El hombre que atravesó una montaña.


.

Cuando la tozudez se mezcla con la avaricia fabrica historias para la memoria. William Schmidt, alias “el burro”, era un minero seducido por la fiebre del oro que emigró con lo puesto al desierto de Mojave en busca de fortuna. La codicia y el miedo a los robos por compartir rutas con otros aventureros le llevaron a cavar, él solo, un pasadizo en la montaña directo a la fundición comunal. 38 años tardó en horadar , en secreto, 800 metros de una galería que se convirtió en monumento a la intrepidez amén de legado para generaciones incrédulas.

.

burro_y_tunel

William Henry Schmidt y el interior del “Burro Tunnel”. Fuente

.

William Henry Schmidt nació en Woonsocket, Rhode Island, en enero de 1871. Con tan solo 24 años contrajo la misma tuberculosis que había matado a seis de sus hermanos. El médico le echó un semestre más de vida si no cambiaba de aires lo antes posible. Con ello, W. H. Schmidt decidió aventurarse al Gran Desierto de California buscando bajas humedades y nuevos aires como excusa para conquistar su ‘Dorado’ particular.

A finales de 1890 Schmidt se encontraba trabajando para la Kern County Land Co. en Bakersfield, California. Una de las grandes corporaciones de suelo y minas que explotaban el hierro de la zona. Al principio, la enfermedad de Schmidt traducía en ineficacia su rentabilidad en el trabajo. Poco a poco, la sequedad del ambiente fue moderando su tuberculosis y le permitió desvincularse del trabajo por cuenta ajena para alimentar su particular fiebre dorada.

.

entrada_tunel

Estado actual de la entrada del “Burro Tunnel”. Fuente

.

En 1906, durante su estancia en la Kern, Schmidt descubrió varios yacimientos auríferos en la ‘Copper Mountain‘, un macizo de 3.750 metros situado en Summit County, Colorado. Después de solicitar los respectivos permisos  de explotación personales se trasladó, con lo puesto, a la cercana localidad de Garlok, en la montaña negra de “El Paso” (California) para establecer el campamento base de su atrevida empresa. Era el último pueblo antes de alcanzar la soledad, 32 kilómetros más arriba.

Para llegar a su yacimiento tenía que atravesar un estrecho desfiladero (‘Last Chance Canyon‘ o Cañón de la última oportunidad) sólo apto para personas y animales de carga. Schmidt adoptó dos Burros abandonados (de ahí su apodo) que fueron su única compañía durante muchos años.  Schmidt amaba la soledad, y no le importaba trabajar y vivir en el infierno si con ello podía anhelar riquezas antes soñadas pero nunca vistas.

.

1199tunnel

Vista aérea de la montaña que atraviesa el “burro Tunnel”. Fuente

.

La minería del oro era una labor muy solitaria e ingrata, con suma competencia y de requerimientos muy obstinados. Una vez evaluado en el desierto el yacimiento y sus posibilidades (normalmente en localizaciones inhóspitas) lo importante era calibrar las rutas de abastecimiento de agua y provisiones y el camino más corto a la fundición y a los compradores de mercancía. El problema era que Schmidt se hallaba a más de 30 (duros) kilómetros de núcleo habitado. Distancia insalvable con periodicidad. Pero la acumulación de pepitas y enseres no era recomendable por los continuos asaltos y pillaje que reinaba en las cuencas de explotación.

Por ello (el) Burro Schmidt, después de asentarse en su filón durante dos años en los cuales construyó una mini cabaña (1902) con maderas secas y retales mineros; decidió tomar un atajo en su ruta hacia el destino. ¿Por qué no trazar, en secreto, un túnel directo hasta el otro lado de la montaña evitando el peligroso desfiladero?

La excavación comenzó, con apenas un par de martillos y un viejo pico, en 1900 cuando Schmidt contaba ya con 29 años y se prolongó durante 38 años hasta mediados de 1938 (66 años). Jack y Jenny (los burros) fueron sus únicos compañeros durante años pero, debido a su pésimo estado, ni siquiera colaboraron con la extracción de escombros, siendo estos sacados en su totalidad por el único  ‘Burro’ que quedaba.

.

40sburro

William Henry Schmidt sentado a las puertas de su cabaña. Fuente

.

El túnel tenía (y tiene)  una altura de 1,80 metros y su con una anchura de hasta 5 metros (en algún tramo) para una longitud total de casi 800 metros. Al final la altura del túnel es menor conforme las fuerzas y la columna de su escultor iban decayendo por la edad. Recto en su totalidad amén de un par de codos al final como buscando desesperadamente la salida. No necesitaba apeos de madera pues estaba escavado en roca pura.  La dureza extrema de sus paredes requería de dinamita para poder horadarlas en condiciones. Schmidt sacrificó parte de sus rendimientos en el avituallamiento de explosivos, pero éstos escaseaban y nunca fueron suficientes para reventar la roca con garantías. Cuentan sus legatarios que, conforme el túnel era más profundo, las explosiones eran cada vez más peligrosas porque solían pillar a Schmidt dentro de la galería, incapaz (por las cortas mechas) de correr lo suficiente para escapar de la onda expansiva.

.

schmidtcabina

Estado actual de la cabaña de William Henry Schmidt . Fuente

.

Conforme pasaba el tiempo la empresa de atravesar la montaña se transformó en una obsesión. Dedicaba más tiempo a la galería que a la extracción del oro. El empeño de Burro Schmidt por abrir a la luz el otro extremo del pasadizo era sólo comparable al tamaño de su soledad y su iniciativa, por incomprendida, ayudó a forjar la leyenda.  La temperatura constante en el interior  (unos 22ºC ) convertían el túnel en el mejor de los refugios frente a las duras condiciones del desierto (50º C) y Schmidt acostumbraba a vivir y pernoctar, pico en mano, en el extremo más profundo de su obra.

.

schmidtcabin1a

Interior (detalle)  de la cabaña de William Henry Schmidt . Fuente

.

‘Burro’ Schmidt se perdió, durante su encierro, la Primera Guerra Mundial , la gran caída de la bolsa y la posterior depresión. Su desgracia y desdicha fue la llegada, en 1930, del ferrocarril para cubrir por el cañón la ruta que él mismo pretendía salvar con su túnel. Incomprensiblemente y herido en su orgullo (el) ‘Burro’ Schmidt continuó 8 años más hasta ver culminado su sueño.

Calculando volumétricamente y a posteriori la cantidad de roca extraída de la galería; los investigadores han concluido que Burro’ Schmidt extrajo en total 5.800 toneladas de piedras; unos 450 kilogramos al día, de media,  durante los 38 años que duró tan singular desafío. Más de 70.000 horas de trabajos forzados.

‘Burro’ Schmidt murió en enero de 1954 con 83 años e inconsciente de su hazaña. Su cabaña y el túnel (en medio de la nada) se conservan intactos custodiados hasta hace muy poco por una vieja y enigmática funcionaria del estado que (re)vivió en soledad los viejos fantasmas que asolaron la mente del bueno de Schmidt. Cerca  de la (intacta) cabina que construyó Schmidt , la señora Tonie Seger reparte anecdotario mientras se pueden observar los destartalados instrumentos de hace más de 70 años mezclados con revistas modernas y viejos papeles  que forran las paredes protegiendo del mismo calor que sufrió en su día el señor William Henry Schmidt alias “El burro”.

Un paseo por el “Burro Tunnel” (sonido censurado por vete-a-saber-qué)

.

Fuentes y enlaces.

La historia la encontré en la fantástica Futility Closet, hay cantidad de fuentes donde encontrar información como aquí, aquí, aquí, aquí y aquí. También en Flickr hay muchas fotos de turistas que visitan la zona. Y aquí la web oficial del “Burro Tunnel”. Tonie Seger, la última cuidadora del complejo, murió en 2003 a los 95 años.  De forma espontánea y como prenda a sus 40 años al servicio de curiosos, los turistas le han dedicado este extraño monumento póstumo.

Si te ha interesado esta entrada, no deberías perderte:

-La prisión de hielo.

-La mujer que subió a un árbol para evitar su tala y no bajó en dos años.

-La mujer que caminó más de 40.000 Km por la paz.

-La anciana que movió una casa.

.

menéame si te pareció interesante. Gracias !

Vota la anotación en Bitacoras.com. Gracias!

Deja un comentario

35 comentarios

  1. Me ha encantado este artículo.

    Responder
  2. Which WP theme are you using?

    Responder
  3. jander

     /  febrero 9, 2010

    se dice espontánea, no expontánea

    Responder
  4. Bernar

     /  enero 15, 2010

    Sin palabras, una vida por un sueño…

    Responder
  5. Impresionante historia de superación!!

    Responder
  6. Buenísima historia.

    Responder
  7. En cierto sentido, el pico del tipo era su cabeza dura.

    Responder
  8. Siempre interesantes tus historias KURIOSO …..pero esta debe ser la mas extraña de todas, sobre todo los pocos datos sobre Tonie Seger, tal vez su historia necesita un post particular !!!
    Mi READER siempre se nutre de tus aportes
    Salu2

    Responder
  9. No puedo decir otra cosa que impresionante historia! Me la he leído de comienzo a fin, y tengo que decir que me ha encantado. No sería nunca la historia de mi vida, pero me fascina que haya gente que esté dispuesta a darlo todo por su sueño particular.

    Responder
  10. Bonita historia, eso es constancia y lo demás son tonterías 🙂

    Responder
  11. Jelens

     /  junio 12, 2009

    Eso es constancia en estado puro…

    Responder
  12. Una paradoja…….. por evitar ser robado, él mismo robó su propia vida entera!

    Responder
  13. jmevil06

     /  junio 12, 2009

    Conclusión: perseverante y/o locura.
    Interesante.

    Responder
  14. calicobolico

     /  junio 11, 2009

    Que buena, me encanta la historia…

    Responder
  15. Ufff que interesante. Lo triste es que jamas encontro lo que buscaba. El sueño dorado que en la actualidad hace que muchos se arriesguen a perder todo.

    Responder
  16. Increíble la tosudez de este hombre, me recuerda a alguien..je,je
    Un beso,Ross

    Responder
  17. Constanza

     /  junio 11, 2009

    ¡Qué pena de vida!
    Eligió los trabajos forzados de los que huiría cualquiera, para alimentar el sueño de hacerse rico sin que nadie se enterara, y desperdició su vida solo y agotado para nada.
    Verdaderamente no hay nada mas triste que la avaricia y el egoismo extremo.

    Responder
  18. Adrian

     /  junio 11, 2009

    Pobre infeliz, 38 años cavando para nada… Si aún fuera la historia de un preso fugado (estilo Cadena Perpetua) aún , pero un loco que tenía miedo de que le robaran lo que no sacaba … no tiene sentido.

    Responder
  19. ole ahí sus 2 cojoncillos

    Responder
  20. Pero que loco lo de este hombre !!! pero un ejemplo a la tenacidad o tozudez ? Hay un caso similar en una película, en el cual un Reo decide escapar de la cárcel, no me acuerdo ahora el titulo de la misma, pero lo voy a buscar y lo comento.

    Muy bueno el post !

    Responder
  21. Eso es lo que se llama tozudez, mirá que estar casi 40 años cavando un tunel en solitario.
    Al final el viejo estaba más loco que una cabra (o burro), ya ni el oro, que era el fin inicial (valga el juego de palabras), le importaba.
    Muy bueno, como siempre.

    Responder
  22. Con dos cojones, claro que si

    Responder
  23. tiqui

     /  junio 11, 2009

    que viejo mas pelotudo…
    una vida desperdiciada.

    Responder
  24. Celebes

     /  junio 11, 2009

    Bien por la gente que cava y cava para ver “un poco más allá”.

    Responder
  25. Que gran historia!!!

    Responder
  26. Conozco a gente muy cabezota, pero no tanto como este William Schmidt 😀

    Responder
  1. Las chicas radiactivas « Kurioso
  2. Wordpress Spanish the best post´s | Ater Internet: Empresa de webdesign | Criacao de sites dinamicos
  3. Top Posts « WordPress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: