El alpinista que descendió reptando y con los tobillos rotos “El Ogro” en el Karakórum.


La guerra entre hombre y montaña es milenaria. Todavía sobrecogidos por la batalla perdida en el Latok II quiero regalaros una aventura espectacular. Una victoria de un hombre que hizo historia al doblegar una de las montañas más peligrosas del mundo: el “Baintha Brakk” conocida también como ‘El Ogro’, por el respeto que suscita. El británico Doug Scott la coronó por vez primera y , con ambos tobillos fracturados por accidente, la descendió durante 7 días reptando y deslizándose en lo que se considera una de las mayores hazañas del alpinismo.

Ogre from the west summitEl Ogro de 7.285 metros visto desde la cumbre oeste

.

“El Ogro” es una montaña muy escarpada de 7,285 metros situada en una sub-cordillera del gran Karakórum (en turco: “pedregal negro”). Su nombre hace honor a su leyenda y sus formas  (su cara este es una gran pared vertical de roca) han intimidado y coqueteado con decenas de alpinistas. Muy pocos osaron desafiarla y la mayoría salieron derrotados en su sometimiento. Sólo 2 expediciones de las más de 20 organizadas a lo largo de la historia han conseguido hollar su cumbre. Doug Scott y su compañero Chris Bonington (dos de los mejores alpinistas de la historia) fueron los primeros en ‘pinchar’ la bandera británica en la cabeza del Ogro. La expedición organizada para el verano de 1977 y que alcanzó la cumbre el 17 de julio la completaban Mo Anthoine , Clive Rowland, Nick Estcourt, y Tut Braithwaite; los mejores alpinistas del momento y que prepararon un ataque conjunto y por varios flancos para intentar doblegar el pico.

Crawling-down-the-Ogre_resizeDoug Scott descendiendo, ya con los tobillos rotos, el Baintha Brakk . Fuente

.

Tuvieron que pasar más de 30 años hasta que otra expedición lograra coronar de nuevo “El Ogro”. El 21 de Julio de 2001 un grupo de alpinistas alemanes  (Urs Stöcker, Iwan Wolf, y Thomas Huber) lograron alcanzar la cima pero por una vía mucho más sencilla que la de los ingleses.

El cúmulo de desgracias y accidentes de la expedición pionera convirtieron la empresa en una aventura inolvidable muestra de la tenacidad y empeño de un par de hombres por doblegar a la gran ‘bestia’. El primer intento de alcanzar la cima después de levantar el campo base fue por la perpendicular al gran espolón central. Una pared de roca de más de 1500 metros de altura que  intimida sólo con ver su sombra. Al intentar avanzar, el desprendimiento de una piedra impacta en la cadera de Tut Braithwaite produciendo una dislocación y la primera de las bajas de la expedición.

El segundo intento se produciría por el flanco oeste, no tan vertical pero tampoco menos peligroso por la presencia de grandes ‘seracs‘ mezclados con roca y hielo. Por ahí el grupo logro establecer un campamento a 6.400 metros de donde poder organizar el asalto final a la cumbre oeste para más tarde acometer la principal.

Crawling down the OgreDoug Scott en medio de una ventisca. Observar como protegía sus rodillas para los apoyos. Fuente

.

A la cumbre oeste partieron Doug Scott, Chris Bonington, Mo Anthoine, Clive Rowland logrando hollarla, no sin dificultades,  el 15 de julio. Muy animados por el éxito deciden ‘rapelar’ hasta el collado que separa la cumbre oeste de la principal y vivaquear allí en una cueva de nieve construida por ellos y asaltar la principal a la madrugada siguiente.  Mo Anthoine y Clive Rowlandlos abandonarían el intento por falta de energías.

El 17 de julio tras más de 15 horas seguidas de escalada  Doug Scott y Chris Bonington hacen cumbre por primera vez en el ‘Baintha Brakk’ sin percatarse que la noche acechaba sin tregua, convirtiendo el descenso hasta el collado en una peligrosa aventura. En el primer rápel Doug Scott se resbala y queda colgado de la cuerda. En el péndulo de recuperación calcula mal y da con sus huesos en las rocas; resultado: gafas rotas, dos tobillos fracturados y la sensación de haber cavado allí mismo a 7.200 metros su tumba. Panorama muy sombrío.

Tras los gritos de dolor el silencio. No podía apoyar los pies de ninguna de las maneras. Por unos instantes Doug pensó que era el final. No habría posibilidad de que su compañero cargara con un inválido hasta el campamento base. Decidió reptar, decidió luchar.

Ogre_subidaEscenas de la subida al ‘Ogro’. Nada hacía presagiar la aventura que estaba por venir

.

A la mañana siguiente, tras dormir en una repisa, Doug y Chris iniciaron un descenso que duraría más de 7 jornadas completas. Su escasa velocidad y la falta de ritmo hizo que sus compañeros del campo dos les dieran por muertos e iniciaran erróneamente la retirada. Sólo sus compañeros Mo Anthoine y Clive Rowlandlos que permanecían aún en el collado, pudieron unirse a la pareja en la parte final del descenso.

Los tramos se combinaban. Unas veces, las menos, Chris cargaba como podía y a sus espaldas con el maltrecho Doug. Otras, Doug se deslizaba sobre sus rodillas y ayudado de la cuerda y la pendiente rapelaba muy despacio hacia el vacío. Cuando la pendiente amagaba con suavizarse Doug reptaba con sus codos y se desplazaba, muy despacito, en posición horizontal. Los últimos cinco kilómetros los hizo también a cuatro patas (sobre sus rodillas) destrozándose las rótulas  y las muñecas por el inusual rozamiento.

Pero los accidentes no habían terminado. Tras dos jornadas refugiados por una fuerte tormenta en una cueva de nieve y en las que Chris contrajo una severa pulmonía, continuaron con el descenso. Las debilidades del nuevo enfermo le hicieron más impreciso y acabó por romperse un par de costillas en una caída fortuita. Ya eran dos los impedidos.

Al séptimo día llegaron, maltrechos, al campamento base donde todos les daban por muertos, y donde todavía les quedaba por vivir el último contratiempo después de esperar un largo tiempo a las asistencias. Al subir al helicóptero de salvamento, éste se precipitó al vacío sufriendo un aparatoso accidente, afortunadamente sin víctimas pero que demostró que, por esta vez, la suerte acompaño al hombre hasta el final. La batalla con ‘El Ogro’ se había ganado pero la guerra con la montaña sigue aún vigente.

Doug ScottDoug Scott después de descender ‘El Ogro’. Fuente

.

Enlaces y fuentes

news_large_52041

Doug Scott y su compañero Chris Bonington en la actualidad

Impactado por la reciente tragedia quería escribir algo de montaña en recuerdo de Óscar Pérez. Varios días imaginándome su situación, su eterna espera, su terrible soledad; me dejaron muy tocado. Sólo imaginarme alguna batalla ganada podría compensar el dolor de su memoria. Como siempre y sabiendo de mi desasosiego una gran amiga acudió al rescate y me dio el chivatazo de esta fabulosa historia. Os recomiendo que no la perdáis de vista aunque es complicado. No para (@nonestop) y además es periodista.

Doug Scott y Chris Bonington no terminaron sus carreras como alpinistas en ‘El Ogro’. Todo lo contrario, sólo fue el principio de una de las mejores parejas de escaladores de la historia. Doug Scott también ha escalado el Everest y los “Seven Summits”. Chris ha subido cuatro veces al Everest y por primera vez al Annapurna por la cara sur. Fue nombrado Caballero del imperio Británico. Otras fuentes al servicio de la documentación aquí, aquiaquí, aquí, aquí y en este libro. En este vídeo podéis ver una reciente entrevista a Doug Scott

Si te ha interesado esta entrada, no deberías perderte:

-30 años de soledad en las montañas de Alaska.

-Poon Lim o la soledad del náufrago que sobrevivió 133 días a la deriva en una balsa.

-Evasión en globo sobre el Telón de Acero

.

menéame si te pareció interesante y mira más comentarios. Gracias !

Vota la anotación en Bitacoras.com. Gracias!

twitTwitea esta entrada o sigue el Twitter de Kurioso . Gracias!

ah!, y recuerda. Este blog se presenta a los premios 20Blogs. No olvides darle tu apoyo con un voto. Gracias!

Entrada siguiente
Deja un comentario

37 comentarios

  1. R.Antón

     /  septiembre 23, 2009

    Hola:

    Acabo de leer la conversación, y aunque con algo de retraso me niego a dejar las cosas como están.

    No soy alpinista, modestamente me llamo montañero aficionado, aunque sólo sea porque en mi juventud la palabra “trekking” era de otra galaxia y la de “montañero” tenía un sentido muy ámplio (hacia arriba y hacia abajo). Pero llevo 35 años pateando tachuelas y lomas y alguna experiencia sí tengo.

    Ann, lo tuyo es definitivamente falta de educación. Me sumo a la pregunta de Esther sobre cuántos años tienes. Por favor, un poco de humildad.

    Como se que no te voy a convencer de nada, me limito a decirte lo que te desagrada. Si no lees a partir de este punto te comprenderé.

    La pasión por vivir, por sentir, por hacer algo con uno mismo, no tiene límites. Supongo que por tu edad aún no has aprendido esto, pero espero que con algunos años más (o algo más de educación, no se), llegues a entender que lo que mueve a las personas a hacer lo que hacen es mucho más que el orgullo, que también. El escalar montañas, aunque tú no lo creas, significa para muchos un encuentro, con uno mismo y con un mundo soñado, idealizado pero absolutamente real. Y que el que tú no lo entiendas no signifia más que eso, que tú no puedes entenderlo. Respetable, pero no es la única opción. Los hay que sí lo entendemos.

    Y además te diré que lo que de verdad hace a una persona PERSONA es asumir que es como es, que es lo que es, y disfrutar de uno mismo en lo bueno y procurar mejorar en lo malo, asumir sus limitaciones y hacerse responsable de sus actos. Y en esto, aunque suene macabro, Óscar y todos los demás montañeros que han sufrido accidentes que les han costado la vida o lesiones gravísimas han asumido sus vidas en todas sus facetas, y pagado el precio muchas veces con las mismas. Hablar de orgullo es una falta de respeto que yo al menos no te tendré en cuenta.

    Un saludo afectuoso, y suerte, porque con ese planteamiento la vas a necesitar.

    Rafa.

    Responder
  2. Aún tengo la carne de gallina. Eso es valentía y coraje. Buff.
    saludos

    Responder
  3. me ha gustado leerte en este post, que deja un rastro de luz tras la tristeza de lo sucedido a Oscar, gracias

    Responder
  4. Una historia de superación tremenda, de esas qeu te recuerdan que mientras hay vida, hay esperanza.

    Responder
  5. Increíble y fascinante historia. Aquí se muestra que de verdad hay gente que lucha por sobrevivir hasta puntos inimaginables1

    Responder
  6. A eso llamo yo tenerlos bien puestos, y pensar que me quejaba por una molestia en la rodilla luego de jugar al padel.

    Responder
  7. altisent

     /  agosto 24, 2009

    Yo no sé nada de alpinismo ni nada sobre ese deporte, pero cuando una persona dedica toda su vida a ello. Y por su desgracia muere en la montaña, lo que realmente desean es quedarse allí. Aunque parezca duro para la familia, tienen que respetar su voluntad.

    Responder
  8. Mar

     /  agosto 24, 2009

    Supongo que Oscar debía saber que la aventura había llegado a su fin. No quiero ni imaginarme vivir una situación similar. Desde mi ignorancia, no me cabe en la cabeza que tomaran la decisión de dejarlo allí arriba aunque debía ser la única solución posible.
    Si le hicieron un funeral es porque debían tener la certeza absoluta de que no podía haber sobrevivido, aun así, me impactó mucho ver las imágenes por la televisión y pensar que, por algún milagro, podría ser que todavía estuviera con vida.
    Sólo deseo que la espera de Oscar fuera serena y breve.
    Siempre te recordaremos.
    Gracias Kurioso.

    Responder
  9. Algarrobo

     /  agosto 24, 2009

    Muy buena entrada, me ha encantado 😀

    Ah!, y no alimenteis a los trolls, que luego engordan ;P

    Responder
  10. bluehert

     /  agosto 24, 2009

    Bueno al parecer te esforzas mucho por conseguir informacion y sobre todo publicarla ers super ! Espero que estes estudiando periodismo!

    Responder
  11. aprendizdelmundo

     /  agosto 23, 2009

    Gran historia 😉

    Responder
  12. Esther

     /  agosto 22, 2009

    Ann…¿de qué verdad hablas? ¿de la tuya? ¿de la que quieres imponer? ¿crees que sólo tú tienes el coraje de ver la realidad del mundo? ¿de verdad crees que duelen tus comentarios porque el resto es bobalicón y sumiso? Por curiosidad…¿cuántos años tienes?

    Responder
  13. José Luis

     /  agosto 22, 2009

    No hay mayor desprecio para un tonto o un malvado que ignorarle. Ann, no esperes respuesta a tus necedades, desprecios y sordera

    Responder
  14. ann

     /  agosto 22, 2009

    “Me extraña mucho que alguien que demuestra esa prepotencia y esa agresividad tenga suficiente empatía para ayudar a nadie. ”

    Lo de prepotencia, agresividad y empatia o no es una mera opinion subjetiva. Ya estoy mas que acostumbrada a este tipo de recriminacion ad hominem. Se ve que para ser buena hay que ser bobalicona o mostrarse sumisa.

    ¿No será que las verdades del barquero meridianamente expuestas duelen?. ya se lo dije a Jose Luis(?), cuando a uno le tocan la linea de flotacion todo parece ser excesivo y fuera de lugar. Normal, humanum est. Pero yo solo veo a un grupo humano exponiendo sus vidas para salvar a uno que por cumplir un capricho personal se expuso a un riesgo que no producia beneficio a nadie mas que a el mismo, un riesgo excesivo, qu tiene apariencia de busqueda del suicidio heroico, buscando cada vez el mas dificil, el mas imposible, como un drogadicto busca una dosis mas alta por qu eya no le llega lo que se toma normalmente. Y todo este lio, gasto y destrozo emocional… para que?. Para satisfacer un ego. Valiente desperdicio!. Es como ver a un drogadictso dirigiendose dosis a dosis a su fin … y los demas a teniendo que contemplarlo y esperando a que pida auxilio para ayudarle a salir de ese mundo.

    Lo repito, me inspira bastante mas respeto, admiracion y consideracion aquellos que se exponen voluntaria y abnegadamente para ayudar a estos irresponsables adictos al riesgo que buscan sus “Limites”.
    Por supuesto que siento lastima por ese pobre infeliz, muriendo solo y herido en medio del frio y la soledad de la montaña. Pero chico: para qué?, para que te subiste ahi?. Ibas a ayuiar a alguien?, a lograr mejorar la vida de algunos, de uno solo?. En vez de subir montañas imposibles pasate un mes en Africa ayudando a una ONG o a los misioneros a cuidar seropositivos. Eso si que es hermoso y meritorio. Esto otro solo es un caro exceso de deportista de sociedad de consumo en busca de su identidad perdida en un monte.
    Descanse en paz.

    Responder
  15. Esther

     /  agosto 22, 2009

    Iñaki, sí hay debate sobre cortar o no la cuerda. Yo no soy alpinista, pero conozco a unos cuantos que lo critican y mucho. Lo dejo aquí porque el alpinismo no es mi territorio y no sabría repetirte qué habrían hecho ellos. Aunque puedo preguntarlo e intentarlo, si te interesa y disculpas los errores técnicos que seguro cometería.

    Ann, también a ti te digo que yo no soy alpinista, pero me parece absolutamente fuera de lugar tu comentario y tu réplica a José Luis, cuyo comentario apoyo. Quizás esa pretendida sinceridad y acción social de la que presumes sonaría bastante más veraz con un tono más humilde. Me extraña mucho que alguien que demuestra esa prepotencia y esa agresividad tenga suficiente empatía para ayudar a nadie.

    Responder
  16. ann

     /  agosto 22, 2009

    “Ann, y a los que hacemos las dos cosas (que somos muchos) qué nos dices? Planteas, con absoluta falta de respeto, una disyuntiva que no es tal, falaz a sabiendas. No hay por qué escoger.”

    Falaz?. Si tu mismo dices que haces las dos cosas!. Luego es que valoras lo de afrecer tu esfuerzo por tus iguales… y despilfarras tu tiempo en disfrutar de ti mismo en la montaña… luego no es falaz. El problema es que no sacrificarias tu “tiempo e inversion de ocio-montaña” por algo infinitamente mas importante y valioso, la ayuda social. Eso es como ser bueno a tiempo parcial. No creo en la bondad a tiempo parcial. Me suena a mala conciencia. Pero bueno, mas vale poco que nada y no espero la santidad en nadie. Somos lo que somos.

    “Y sobre que nos tengan que venir a salvar, …. quienes nos rescatan no eligen esa profesión con una pistola en el pecho sino que es elección personal libre casi siempre y la mayoría (menos los pilotos de helicóptero) son también como nosotros.”

    El que elige libremente exponer su vida y salud en la montaña no esta en condiciones de valorar la profesion de quienes trataran de salvarle. Es como comparar al padre que salva a su hijito de ahogarse en el agua con el niño que no sabe calibrar el peligro al que se expone gratuitamente. El que os sava: ese si que tiene merito, eso si qu etiene sentido. A lo mejor los que os exponeis habeis nacido para satisfacer a los que os salvaran el culo.

    “Ni nos gastamos tu dinero ni vienes tú a salvarnos (menos mal) …”

    Nadie se ha quejado de eso, o si?. Puedes estar seguro que no moveré un músculo por salvar a alguien que voluntariamente pone en peligro su vida y salud solo disfrutar del sufrimiento. Hay algo masoca en todo esto, no crees?.

    ” me gustaría saber qué haces tú por mejorar el mundo”

    Lo minimo, como por ejemplo no exponer la vida de otros en tratar de salvarme de mis aficiones peligrosas.

    ” además de ir por ahí dejando comentarios venenosos y faltos de respeto amparada en el anonimato”.
    Te ha parecido venenoso?: Eso será por que toca tu linea de flotación de creencias, seguramente. Anonimato, Jose Luis… es ese tu nombre?. Lo es?. En internet no me interesa la identidad, si no lo que se dice y hace.

    “Da lo mejor de ti misma y lo recibirás multiplicado.”

    En eso estamos.

    ” Ofrécenos tu rabia y negatividad y … qué esperas recibir del mundo? Pues eso.”
    Se perfectamemnte a que me expongo aplicando la sinceridad. Eso viene con con el sueldo. Tengo callo, no te preocupes por mi encaje. Je je

    Responder
  17. José Luis

     /  agosto 22, 2009

    Ann, y a los que hacemos las dos cosas (que somos muchos) qué nos dices? Planteas, con absoluta falta de respeto, una disyuntiva que no es tal, falaz a sabiendas. No hay por qué escoger.

    Y sobre que nos tengan que venir a salvar, decirte varias cosas: que ocurre con menos frecuencia de lo que pueda parecer, si bien se suele destacar el accidente más que el logro, que casi todos pagamos nuestros seguros específicos, y que quienes nos rescatan no eligen esa profesión con una pistola en el pecho sino que es elección personal libre casi siempre y la mayoría (menos los pilotos de helicóptero) son también como nosotros.

    Ni nos gastamos tu dinero ni vienes tú a salvarnos (menos mal) … me gustaría saber qué haces tú por mejorar el mundo, además de ir por ahí dejando comentarios venenosos y faltos de respeto amparada en el anonimato.

    Da lo mejor de ti misma y lo recibirás multiplicado. Ofrécenos tu rabia y negatividad y … qué esperas recibir del mundo? Pues eso.

    Responder
  18. A mi me da rabia realmente , que al tio l odejaron tirado arriba , porque los alpinistas creo que podrían haber subido , aunque como comentaron en las noticias , los vientos eran de 120km/h lo cual genera mucho peligro para los alpinistas , esta claro , antes perder a uno que a 4 ….

    Por cierto gran historia.

    Responder
  19. ann

     /  agosto 22, 2009

    Me parece imperdonable y extraordinariamente egoista que una persona dedique su vida y esfuierzos a medirse asi mismo contra una montaña.

    MEjor esfuerzo seria si midiera su resistencia en ayudar a los demas en un aONG en AFrica, Asia o donde quiera, pero no en el egoista reto de luchar contra si mismo. Es estupido, y como se ha voisto, si fracasa, obliga a otros a exponerse para salvar su precioso culo.

    No. No hemos estado evolucionando millones de años para hacer el gilipollas en una montaña, por muy heroico que parezca, si no para ofrecer nuestras capacidades en benefciio de los demas. GAsten sus dinerso y talento en mejorar el mundo, payasos de altura.

    Que desperdicio de vidas, talento y esfuerzo!. Que irritante!.

    Responder
  20. Hola soy un enorme admirador de la montaña,he encontrado tu post y queria felicitarte, es precioso, y en cuanto a la historia que nos propones,aun tengo los pelos de punta.

    Fantastico trabajo,recibe mi aprecio y mi mas sincera admiracion.

    Daniel.

    Responder
  21. Excelente post…gran historia para homenajear a Óscar…me quedó un sabor dulce en la mente

    Responder
  22. Muy buena entrada.

    Responder
  23. La verdad que es un gran homenaje al espíritu montañero, gran post. Saludos

    Responder
  24. Hay otra historia impresionante sucedida en la cordillera de Huayhuash de los Andes peruanos.
    En 1985 Joe Simpson y Simon Yates, tuvieron un accidente en el Siula Grande (6344 m.) donde Simpson se rompió la pierna por varios sitios. Entre los dos bajaron como pudieron hasta un punto donde la cosa se complicó tanto, que Yates tuvo que tomar la horrible (pero acertada) decisión de cortar la cuerda de donde colgaba Joe. Éste cayó por una empinada pala de hielo y Simon le dió por muerto.
    Días después Joe llegó arrastras al campamento.
    Hay un libro y una película documental sobre el hecho: “Tocando el Vacío”, ambos muy recomendables.
    Si bien creo que la aventura de Doug Scott y Chris Bonington es más sobresaliente en términos alpinos, Chris estuvo con Doug todo el tiempo, mientras que Joe se arrastró solo hasta el campamento base.
    Historias así me hacen pensar que Oscar podría haber salido, pero es importante darse cuenta que Oscar también tenía una mano rota, por lo que no podía ni arrastrarse.
    Finalmente, no creo que sea una guerra contra la montaña, si no una declaración de amor hacia ella, donde a veces, cual Mantis, te devora y otras veces te deja salir victorioso, pero siempre a voluntad de las montañas.

    Responder
    • De hecho, Iñaki barajaba esa historia también , pero al final me decidí por la de Scott por ser más pura y no haber condicionantes humanos. El debate de la acción de Simón podría suscitar cierta polémica…
      Un saludo y gracias por tu aporte!!.

      Responder
      • Me parece acertada tu elección, ya que además Doug Scott es uno de los grandes montañeros de la historia, pero no creo que haya debate acerca de lo de cortar o no la cuerda. De hecho fue Simon quien obligó a su compañero a cortarla, sabiendo que así al menos uno se salvaría; la suerte fue que al final se salvaron los dos, pero si no la hubiera cortado es más probable que hubieran muerto los dos.
        Por cierto buena entrada. Un saludo

        Responder
  25. Vaya curro, ha quedado muy bien el post. Además, no conocía la historia y me he quedado :O

    ¡Muchas gracias por compartirlo!

    Responder
  26. Esther

     /  agosto 21, 2009

    Gracias a ti, Kurioso, por aliviar con esta historia el dolor por la terrible muerte de Óscar Pérez.

    Yo la conocí a través de otro gran alpinista, Óscar Cadiach y me limité a comentársela. Todo el mérito de documentación es de Kurioso que, como siempre, sabe sacar lo positivo de la negativo…

    Responder
  27. Precioso e instructivo post. Ademas te lo has trabajado.
    Bien hecho…chiquito(expresion andaluza de cariño y simpatia) nada q ver con altura o algo parecido..ok?

    Responder
  1. cara y cruz « Siempre amanece
  2. Top Posts « WordPress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: