que invitan a marcharse a Megaupload. Todo ello co-financiado con nuestro dinero a través de las aportaciones del Ministerio de Cultura.

.

Parece que es la opción de futuro. Una gran marca apostando por el videoclub en Internet pero a la vez compatible con el visionado en dispositivos más adecuados para el cine, como televisiones con Internet y pantallas portátiles. A los que hay que dar de alta para poder disfrutar de la oferta. De momento cuenta con un catálogo bastante comercial de cine ‘Familiar’ y películas en oferta a 0,99€. Necesita Microsoft Silverlight.

Próximos proyectos a estrenar en España; Youzee y Voddler, el Spotify del cine. ¿Ofertarán un buen catálogo? Barrunto dependerá solo de las grandes distribuidoras. Las que realmente dirigen el cuándo, el cuánto, el cómo y el dónde…

.

Fuentes no referenciadas:

.
.
Si te ha interesado esta entrada, no deberías perderte:
Deja un comentario

17 comentarios

  1. El cine es caro, lo que pretenden cobrar por visionar pelis en internet…tambien. La industria española del cine, como tal no existe. Mas bien una panda de amiguetes politizados empeñados en contarnos sus problemas.

    Total un cine patrio que no intera a casi nadie, una industria inexistente que vive pendiente de la subvencion. Aun asi, se creen con capacidad para gestionar que debe o no verse. En fin…de locos esto

    Por cierto, si la literatura española esta al nivel de ventas en nuestra tierra de la foranea…Po que en el cine la distancia es tan abismal?. Cruel pregunta que les hundiria todavia mas en la miseria…si eso fuera posible

    Responder
  2. Blockbuster tuvo muchos problemas en EE.UU. porque las majors cobran muy caros los estrenos en vídeo/DVD y los alquileres eran muy poco rentables. Negocios como Wallmart (grandes minoristas, como aquí Alcampo o Mercadona) podían asumirlo porque compensaban la escasa o nula amortización del alquiler con el resto de ventas. Pero los videoclubs iban un poco de culo con ese sistema, claro.

    El cine español estamos de acuerdo en que lleva en crisis desde hace ni se sabe de tiempo. No estoy en contra “a priori” de las subvenciones a la producción, aunque siempre están los aprovechados que intentan usarla como excusa para sacarse una pasta por la cara (me contaron algún caso). El problema es que se subvenciona la producción pero no se apoya la distribución ni la exhibición. O al menos, ese apoyo no es efectivo. En este artículo hago una comparación de cifras:

    http://tahurmanco.wordpress.com/2011/02/06/diferencias-entre-cine-de-hollywood-y-cine-espanol-cifras/

    El cine español, por muy aburrido que nos resulte, es una forma de cultura y está bien que el Ministerio se preocupe (y ojo, que yo soy el primero que prefiere Iron Man mil veces antes que Pa Negre). Y la cultura no siempre obedece a criterios económicos. El problema es que el cine es también una industria, y no se puede tener el doble rasero: “somos distintos al cine americano pero queremos sus resultados” (parafraseando a La Aldea Irrecuctible). La distribución digital de momento no es la panacea pero puede generar oportunidades. El problema reside en la selección de títulos. Hace falta una gran oferta (con mucho cine comercial) para ir dirigiendo a los usuarios a títulos minoritarios. Pero claro, si dejamos que entre Hollywood en el negocio, el cine español volverá a comerse los mocos, como siempre.

    Buen artículos. Salvo matices, muy de acuerdo con él.

    Responder
    • Blockbuster no tuvo problemas por los costes impuestos por las majors… esos los tienen todos, hasta Netflix y Redbox. A Blockbuster le ha matado su estructura de costes y los problemas de adaptación de su oferta mientras la dirección de la compañía se vió envuelta en batallas accionariales muy complejas que paralizó la reacción frente a estos otros servicios. Redbox alquila las películas a un dólar en quioscos virtuales, Blockbuster tenía tiendas físicas enormes y trató de adaptarse tarde a esa forma de consumir que le hizo mucho daño. Súmesele el cambio de hábito del consumidor que decidió dejar de “poseer” menos (es decir, compra menos, alquila más en sitios baratos) y ya tienes la ecuación. Walmart acumulaba más del 40% de las ventas de DVD y, sea cual sea su contribución al margen global de esa compañía, también han visto que ese negocio se les va de las manos con el cambio de hábitos. Por eso también quieren estar en el negocio de alquiler digital.

      Sobre tu artículo sobre las diferencias entre cine americano y español, te haría una observación sobre las productoras españolas acerca de el caso de la productora de El Secreto de Tus Ojos. No es el ejemplo del modelo que señalas: que se hacen productoras para una sola película es cierto, pero en este caso es por razones fiscales, para aprovechar los incentivos a las inversiones por la vía de las AIE’s. Detrás de ella se ecuentra Gerardo Herrero, quien controla productoras como Tornasol, Messidor o Castafiore. Si te fijas en el número de producciones anuales por productoras verás que este conjunto de productoras se encuentra presente en muchas de ellas, también en las financiadas por RTVE. Estos esquemas son cada vez más frecuentes para aprovechar ayudas a la producción por comunidades autónomas y los mencionados esquemas de desgravación fiscal.

      Adicionalmente te diría que las 131 películas (ciento ochenta y tantas con coproducciones) sí que está mal: es un defecto del sistema de incentivos español, proporcionalmente a su población (que es casi su mercado único) la producción es elevadísima comparada hasta con el Reino Unido, que suele producir para el mercado americano con bastante frecuencia. Es precisamente ese exceso de producción sin salida de mercado el que conduce al elemento artesanal que señalas, pues no hay industria sin buena distribución que viene a ser lo mismo que su marketing: en una película en EEUU se puede llegar a invertir en P&A (copias y publicidad) tanto como en el coste del negativo. Pa Negre solo ha hecho taquilla cuando ha tenido una enorme promoción por sus premios.

      Responder
      • Gracias por tomarte la moletia de leer el artículo y por las correcciones. Me llamó la atención el nombre de la productora de “El secreto de tus ojos” y no entré en detalles a pesar del nombre característico (las sigulas AIE al final).

        Voy a añadir una actualización corrigiendo ese defecto.

        Saludos

        Responder
  3. Creo que Blockbuster esta apunto de cerrar en otros paises tambien debido a que networks como netflix dan mas facilidad al rentar peliculas

    Responder
    • Blockbuster quebró en Estados Unidos hace unos meses. La compañía ha sido adquirida en subasta por Dish Networks, una empresa de satélite parecida a Digital+. Los comentarios aluden a que Dish está interesada en los derechos online que poseía Blockbuster (inició un servicio similar a Netflix también hace bastante tiempo).

      Responder
  4. cesar

     /  abril 26, 2011

    Más pena me dan los videoclubs que el cine español, que yo sepa el video club no tiene subvenciones del estado, y puede ser un buen baremo de lo que la gente ve. No vale decir que, claro, conque hay más copias de “A todo gas 17” no me van a ver “Mentiras y gordas 5” Que parece que siempre es el discurso de nuestro cine, si no te ven la pelicula, es a causa de otros factores que mi pelicula es la repanocha.. Si no te ven tú pelicula es porque no interesa, y punto….. Mira Torrente 4 y eso que es un bodrio, pero….. Que paren de llorar de una puta vez, y se espabilen, Otra cosa, Blockbuster chapo, por que eran unos careros, aúnque se medio espabilarón con alguna oferta tipo peli por dia con oferta no se que, pero al menos yo iba cuando queria un estreno muy, pero que muy concreto, no era el habitual, era el “otro” Es cierto que la vida esta muy cara, y eso obliga a tener que elegir con mucho cuidado, y lo que no se puede pagar a un precio se consigue de otro, pero sobre todo la descarga al menos a mi me ha servido para encontrar obras que de otra forma no se puede conseguir…..
    Ala, no doy más la chapa…….

    Responder
    • Todos los países del mundo con una cinematografía organizada disponen de subvenciones y/o de incentivos fiscales para invertir en películas o atraer rodajes. En España tienen subvenciones montones de sectores y no generan la inquina que genera el cine: las tienen las televisiones públicas (que llegan a duplicar la emisión de un partido de fútbol con las privadas), las tiene la minería (a pesar de que el carbón nacional es mucho más caro), las tiene la agricultura (en toda Europa son gigantescas) y en forma de otro tipo de ayudas (encubiertas con el concepto de I+D) las tienen enormes empresas que cotizan en Bolsa. También tiene subvenciones la energía eléctrica. Ese no es el criterio: o se está de acuerdo con todas las subvenciones como punto de partida, o no se está. Yo soy refractario a todas, no sólo las del cine. La otra pregunta es si los sistemas de incentivos logran el efecto industrial que se busca: ahí podemos discutir mucho. En España hay un exceso de producción y se carece del dinero para promover las películas adecuadamente, además de depender de un mercado pequeño. Por no hablar de si todo tiene que ser subvencionado y de qué forma. Hay más países donde el público se queja de su cine y las subvenciones (no somos los únicos: te puedo pasar referencias de Chile, Argentina o Hong Kong) y hay otros donde funcionan con bastante éxito (Korea). Miramos al cine español de una forma bastante excepcional sobre todo en lo que no es excepcional.

      Responder
  5. Qué te diría: yo no creo que el sistema de ventanas pueda ser calificado de “especulación”. Es la forma en que la industria del entretenimiento desarrolló su explotación cuando no se podían compartir archivos. Antes de eso, empezaba a dar ciertas muestras de agotamiento porque llegaban a la exhibición en abierto en la televisión muy gastadas, con lo que se pedía reducir precios. El sistema se montó porque rentabilizaba mucho mejor las películas: de hecho, para el cine de Hollywood la verdadera amortización venía gracias al vídeo doméstico (luego el DVD) y las ventas internacionales. La taquilla pura, prácticamente nunca devuelve lo invertido en una película pues hay muchos gastos asociados: lo que se queda el exhibidor, el fee del distribuidor y los costes de la publicidad. El período de cine sirve de lanzamiento para dar valor a las otras ventanas, así que etimológicamente puede que sea especular, pero desde luego no tiene el tinte oscuro que parece darse en el texto.

    Por otro lado, el cine español nunca ha obtenido cantidades monstruosas del DVD. De hecho, el verdadero problema del que nadie habla es que las películas ya no eran generalmente rentables antes de que hubiera descargas, el problema de rentabilidad es anterior. Eso no quita que las distribuidoras que tienen los contratos para cada ventana no quieran sacar el máximo y resulta que los alquileres de la red no son tampoco (al menos de momento) un negocio boyante. Si al precio que señalas en muchos sitios consideras lo que realmente le llega al productor, no es ningún sueño (te asombraría lo poco que da de sí el modelo publicitario), y para el distribuidor online tampoco en muchos casos es una bicoca, sobre todo si contemplamos el cine americano. Súmale que las sociedades de gestión entran en el proceso.

    Lo que sí es evidente es que la oferta es mejorable. Y ahí vendrá un primer conflicto con los exhibidores (como ya está pasando en EEUU) por acortar su ventana y su perídodo exclusivo de explotación.

    Responder
  6. ¿4€?, Pero, ¡si cerca de mi casa alquilo por 1 y compré ”El Ansia” por 3,43€!.
    A todo esto, gracias a las tiendas que permiten sentarse y leer gratis, más internet, he llegado a comprar cómics, libros, películas…etc.

    Responder
  7. Expatriado

     /  abril 26, 2011

    Vaya tontería eso del cine español esta en crisis por las descargas de internet, yo no me bajo ninguna pelicula española ni loco aquí en el extranjero; Blockbuster cerró en España y otros paises mucho antes que internet existiera emule. además tan excesivo se volvió cuatro euros? Es lo cuesta spofity premium, y aun asi tiene con millones de suscriptores, pero porque no quieren pagar lo mismo por una pelicula

    Responder
    • “Vaya tontería eso del cine español esta en crisis por las descargas de internet”
      ¿Quién ha dicho que el cine español está en crisis por las descargas. Quizás habría que volver a leer el artículo, sobre todo las partes ‘irónicas’

      Cuando la industria del cine español se preocupe por gestionar mejor esa ‘economía de la atención’ y no la ‘economía del canon’ o de las ‘ventanas de protección’ parte del problema del negocio se habrá solucionado. Mientras tanto criminalicemos y prohibamos las actitudes generadas de forma natural por la falta de alternativa legal…

      “Blockbuster cerró en España y otros paises mucho antes que internet existiera emule”.

      Blockbuster cerró oficialmente en España en el año 96. NADIE HA VINCULADO SU CIERRE CON LAS DESCARGAS, sino con la transformación del modelo de negocio y los nuevos hábitos… Blockbuster además, tuvo un importante problema de gestión…

      “además tan excesivo se volvió cuatro euros? Es lo cuesta spofity premium, y aun asi tiene con millones de suscriptores, pero porque no quieren pagar lo mismo por una pelicula”

      Cuatro euros cuesta el pase de UNA película durante 48h. 4€ cuesta la tarifa premium de Spotify y 10€ la móvil para escuchar TODA la música de su catálogo. Infórmate mejor… porque no es absoluto comparable

      Saludos

      Responder
  8. CasS

     /  abril 26, 2011

    No es por nada, pero en lo referente a Blockbuster… http://www.asinorum.com/netflix/

    Gran post!

    Responder
  9. jose

     /  abril 26, 2011

    Este fin de semana he llevado a mis tres hijas a ver RIO en 3D. La película está muy bien y mis niñas disfrutaron de lo lindo, pero mi bolsillo no. 38€ (7,5 la entrada y 2 el alquiler de las gafas).
    Así no hay quien vaya al cine. Por mucho que me haya gustado, las próximas pelis me las bajo y las ven en la tele. Esto es una estafa!

    Responder
    • Las entradas de cine son demasiado caras pero 2€ el alquiler de unas gafas ya es una solemne estafa! Un buen proyector chino y palomitas de microondas, bueno bonito y barato.

      Responder
  1. » El p2p es generoso y la descarga directa es egoista [dospuntosbarrabarra.com]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.051 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: