El pelo ‘Pantene’ es también un pelo muerto


Una de las falacias de convivencia diaria, asumida y aceptada como buena es la de la eficacia de los aditivos ‘vitaminados’ de champús. El pelo que se ve está muerto y no se le puede alimentar. Los aminoácidos y las proteínas no se pueden absorber por la piel y las vitaminas asociadas no se ha demostrado que actúen eficazmente sobre el pelo. Por no hablar del compendio botánico de esencias y añadidos esdrújulos. Todo es ‘chapa y pintura’ para adobar un cadáver celular, amortajado desde la raíz a las puntas. No se pueden nutrir células muertas.

Un cabello humano a los ojos del microscopio electrónico. Fuente

.

Nada que se añada al pelo hace que éste se vuelva más saludable, porque el pelo -post epidermis- tiene de salud lo que el capó de un coche recién encerado. El pelo vivo (dentro del folículo piloso) lo está por debajo de la piel del cuero cabelludo (lejos del contacto de cualquier producto) y en su crecimiento intrínseco intervienen los nutrientes aportados por riego sanguíneo, no exógenamente. Por lo tanto, todos los compuestos de los champús destinados a nutrir y alimentar ese cabello serían más eficaces administrados por vía oral ¿Te beberías el champú?.. evidentemente no. Una buena dieta es más eficaz que el más caro y avanzado champú del mercado.

.

Intentar ‘nutrir’ el pelo muerto es como hacer bailar a un cadáver con ‘rigor mortis’

¿Alguien ha probado las proteínas de perla?  Fuente

.

El pelo ‘postepidérmico’ es como un hilo de lana o estructura proteínica inerte compuesta casi en su totalidad por una sucesión o cadena de células muertas ‘queratinizadas‘. Este pelo está recubierto por un sebo o grasa natural segregado por cada folículo en su  nacimiento cuya misión es proteger de agentes externos al filamento de cadáveres celulares. Pero este sebo tiene la desventaja de atraer también la suciedad y la caspa segregada. Los champús de toda la vida y desde siempre manejan el mismo principio de ‘hidrofilia’ y ‘lipofilia’ de los jabones tradicionales para separar el sebo del pelo en el enjuague y arrastrar con ello la suciedad. Los ‘surfactantes’ de los champús trabajan eliminando únicamente el sebo sobrante para no dejar desprotegido por completo el cabello como lo harían los jabones tradicionales de uso epidérmico. Y algunos componentes prescindibles del champú se pasan en la extinción del sebo acabando con la capa natural protectora del cabello.

.

Nada como la ‘baba de caracol’ para devolver la ‘salud’ que nunca tuvo nuestro cabello. Fuente

.

Todo esto se conoce desde hace ya más de 200 años y es el mismo principio activo que se usa hoy en día. Pero en champús -como en cepillos de dientes– hay que innovar desde el absurdo para llevarse al huerto al ignorante y despistado cliente. El resto de los aditivos de champús (excepto la piritiona de zinc, el sulfito de selenio de los ‘anticaspas’ y los estimulantes del cuero cabelludo) están destinados a maquillar el brillo, cohesión y olor del pelo con la misma eficacia en la cabeza de un adulto sano que en la de un cadáver recién muerto. De hecho, en las morgues, después de desinfectar con productos tanatoestéticos las cabezas de los fallecidos, los champús más simples de toda la vida son aptos y usados como herramientas comunes de amortajamiento.

El tipo de pelo por aspecto depende, entre otras cosas, de la emulsión epicutánea de los folículos, no del viento sahariano o de la calidad del champú de tu peluquero. Puede ser ‘normal o aterciopelado’ si la secreción de grasa y agua dentro del folículo piloso es equilibrada, ‘seco’ si hay poca agua y poca grasa; y graso si predomina el sebo sobre el agua.

.


El ‘corto plazo’ al que se refiere este tratamiento es el necesario para que la cantidad ínfima de vitamina pueda llegar a absorberse en el cuero cabelludo y mejore la calidad del nuevo pelo en crecimiento. Si el folículo se encuentra en fase anágena y de crecimiento sano, una melena femenina y joven de unos 12 centímetros puede crecer, con suerte, en algo más de un año. Para entonces el aporte sanguíneo de vitaminas y aminoácidos  de la dieta será infinitamente más decisivo que la pequeña ósmosis sufrida por vía tópica. Fuente

.

Es imposible alimentar el cabello de forma exógena. Es muy importante señalar que ni las proteínas ni los aminoácidos caben por los poros de la piel del cuero cabelludo. Son moléculas demasiado grandes como para llegar a las células desde fuera del torrente sanguíneo. Las vitaminas y las pro-vitaminas tan utilizadas en las ‘fantásticas’ formulaciones se pueden llegar a asimilar por la piel (algunos científicos incluso dudan de esta opción por el tamaño también de sus moléculas). Pero no está demostrada su eficiencia en tratamientos tópicos del pelo. La mejora del cabello por la efectividad ‘moderada’ en piel se debe al efecto de una cantidad ‘mínima’ de vitaminas en las células vivas debajo de la epidermis y, en todo caso, al pelo de nuevo crecimiento, nunca al ya existente. Es infinitamente más eficiente la absorción vitamínica por vía oral que la llegada exógena al folículo de la misma vitamina.

Un estudio para la Organización de Consumidores Norteamericana -quizás la más importante del mundo- con más de 1700 muestras llegó a conclusiones expeditivas sobre la eficacia, rendimiento y beneficio de los aditivos de las distintas formulaciones de champús y mascarillas:

  • Vitaminas y Pro-vitaminas

No ofrecen ventajas especiales para el cuidado del pelo y sus problemas asociados. La vitamina E o Pantenol podría tener un pequeño efecto cosmético circunstancial pero sin ningún tipo de bioactividad.

Ejemplos de algunos champús (pro)vitaminados comercializados: Schwarzkopf Revitalizador Vitaminado, Biferdil Provitamina B5, Todas las gamas Pro V de Pantene

  • Extractos botánicos

Ofrecen un olor extra agradable al producto pero nada más. No hay ventajas para el cabello asociadas a su uso.

Ejemplos de champús con extractos botánicos: todos los aromáticos de frutas y plantas. Gama Garnier Fructis y la Gama Timotei

  • Protección a los rayos Uva

Los resultados obtenidos en las pruebas de los champús con componentes protectores a los rayos uva son absolutamente despreciables por las cantidades mínimas que llegan a cubrir cada cabello.

Algunos ejemplos: Champú Elivive L’Oreal Nutri Filtro UV, Bonacure Sun Protect de Schwarzkopf

  • Antioxidantes

No ofrecen beneficio alguno con el pelo muerto. Los ‘radicales libres’ en material muerto carecen de interés. El cuero cabelludo tampoco transmite las propiedades de los antioxidantes al folículo piloso.

Ejemplos de champús con antioxidantes: Lotigén Antioxidante, Timotei a la Miel y el néctar de Flor

  • Humectantes

Los fabricantes utilizan los ‘humectantes’ como parte de la verborrea publicitaria de sus productos. Los propios detergentes del champú se tragan los humectantes añadidos.

Muchos de los productos ‘baratos’ contienen los productos esenciales, necesarios y suficientes (Sulfato de Amonio, dimeticona, cloruro hidroxipropiltrimonio) que verdaderamente mejoran y limpian el cabello desde hace muchos años sin recurrir a los ‘nutrientes’ llamativos y caros. Desconfía de un peluquero que te ofrece el último reclamo de producto. Normalmente usan las formulaciones más simples y clásicas ¿verdad?

Ahora repase la composición de su champú diario para reflexionar y decidir dónde está malgastando su dinero.

.

Fuentes y enlaces.

Basta una sesión publicitaria de televisión o internet para revolverse en el sillón y preguntarse hasta cuando el lenguaje, los eufemismos, la letra pequeña y la terminología técnica nos van a intentar engañar y convencer con esta maldita publicidad engañosa para que compremos  un producto que tan poco ha evolucionado con el paso del tiempo. Podéis encontrar más información del apasionante mundo del champú aquí, aquí, aquí y aquí.

Si te ha interesado esta entrada, no deberías perderte:

-¿Puede la leche materna ayudar a curar el cáncer en adultos?

-Bricolaje con ADN. Un hombre secuencia en su casa parte del genoma de su hija para diagnosticarla

-El ‘cacao’ de Nestlé en África.

.

.

menéame si te pareció interesante y mira más comentarios. Gracias !

Vota la anotación en Bitacoras.com. Gracias!

twitTwitea esta entrada o sigue el Twitter de Kurioso . Gracias!

.

Deja un comentario

99 comentarios

  1. lucia

     /  junio 6, 2015

    Muchísimas gracias por esta maravillosa información compartida. Me encanto!!.

    Responder
  2. Argenis

     /  abril 7, 2014

    ¿Ese pelo negro q se ve por microscopio es un pelo muerto?

    Responder
  3. Realmente interesante. Coincido totalmente en que vivimos engañados por la publicidad. Muy semejante es el caso de los productos para frenar la caída del cabello, y no digamos nada acerca de los “crecepelos” que prometen que el pelo volverá a crecer.

    Responder
  4. J0z3

     /  julio 15, 2013

    Hola entonces me hizo falta como una recomendación algo que de verdad ayude al pelo, como el consumo de que alimentos o productos vitamínicos me refiero a marcas, algo que podas conseguir en el súper o la farmacia que ayude a hidratar y fortalecer el pelo o inclusive “revivirlo” o sea me refiero a vía oral como decís ya sea comidas o tratamientos o sea pastillas ya que el tema me intriga mucho yo tengo cabello rizado pero siempre está hecho un desastre xD y pensé “seguro debo usar un buen champoo y acondicionador” pero como los has desmentido me quedé sin ganas de gastar plata jejeje pero al final no recomendaste nada. muchas gracias por la Info muy interesante

    Responder
  5. Y el de la baba de caracol funciona de veras, yo no he probado pero es porq me da un poco de asco :D… Lo comprare

    Responder
  6. ¿Pelo muerto? Mmm, bueno. Si es así, al menos se puede mejorar el aspecto, así como el rostro que aunque haya cremas que evidentemente ayudan a la parte externa de la piel del rostro pero bueno parece que el pelo no es el caso. Hay productos capilares mucho mejores que Pantene, Sedal, Tressemé, en fín. Estos que son mejores realmente ayudan al aspecto del cabello y evidentemente se ve hermoso, sin más.

    Responder
  7. Ana

     /  enero 22, 2012

    Lo de los shampoos siempre me ha parecido sospechoso, pero siguiendo la premisa de que el pelo no es tan permeable para ser nutrido por esas moléculas desde productos externos, las mascarillas y tratamientos capilares tampoco sirven de nada, eso debería ser. No sé si existe alguna excepción de productos, natural o de laboratorio, pero bajo esa premisa sería así.
    Por mi parte yo tomo suplementos vitamínicos de E y B y me ha servido bastante, además de hacerme un buen corte.
    La verdad es que he usado los shampoos más marketeados de industrias francesas y demás y a mi familia le deja el cuero cabelludo enrojecido totalmente, y los shampoos más baratos de 1 litro sin cosas especiales ni publicidad hacen lo que se necesita: que limpie y que no te deje adolorida.

    Responder
  1. ¿Tu champú ya no funciona? No culpes a la noche, no culpes a la playa, no culpes a la luna, será la silicona. | Urban Snails
  2. El xampú: netejant la veritat | NaturalsOM
  3. Vigo Low Cost » EDITORIAL: Caballos, cabellos, vitaminas y placebos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.049 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: