Cuando las películas se filmaban para un solo espectador. El General Franco.


“¡Háganles casas como Dios manda!” Con esa típica voz trémula y agangosada espetó el Caudillo a los funcionarios que le acompañaban durante una visita a Bilbao a finales de 1959. Se refería al conjunto chabolista de las laderas del ‘Botxo’. Dicho y hecho, la maquinaria franquista se puso en marcha. Para endulzar el desagravio del Generalísimo y ahorrarle una nueva visita, se decidió preparar un documental propagandístico que mostrara las virtudes del régimen. Una película que no se estrenaría en salas ni NODOS. Solo para Caudillos de perfil bajo.

 

En nuevo barrio de Otxarkoaga recién inaugurado. 1961. Fuente

 

El documental, de once minutos, ha sido recientemente restaurado y estrenado para el resto de los mortales. La historia de la película está llena de mensajes subliminales del director al Caudillo y a todo el régimen. Sometido a la férrea disciplina del guión impuesto por el Ministerio de la Vivienda, Jordi Grau -el director- hizo, en solo cuatro días, un ejercicio magistral de cinematografía y contrapropaganda fascista que fue reprimido -por excesivo- por el propio dictador, obligándole a la inclusión de nuevas escenas para su exclusivo disfrute. Todo con una relación unidireccional de sutilezas, lanzadas como dardos a la línea de flotación del sistema por el ingenuo e ingenioso director.

Os propongo un ejercicio. Visionar el documental completo antes de pasar al siguiente párrafo. Imaginaos que sois el Caudillo en una noche de asueto con ‘La Collares’ en el Palacio del Pardo. Que la película es solo para el disfrute de vuestro ego. Que hace unos meses estuvisteis de visita polémica en las barriadas de Bilbao y que la acidez producida por el oleaje político nacionalista se multiplicó al observar el chabolismo inmundo de las montañas del Botxo. Imaginaos que a las órdenes de vuestra pía conciencia suplicasteis a vuestros adláteres la limpieza ‘técnica’ de la infravivienda de los barrios de Uretamendi, Los Caños, La Peña, Monte Cabras…, mediante la construcción de una modernísima urbanización para el realojo. El nuevo Barrio de Otxarkoaga. Y os disponéis a ver, por primera vez, el resultado de los trabajos. A ver si os dais por aludidos con ciertos mensajes. El Montaje no es el original y tiene escenas que Franco obligó añadir a posteriori, tras un cabreo monumental, pero quedan resquicios y mensajes del director que el Caudillo percibió pero sin el control de su conciencia… ¿Eres más listo que Franco? Ponte a prueba.

 

 

Otxarkoaga. (‘Lugar de Flores Amarillas’ en vasco) ¿No te chirría la película? Lo que debiera ser un documental alegre, panfleto de las bondades del régimen; está cargado de componentes misteriosos, rancios y demasiado enigmáticos. La idea original, encargada por los funcionarios del Ministerio, era mostrar la alegría del pueblo en sus nuevas viviendas, pero Jordi Grau lo plantea deliberada y sutilmente al revés. Las sonrisas, los juegos, las caras alegres son las de los chabolistas en sus viviendas originales. Las últimas escenas con los niños jugando en el parque y la gente contenta en las ventanas fueron introducidas tras la revisión del Caudillo. (Observar que las escenas añadidas son de cielo soleado. Minuto 8:16, 8:28). Lógico, pero insuficiente.

Hay más detalles. La música. Durante la primera parte, unos silbidos acompañan el paseo por las viejas barriadas. Unos silbidos muy humanos que contagian alegría, juegos y esperanza. La música de la segunda parte es más metálica y deshumanizada, estridente y electrónica. Como sugiriendo la segura descontextualización de sus nuevas vidas. El propio autor recuerda:

“La parte en que se ve a las familias dentro de las chabolas –dice– está acompañada por un silbido humano al estilo del que más tarde introduciría Morricone en el cine. Quería decir con él que allí había vida. La destrucción de las mismas posee sonido original, pero el final, con planos del nuevo barrio en picado y resaltando las aristas de las casas, tiene música electrónica entrecortada.” Jordi Grau.

En la primera parte se habla de hogares, en la segunda de casas. Hay vida, llenos y actividades en las chabolas. Son “Puentes tendidos a la esperanza”, dice el narrador… Solo hay vacíos, grandes dudas, aristas puntiagudas y modernos pero desangelados mastodontes en las nuevas viviendas.

El narrador también coopera en la transición del contenido. Su voz cambia estrepitosamente de ‘color’ al mismo tiempo que cambia el compás musical y mientras comienzan las obras del nuevo barrio; acompañando con su violenta estridencia las máquinas del régimen que, como tanques, invariablemente te conducen a la victoria. ‘Su’ victoria. Minuto 3:33.

En general la sensación que se queda el espectador no afín es que no apetece demasiado el cambio. El ‘otro’ rebaño de ovejas azules se quedará siempre ensimismado con las virtudes de la maquinaria propagandística.

Nada es baladí. Todo está premeditado por el acorralado director novel. Buscando espacios de ingeniosa libertad entre los resquicios de una humillada dictadura. Historia olvidada de nuestro cine.

Fuentes

.

Si te ha interesado esta entrada, no deberías perderte:

.

menéame si te pareció interesante y mira más comentarios. Gracias !

Vota la anotación en Bitacoras.com. Gracias!.

Deja un comentario

51 comentarios

  1. Sin duda éste post demuestra que la música y la manera de filmar tienen mucho que ver con la sensaciones del espectador.

    Pero…Opino yo (Quiero ser objetiva, no me tachéis de “facha” o “franquista”)… ¿Qué tiene de malo mandar construir unos pisos de más calidad para que la gente deje de vivir en chabolas?

    Responder
    • Aqueloo

       /  febrero 14, 2011

      Sae T. no tengas miedo (reparos, temor,..) ni a preguntar ni a discrepar. El autor no está poniendo pegas al hecho de construir ni realojar en casas a chabolistas; yo interpreto una advertencia o aviso del director en el sentido de que si bien el régimen ha construido antes ha destruido y ha impuesto, la inmigración es brutal y el trasiego de personas para satisfacer intereses particulares es eticamente deplorable.
      salud y república

      Responder
  2. A veces me pregunto de donde sacarás toda esta información.. un saludo

    Responder
  3. Conocí Ocharcoaga cuando era muy pequeña, mis padres tenían unos amigos que fueron a vivir allí. Como niña que era no sabía nada de todo esto, sí que los amigos a los que muy de cuando en cuando iba a visitar acompañando a mis padres eran gitanos y no sé dónde vivían antes. Recordando aquellas visitas, debo decir que el ambiente que yo podía captar de pequeña era de cierta tristeza en aquella casa. Creo que aún intentando mejorar sus condiciones de vida, lo hicieron apartándolos de Bilbao, bien lejos, que no se les viera mucho. No sé que fué de aquella famila…

    Responder
  4. Me recuerda a una peli de Tati “Mi Tío” en la que se utilizan las mismas técnicas, me pregunto si Tati y Grau se conocen. Excelente post!!!

    Responder
  5. aaa

     /  diciembre 13, 2010

    Pues yo no veo la sutileza de la crítica, para las condiciones de vida tan asquerosas y desastrosas que tenían viviendo en semejantes chabolas, el cambio a esos pisos es tremendo. No sé cual puede ser la alegría de vivir entre la mierda, contra tener luz y agua caliente. El director habrá querido criticar el régimen, o será que a él no le gusta la vida en colmenas, pero o seré tan tonto como Franco, o quitando la desagradable música del video, solo veo un cambio a mejor.

    Responder
  6. pedro quiñones

     /  diciembre 12, 2010

    Pocas veces me he visto defraudado con esta página como en esta ocasión. Se nota que no habéis vivido en chabolarios, se nota. Y se nota que la memoria es flaca, porque en estos tiempos, para hacer tales colmenas (cierto, pero que supusieron el inicio a la dignificación de la vida), repito, actualmente para hacer tal obra, la mitad del presupuesto se lo hubiera quedado el municipio, la otra mitad el político de turno, la otra mitad extra el constructor, la mitad extra sobrante alguno de lo comunidad y con cuatro duros y malas calidades, se hubiera cobrado el total de los medios extras, al pobre encauto que no sabe de tales manejos. Franco da mil lecciones de honradez a estos polituchos de mierd…

    Responder
  7. Bueno vamos a ver, me parece un acierto por parte del director sacar un resquicio de libertad y de poder crear algo de duda a la hora de hacer un documental para Franco pero también considero que a pesar de ser un cambio tan grande -y es posible que traumático- fue un cambio a mejor. Estoy seguro de que en el fondo la gente estaría contenta de no tener que vivir entre ratas o al frio de un tejado precario. Algo de manipulación hay también en el otro sentido. Si esta obra la encargó Franco me parece todo un acierto la verdad…

    Responder
    • kl0x

       /  diciembre 11, 2010

      Desde luego es muy diferente, realmente hay ciertos cambios que son mejorías sin duda, sin embargo hay otros que no lo son tanto.
      No es lo mismo tener tu propia casa a tu propio piso, que para entrar tengas solo que abrir la puerta a subirte 9 pisos. Yo hubiera preferido realizar una buena instalación de servicios en el chabolerío que edificar semejantes colmenas..

      Responder
    • Iván Barredo

       /  diciembre 14, 2010

      Yo no digo que vivir en txabolas fuera maravilloso. Pero si conocieras el Barrio de Otxarkoaga, después de que Franco mandó construirlo, sería más fácil entender la ironía del documental. Al igual que en otras ciudades como Madrid (El Pozo del Tío Raimundo) y Barcelona (La Mina), estas barriadas en los extrarradios se convirtieron en zonas marginales, hasta los años 80, donde abundó la delincuencia, las drogas duras, el analfabetismo, la falta de seguridad y otros conflictos sociales. Fíjaos, por ejemplo, al cura entre las gentes humildes. ¿Dónde está luego? No se ven tampoco a los miles de gitanos, que superpoblaron Otxarkoaga. Y cuando el narrador dice nuevas “zonas verdes” y se ve el terreno pedregoso, os diré que en ese mismo lugar se abrió una mina, la Mina del Morro. La construcción de estos edificios fue para despojar de tierras a gente pobre y dar “buena” imagen propagandística al régimen (en sus últimos coletazos) en su inauguración. Para nada más. Luego, los dejaron a su suerte, de la mano de Dios. Además, ¿aún creemos que por entonces no se beneficiaban económicamente seguidores del franquismo, arquitectos, constructores, etcétera?

      Responder
  8. DuveraL

     /  diciembre 11, 2010

    Genial artículo, reflexivo como el resto!

    Responder
  9. Desde luego los hay con ganas de joder. Que Francvo era mala gente vale, que la cosa estaba fea, vale, pero querer mejorar la vida de los demás y darle aire de “lo jodido que es tragar por donde diga el generalisimo”.

    Preguntale a la gente ahora si quieren los 426 euros de los hijo puta de los que gobiernan, pues claro que si, y tendremos mucha libertad, mucha modernidad mucha elección pero anda que no estamos jodidos. Y anda que no hay artistas que tratan de darle otro aire a estos vendavales de pobreza, miseria y paro.

    Lo que hagan los de izquierdas siempre es bueno aunque sea una chapuza, pero si lo hace uno de izquierdas, algo habrá detrás.

    Responder
  10. Gracias por redescubrirme el vídeo y por la suculenta entrada.

    Además de todo lo dicho, añadiré que ese masivo éxodo rural dió una patada a una piedra, ladera abajo: la de la construcción sin medida. Con los años ha ido haciéndose grande y grande, y ahora arrastra a no sé cuántos millones de parados….
    http://peroenquepaisvivimos.wordpress.com/2010/11/24/construir-construir-y-construir/

    Responder
  11. Sufrís alucinaciones. En el vídeo no hay atisbo de crítica al régimen. Es cutre y punto.

    Responder
  12. paula

     /  diciembre 10, 2010

    Hola. Interesante punto de vista. Vi este corto en la exposición sobre los Quinquis en La Casa Encendida (creo que también en el CCCB de BCN), que además de tratar sobre las referencias en la cultura popular tenía un apartado relativo a los barrios obreros del extrarradio de las capitales del Estado. Este corto me pareció inquietante, no lo interpreté como tú, como una crítica al régimen. Me parece que tiene una carga irónica tremenda, y que transmite con fuerza la angustia y la opresión ambiental, con un estilo muy cercano al Erice de “El espíritu de la colmena”, pero en cualquier caso, creo que si hay crítica, esta es perfectamente extrapolable a nuestros días, tiene más que ver con la situación de los obreros y por lo tanto con el sistema económico (en el que el Estado también tiene un rol asignado: como dicen en una parte de la película, contribuir al “movimiento industrial”) y no tanto que con el sistema político.

    Responder
  13. Pedro

     /  diciembre 10, 2010

    Me quedo con el plano del principio, con el labrador cogiendo y haciendo pedazos un trozo de la “parte superior” de un trozo de tierra seca mientras el narrador dice “esta es la tierra de España”…

    Responder
  14. atecto

     /  diciembre 10, 2010

    Pues yo preferiría vivir en un piso a vivir en una chabola.

    Responder
  15. Astrodiego

     /  diciembre 10, 2010

    Me ha encantado tu post, es de lo mejor que he visto en internet. Y quiero añadir un par de comentarios.

    Primero, me ha impresionado el comienzo. Ese desdén con que dice “Esta es la tierra de España”. Y justo después dice que es una tierra regada con sangre. Tiene pinta de ser una referencia a la Guerra Civil.

    En segundo lugar… me da la impresión de que entre los minutos 6:34 y 7:03 aparecen numerosas imágenes con partes de viviendas que parecen barrotes o directamente lo son. Una de dos: o yo soy muy malpensado, o el director ha intentado transmitir subliminalmente que los nuevos pisos son una especie de prisiones para los antiguos chabolistas.

    Responder
  16. Gracias por compartir con nosotros este documental y hacer reflexionar, a aquellos que son capaces de hacerlo, acerca de cómo un director de cine logró hacer llegar a Franco una crítica a su política de manera tan elegante. Ya desde las primeras imágenes de tierra yerma y música lúgubre supe que iba a valer la pena.

    El documental está muy bien hecho. Hace hincapié en porqué la gente ha tenido que emigrar a esa zona y cómo se han creado esos núcleos de chabolas, deja ver las miserias de los trabajadores y cómo lo que necesitan son soluciones concretas y no misericordia. La construcción de viviendas nuevas es UNA solución posible, pero con ello no se soluciona todo. Como dice Grau, todavía tenían que enfrentarse a todos los problemas habituales, auqnue eso sí: con un techo, con agua y electricidad.

    Enhorabuena, una vez más 😉

    Responder
  17. luis

     /  diciembre 9, 2010

    lo que me chirria es que hoy 2010 estamos peor….y con gobieno de izquierdas..de risa.por no llorar….

    Responder
  18. Pepe

     /  diciembre 9, 2010

    Por cierto y hablando de dictaduras ¿Franco tambien envió los militares a los controladores aéreos?

    Responder
  19. martingerz

     /  diciembre 9, 2010

    Bueno para conocer la historia del barrio, y completar este corto, los vecinos opinan de lo que les construyeron: calles sin urbanizar, pisos sin tabiques, sin canalizaciones, etc.

    El poblado dirigido de Otxarkoaga: http://vimeo.com/1432691

    Responder
  20. La obra de Otxarkoaga no es lo criticable, lo que se critica es todo lo demás, en la depauperación de España, es la conmiseración, la caridad en lugar de la acción social, la mal entendida misericordia en lugar de un programa de asistencia básico. La España de la miseria de tantos frente a la opulencia de unos pocos. Ellos no querían despertar ‘pena’ y es la pena de un asesino la que impulsa Otxarkoaga, un tipo que pasó por allí y no le gustó lo que vio.
    Excelente post. Sin duda alguna. Enhorabuena.

    Responder
    • joan

       /  diciembre 9, 2010

      De acuerdo con todo lo que dices, pero evidentemente no fue la pena lo que le motivo sino la vergüenza a su orgullo patrio de imperio que vuelve a renacer. Verguenza es precisamente de lo que van faltos los políticos actuales.

      Responder
  21. joan

     /  diciembre 9, 2010

    Este es el tipo de casas por las que en plena burbuja democrática se ha pedido 240.000 – 300.000 lereles.

    Responder
  22. Bueno visto el documental en modo dictador patatero mi única prioridad sería enviar al director a Siberia a picar piedra el resto de sus días, por arruinarme el documental con esa música. Lo único decente es un momento de Boccherini (creo) seguramente añadido por algún burócrata con buen gusto.

    Responder
  23. Mario

     /  diciembre 9, 2010

    Es cierto, mis abuelos siempre recuerdan el mal trago de pasar de vivir con tres niños en una misma habitación en monte banderas a irse a Otxarkoaga y tener un piso con 3 habitaciones. Y que conste que ojalá nunca hubiese existido esta dictadura, pero cada cosa por su nombre. Un saludo.

    Responder
    • Nadie en su sano juicio pone en duda eso, Mario. Aquí lo que se está juzgando es una película y el lenguaje utilizado para contrarrestrar la propaganda franquista. El arte de un cineasta capaz de venderte un gato por liebre merece también un respeto. ES UNA PELÍCULA!!

      Responder
      • Starfish Prime

         /  diciembre 11, 2010

        Creo en la simpleza de las cosas, yo no veo ese lenguaje, ni ese arte, ni un mensaje oculto, creo que es un documental malo directamente. Algo lógico cuando hablamos de una de las primeras obras del señor Grau.

        Responder
      • fran-@arroes1

         /  diciembre 11, 2010

        Enhorabuena y muchas gracias por ofrecernos estos artículos con esta documentación. Grau denota una magnífica mano izquierda no sólo por el perfecto manejo de los tempos, que también, sino por el inteligente montaje del monólogo con imagenes determinadas.

        Munchas gracias y un saludo.

        Responder
  24. La estacion de mi barrio

     /  diciembre 9, 2010

    A primeros de los 70, Franco hizo un recorrido en tren para una visita organizada por los barrios del sur de Madrid, el tren paraba en cada estacion, sin que Franco tuviera que bajarse del tren, un año antes de la visita ya habian plantado arboles y plantas en las estaciones para ocultar las vistas de los barrios.
    Aquellas estaciones fueron las primeras y unicas zonas ajardinadas de aquellos barrios, lastima que en los años siguientes no los conservaron, los arboles y plantas se secaron, en mi barrio hicieron un aparcamiento sobre ello.

    Eran barrios dormitorios de gente obrera, Vallecas, Villaverde Alto y Bajo, San Cristobal… tenian UVAs, Unidad vecinal de absorcion, y acogieron a la inmigracion interna, gentes de provincias que vinieron a trabajar a Madrid.
    Franco no vio nada de aquellos barrios, solo arboles y plantas, recuerdo que hizo la visita en primavera y habian florecido, no vio las infraviviendas de aquellos barrios, que actualmente siguen siendolo, aunque eliminaron las UVAs y en los 90 hicieron parques y jardines.

    Su Majestad el Rey y familiares no han visitado aun esos barrios, los esperamos, para que al menos planten arboles y plantas en las estaciones.

    Responder
  25. Dicen que dicen que el general comentó al ver el chabolismo en la propia Campa de Los Ingleses-Abandoibarra (que hoy acoge el Guggenheim, viviendas y hotels de lujo):

    “Cuando vuelva no quiero ver eso ahí”.

    Y de ahí nació el proyecto de construcción del barrio de Otxarkoaga

    Responder
  26. Esta frase tambien tiene su tela

    “Una iglesia en la que quepan todos” (dicha dos veces)

    que en el contexto de Iglesia, Pais Vasco y Franquismo da que pensar

    Responder
  27. Orayo

     /  diciembre 9, 2010

    Estaba viendolo y pensando: ¿porque ponen esta musica tan estridente y mal rollerra?

    Responder
  28. OtroNombre

     /  diciembre 9, 2010

    Qué cabrón el paquito….querer mejorar la vida de esa pobre gente emigrante.

    Hay que ser bastardo. Gran acierto del gran director ese. Hay que rebelarse ya contra la mejora de las condiciones de la gente.

    Por las favelas en españa.

    Responder
    • Orayo

       /  diciembre 9, 2010

      Iba a comentar también en esta línea. ¿Alguien afirma que el cambio fue negativo?
      salu2!

      Responder
    • Neuromante

       /  diciembre 9, 2010

      Otro igual. No quiero ser considerado profranquista ni nada por el estilo, ¿Pero realmente el director está criticando que Franco diera techo a esa gente? Es que me parece absurdo. Si habrá hecho cosas malas este señor como para criticar algo tan objetivamente bueno para los afectados como que les den una casa… ¿También hizo crítica este director a la seguridad social? 😛

      Personalmente, más parece una crítica al estilo de vida en la ciudad (frente al estilo en el campo) que al franquismo, porque para empezar, en el documental ni se menciona al régimen. De hecho, pensaba que era esa ausencia de “crédito” la que había mosqueado.

      Y pregunta: El artículo dice que el director hizo el documental en cuatro días. ¿Cómo pudo hacer un documental sobre la construcción de un barrio -que tardaría meses, si no años- en cuatro días?

      Responder
      • Anonymous

         /  diciembre 9, 2010

        La seguridad social no es cosa de paquito, viene de la segunda república española 😉

        Responder
        • pepe

           /  diciembre 9, 2010

          El inicio de la Seguridad Social en España fue, en el año 38, en el bando nacional.
          El establecimiento definitivo se realizó en 1945.

          Responder
      • Soniathebest

         /  diciembre 11, 2010

        Supongo que quiere decir que después de esos años de construcción y finalizado el barrio al director se le encargó el documental que tardó 4 días en hacer. Ale , un saludo.

        Responder
    • jilirio

       /  diciembre 9, 2010

      qué corticos que son algunos.
      Franco no solo torturaba y mataba, a estos les daría casa, a otros pan, y sí, construyó algún que otro pantano, eso ya lo sabemos todos.
      El video, y el blog, no critica que les diera una casa, lo que hace, de una forma estupenda, es introducir una critica en cubierta (a ojos de Franco, xk si yo hubiese sido él, a este director lo siento en el garrote vil) que el personaje de Franco no es capáz de ver. Por lo que finalmente Franco paga por algo que lo está criticando… ahí es donde está el excelente trabajo realizado.
      Para mí, Jordi Grau tiene un 10.

      Responder
      • OtroNombre

         /  diciembre 10, 2010

        Pues si….yo soy bastante cortito…porque no veo la crítica encubierta.

        ¿Critica en el video la firma de ejecuciones? ¿La represión? ¿La falta de libertad?Joder, de verdad que soy cortito…no soy capaz de verlo. Pero me alegro de que otros lo veáis.

        En fin….dejo de plantearmelo, que con mi inteligencia no voy a llegar a ver lo que no veo.

        Responder
  29. oscarcpz

     /  diciembre 9, 2010

    Buenísimos como siempre los artículos que escribes, te sigo desde hace mucho tiempo y no ha habido ni un solo artículo que no me haya gustado. Muchas gracias.

    Espero poder hablar contigo en otro momento mejor que el del pasado lunes por la mañana.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: