Prohibido mencionar la palabra ‘Tupper’ o cómo lesionar tu libertad de expresión


Hace ya unos días, un conocidísimo despacho de abogados de los de membrete retorcido, doble apellido y pomposo abolengo me hizo llegar un requerimiento para que retirase un post del blog donde mencionaba la palabra ‘Tupper’ que -según ellos- produce un “menoscabo a la distintividad de la marca que representan” (maldito lenguaje de picapleitos). El post no tiene nada que ver con la marca ‘Tupper’ y el requerimiento no es más que una mala praxis jurídica que hay que denunciar a los cuatro vientos.

.

Happy

Esta es la imagen origen del requerimiento. Parece que no supieron captar la ironía del mensaje…

.

La dilución de una marca es uno de los caballos de batalla de las grandes compañías. Tupper, Kleenex, Donuts, Bimbo, etc… invierten muchísimo dinero para que el consumidor no perciba esta ‘vulgarización’ de su imagen y sea capaz de distinguir y usar el verdadero y original producto de las copias nacidas después, o de las patentes no autorizadas. Se trata de evitar morir por el éxito de la marca. El problema es cuando el nombre de esa marca se ‘cristaliza’ irremediable y espontáneamente como identidad de un tipo de producto y no de una marca específica. En este ejercicio legítimo de defensa de unos intereses algunos utilizan técnicas indiscriminadas y masivas en la red para intimidar o amedrentar a todo el mundo que haga uso de su marca, ya sea en el legítimo o no derecho a su libertad de expresión. Mandar unos cientos de requerimientos (ni siquiera amenazas o denuncias) a otros tantos insignificantes ‘blogueros’ o usuarios de redes sociales y luego controlar quién ha retirado la alusión para hacer un informe y así poder justificar la ‘iguala’ que tendrán con la marca representada. El problema es cuando alguno de estos denunciamos lo que consideramos no ajustado a derecho.

Me pregunto si ese despacho habrá mandado el mismo requerimiento al editor de El País/Galicia por usar hoy mismo la palabra “Tupperen este artículo, o si habrán denunciado ya a aquella madre que convirtió a su querida marca en un arma peligrosísima capaz de hundir la imagen y las ventas de toda la empresa en un segundo.

También me pregunto si cuando algún cocinero famoso con 50.000 followers en alguna red social o programa de televisión utiliza también inconscientemente la palabra ‘tupper’ cuando hablan de envasar sus recetas, el conocidísimo despacho de abogados enviará también el requerimiento o -como sería lo más coherente con su praxis-, un ramo de flores en agradecimiento a la publicidad gratuita de la marca.

Lo que no perciben, o entienden o no quieren reconocer es que esta técnica masiva de intimidación acaba produciendo un efecto Streissand que va a diluir y vulgarizar -aún más- no sólo la imagen de su marca sino el prestigio y el saber hacer por defenderla en blogs y Redes Sociales.

Está fue mi respuesta al requerimiento:

“Estimada XXXX:

Recibido el requerimiento de su cliente paso a comunicarle que de ninguna de las maneras voy a renunciar al derecho a mi libertad de expresión en lo que me parece un ejercicio de intimidación y mala praxis profesional por parte de su despacho. No pienso retirar el post donde lo único que hago es ejercer mi libertad de opinión sin intención alguna de lesionar los derechos de su marca representada. Tenía pocas dudas al respecto pero para hacerme con las certezas he consultado a especialistas sobre derecho marcario confirmando que en ningún caso el ejercicio a esa libertad me hace responsable en la dilución de la marca a la que ustedes no muy bien representan.

No solo eso, le comunico que en extensión a esa libertad me propongo compartir y luchar para que este tipo de ‘mala praxis jurídica’ no amedrente ni lesione la voluntad de aquellas personas que no conozcan lo suficientemente la ley como para saber que el ejercicio de su libertad de expresión está por encima de cualquier intento de limpiar la imagen de una marca ‘diluida’ ya desde hace tiempo.

Saludos cordiales.”

Gracias a @DavidMaeztu por su asesoramiento legal…

Deja un comentario

104 comentarios

  1. jorgelopezmartinez

     /  marzo 23, 2013

    Pero si lo tienes muy fácil. Usa su transcripción fonética. Llámalos Táper o Tàper, que suena mas retorcido. Y ahora que vengan los del bufete de retorcido y pomposo nombre.

    Responder
  2. María

     /  marzo 22, 2013

    Pues a mí me parece algo positivo que tu marca se convierta por el uso en un “sustantivo” común. Muchas palabras del castellano tienen un origen en procesos similares. No creo que sea tan aberrante, ni mucho menos.

    Responder
  3. No es cierto que Tupper sea una marca, la marca es Tupperware. Además es una palabra que ha sido lexicalizada (entiéndase vulgarizada) por los usos y costumbres, al igual que las siguientes: http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Marcas_vulgarizadas . Es como querer denunciarte por pedir o citar una aspirina. ¡Suerte y coraje!

    Responder
  4. En México, como en buena parte del globo, ya es genérico, así que cuando lo uso es tóper, y listo.

    Responder
  5. No sólo son canallas, sino que -además- son imbéciles.

    Responder
  6. Gallego del TOR

     /  marzo 21, 2013

    sería muy interesante que os pusierais en contacto con diferentes organizaciones o gente … por ejemplo Electronic Frontier Foundation(EFF),R. Stallman, Kriptopolis, Chaos Computer Club,etc,etc y expusierais tu tema, jamás pensaria que internet se convertiria en esta gran basura desde la LSSI no han parado, un saludo y animo!

    Responder
  7. En paises como Colombia abogados de poca monta se les llama tinterillos… y eso es lo que demuestran.

    Responder
  8. Muy buena respuesta, se la tiene merecida por atrevidos. ¿te han respondido?
    seorimícuaro

    Responder
  9. Menudos recuerdos…… http://periku.wordpress.com/2008/05/26/mag1na-mag1ca/
    Ánimo, compañero, la libertad de expresión es algo siempre incómodo para algunos…..

    Responder
  10. Pues creo que los tupper han sido prácticos o por lo menos lo fueron en un pasado muy cercano

    Responder
  11. demostenes salsipuedes

     /  marzo 20, 2013

    excelente tu repuesta y tu postura. Aquí va mi granito de arena contra estos gilipollas por si quieren ir contra mi también….tupper, tupper, tupper, tupper, tupper rojo, tupper azul, tupper blanco,..que grande es el tupper,cuan bello es el tupper! amo a mi tupper, mi mamá ama a mi tupper, ella mima mucho a mi tupper ………si no les es suficiente….tengo más ….tupper!!!

    Responder
  12. Anónomo

     /  marzo 20, 2013

    enhorabuena y por favor, mantennos informados del caso!

    Responder
  13. AmadeoMx

     /  marzo 20, 2013

    Yo trato de entender a la marca Tupper, ves un anuncio donde tu marca esta relacionada con la Palabra Unhappy y eso no se ve bien, claro es una opinion del anunciante pero la forma en que ha reaccionado no es la mas adecuada, abundan ejemplos en la red donde una compañia reacciona de manera creativa a situaciones donde su marca se percibe con factores negativos, en este caso creo que perdieron la oportunidad de responder con una campaña creativa que le diera la vuelta a esa relacion que quiere crear el anunciante del happy Meal , ( y mira que no es tan dificil dado lo relacionado que siempre ha estado la marca Mcdonnals con comida no tan saludable)

    saludos

    Responder
  14. He de decir que me ha pasado como a otros lectores. Lo primero que he pensado era que los abogados representaban a otra marca…

    Dicho esto, quizás a esos abogados no les vendría mal saber utilizar un diccionario. “Tupper” no aparece en la RAE (me hubiera caído de la silla si llega a aparecer), pero sí aparece en el diccionario CLAVE (http://clave.smdiccionarios.com/app.php), donde hacen referencia al origen de la palabra y te remiten a “táper”, versión españolizada de la palabra y que la Fundéu recomienda (http://www.fundeu.es/recomendacion/taper-adaptacion-espanola-del-anglicismo-tupper-1475/).

    Te felicito por no dejarte amedrentar. Desde luego flaco favor le han hecho los abogados a la marca en cuestión. Como bien señalas, en lugar de lavar su imagen la han perjudicado y espero que la jugada les salga cara.

    Eso sí, también les doy las gracias porque si no llegan a prohibirte usar la palabrita en cuestión no habría descubierto tu blog 😀

    Responder
  15. CK

     /  marzo 20, 2013

    Tupper Tuper Tuperware Tupperware Taper Tapper Tapperware

    ¿Crees que me llamen por mencionar la marca? XD

    Responder
  16. te felicito. hiciste bien en no salir corriendo y poner el pecho.

    Responder
  17. Y olé. La respuesta no tiene desperdicio.

    Responder
  18. rafa

     /  marzo 20, 2013

    jajajajja. me encanta la entrada…..ciertamente lo de los abogados de “juzgado de guardia” y con esta expresión me arriesgo a dañar la imagen de marca de la mítica serie de televisión…..

    Responder
  19. Juan

     /  marzo 20, 2013

    ¿Por qué no usas la palabra tartera?

    Responder
  20. naranpalma2012

     /  marzo 20, 2013

    Son muy curiosos los esfuerzos por apropiarse de palabras. El poder está en quien lo usa, yo uso fiambrera. Sí, lo sé, soy de pueblo, que le vamos a hacer. Desde hoy no más fiambreras en el tractor. Un buen tupper, bueno podemos dejarlo en Taper no? Y así no hay problema

    Responder
  21. Tupperware®

     /  marzo 20, 2013

    Es que los abogados tienen razón. Estas fiambreras de la foto no son de la marca Tupperware® ¡son de los chinos!

    Responder
  22. Yo tengo un blog que se llama La Cultura del Tupper (un blog de gastronomía) y hace un tiempo una presentadora de dicha marca me amenazó con denunciarme a su empresa para que me obligasen a retirar la palabra Tupper de la Url y del título si yo no aceptaba poner su teléfono y su publicidad en mi blog. Si sus presentadoras ya actúan así, que se puede esperar de la marca. Tengo que decir que mi blog no tiene ningún tipo de publicidad ni ánimo de lucro.

    Responder
  23. Fernando

     /  marzo 20, 2013

    Bueno, la verdad es poco rebuscada la ironía (ojo que más rocambolesco me parece lo de los abogados…pensé que representaban a Mc…). Tampoco me creo que salga más caro llevarse la comida al cole. Lo del tupper (más allá de la controversia de la marca y refiriéndome al “recipiente” como tal) me parece una comparación rara (y sí, si entiendo la “ironía”). En fin, que más allá, de el contexto de la noticia original, me parece sacado de otro mundo el “amedrentamiento psicológico” de los abogados, sumamente patético, más aún teniendo en cuenta que la palabra tupper o táper forma parte de la jerga española. Cito a la Wikipedia:

    “El uso coloquial:
    Con independencia de que las fiambreras correspondan o no a las comercializadas bajo la marca Tupperware,1 en español se ha popularizado el apócope táper (plural, táperes) como adaptación de tupper2 para designar a este tipo de recipientes herméticos que también reciben el nombre tradicional de loncheras, tarrinas o tarteras. La Fundéu señala que el término táper está recogido en obras lexicográficas de referencia del idioma español (como el Diccionario Clave y el Diccionario del español actual de Manuel Seco, Gabino Ramos y Olimpia Andrés).1”

    Responder
    • Me uno a lo que dice @Fernando, el termino “táper” se ha extendido de forma común en nuestro léxico. Bravo @kurioso.

      Responder
    • Eli Mercado

       /  abril 9, 2013

      No uses “Tupper” con mayúsculas y doble p. En México decimos “tóper” y todos contentos 😉

      Responder
  24. nicolas

     /  marzo 20, 2013

    Al margen de la bobada de la empresa, yo le llamaría envase o fiambrera o bote plástico, tanto anglicismo agobia…

    Responder
  25. Naranjin

     /  marzo 20, 2013

    Ole tus cojones ‘fali’!! Manda huevos con las tácticas intimidatorias de esos abogados… lo cual habla muy en detrimento de todo el colectivo la verdad…

    Responder
  26. Mike

     /  marzo 20, 2013

    ¡Muy bien!

    Hay que impedir que se instale en España esa triste forma de ejercer la abogacía que se sufre en Estados Unidos e Inglaterra por los “ambulance chasers” (perseguidores de ambulancias) que ofrecen pleitearse por la más mínima interpretación de la ley. Una cosa es mancillar el honor de una persona, o de una empresa a sabiendas y otra es usar una palabra que se ha integrado plenamente en el vocabulario común hasta tal punto que casi, casi, sería reconocida antes que la palabra genérica “fiambrera”.

    Me pregunto si le han mandado cartas parecidas a las amas de casa que juntan a sus amigas para vender maquillaje o juguetes eróticos siguiendo el modelo de ventas desde casa que instauró la empresa Tupperware con tanto éxito hace tantas décadas.

    Alguien dijo una vez, “no importa si hablan bien o mal de mi, lo importánte es que hablen de mi.”

    Responder
  27. Antonio

     /  marzo 20, 2013

    Es tan sencillo como cambiar la palabra “Tupper” por “táper” y listo. En el colectivo popular, táper es sinónimo de fiambrera, como “clínex” es sinónimo de “pañuelo de celulosa”.

    En cualquier caso, la marca es Tupperware, no tupper (sin ware y sin T mayúscula, que es como se conoce popularmente a la fiambrera).

    Y ya puestos,que manden la carta al periódico El Mundo, El País o Europa Press, por poner tres ejemplos que salen en Google News buscando por “tupper”. ¿A que no hay huevos?

    Responder
  28. Esther

     /  marzo 20, 2013

    Mi duda es si los abogados se han corrido de gusto al mandarles una cartita similar a TupperSex o han sido los de Tuppersex los que han disfrutado mandando a tomar viento a los susodichos. Kurioso, empieza a plantearte escribir tus memorias. Un berenjenal en cada capítulo! 😀

    Responder
  29. Aunque no es exactamente lo mismo, yo hace unos meses me quejaba de que Google no me dejaba usar la palabra “Amazona” en un anuncio por considerar que era una marca protegida, es decir, es aún peor, pues se trata de una palabra con siglos de historia que una marca decide apropiarse y por tanto puede en determinados contextos impedirte usar: “De como las marcas nos hurtarán el mundo o por qué ‘amazona’ es una marca registrada”. http://bitacora.librosdelminotauro.com/2012/02/de-como-las-marcas-nos-hurtaran-el.html

    Responder
  1. Cuando la netofobia ataca XXX: Tupperware intenta prohibir el uso de la palabra Tupper en un blog » La Pionera de Clorinda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: