Evasión en globo sobre el Telón de Acero.


.

Septiembre de 1979. Guerra fría. Más de 500 personas han muerto intentando cruzar el Muro de Berlín, último horror que el nazismo dejó a su pueblo. Peter Strelzyk, judío asediado en la RDA, decide que es el momento de huir con toda su familia. Con sábanas, cortinas, harapos y 2 años de trabajos previos construye un gigantesco aerostato con el que protagonizó una de las más audaces fugas sobre el Telón de Acero. Su vuelo nocturno se convirtió en un símbolo para millones de alemanes de ambos lados de la infame barrera. Esta es la crónica.

globo_strelzyk

La familia Strelzyk en su globo artesanal al poco tiempo de alcanzar la RFA

.

Preparativos

Peter Strelzyk, judío de nacimiento y electricista de profesión vivía con su familia en Pößneck, pequeña localidad de la antigua RDA (República Democrática Alemana), cuando asfixiado por las carencias y las presiones comunistas decide hacer realidad el sueño de la mayoría de los oprimidos por el ‘Muro de la vergüenza’. La tenacidad de Peter marcaría la diferencia del resto de opositores a evadidos.

Decenas de miles de oprimidos intentaron cruzar el Muro con diferente éxito. Las técnicas de escapada variaban normalmente entre la ingenuidad del simple salto y la complicación de los mini-túneles subterráneos. Otros utilizaban la picardía y el ingenio para burlar los controles fronterizos.

Célebre e interesante caso el de Horst Breistoffer un profesional del escapismo que ofrecía sus servicios a cambio de ingente papel moneda. Como sabía que la STASI sólo inspeccionaba los grandes vehículos en los pasos fronterizos en busca de polizones en bodegas y maleteros; modificó un Isetta 1964 italiano (minúsculo automóvil) para dar cabida y embarcar clandestinamente a un polizón por viaje, reconvertido ahora en contorsionista ocasional. Debido al tamaño exigido sus clientes eran, principalmente, los hijos de fortunas judías o acaudalados refugiados.

En marzo de 1978 Peter Strelzyk se encuentra trabajando en la obra de un conjunto de apartamentos en su localidad cuando decide compartir sus inquietas intenciones con Guenter Wetzel, un compañero albañil quién se declara dispuesto a participar desinteresadamente en los preparativos. Llegaron a la conclusión de que las minas y los excesivos controles hacían imposible una fuga tradicional por tierra para una familia completa (con dos niños). El cielo y el aire era la única salida. Ya estaba decidido el pasaje y el medio. Era el momento de levantar el proyecto.

El temor al descubrimiento y la seguridad de su familia durante el viaje marcaron los preparativos. Informaron a sus respectivas mujeres y se pusieron manos a la obra. Los cálculos del tamaño de la aeronave fueron sencillos. Para elevar a 4 personas eran necesarios 2.800 metros cúbicos de aire caliente y, con ello, unos 850m2 de tela que lo atrapase. Lo difícil fue recolectar el material necesario en una economía de escasez. Compilaron todo tipo de telas, cortinas, sábanas, retales y con parte de los ahorros de toda una vida compraron los 490 metros cuadrados de tela que les faltaban, con la excusa de fabricar unos toldos para el club social al que pertenecían. Para el combustible del aparato utilizaron bombonas de propano convenientemente modificadas. Peter transformó un antiguo barómetro en altímetro para calcular las alturas de vuelo.

“…Tres cuartas partes de los alemanes del este quieren escapar de allí. Lo malo es que la parte restante coopera con la policía secreta para informar de los prófugos.” Peter Strelzyk

Noches de miedo e insomnio marcaron la construcción de la aeronave. La mujer de PeterDoris- y sus hijos –Frank y Fitscher- se turnaban en el sótano de su vivienda para coser y levantar la estructura y góndola de la nave; una base ligera de madera con un simple peto de cuerda y varilla. En mayo de 1978 ya tenían preparado el globo. Sólo había que esperar pacientemente que apareciese viento suficiente.

La fuga.

Llegó el día. El 3 de julio de 1978, el parte de la emisora ‘Bayern 3’ anunció viento del norte. Los pasajeros se desplazaron de madrugada a la localidad de Lobenstein a 7 kilómetros de la frontera. El globo se elevó hasta los 1.900 metros durante casi 25 minutos pero el cambio de presiones y la humedad de una nube bajera aumentaron el peso del telaje provocando el descenso apresurado hasta que la nave se enganchó en un abeto. El vuelo se había malogrado, afortunadamente, sin incidentes.

fuga_noche

Extracto de la película “Fuga de Noche”( Nigth Crossing-1981)

.

Descompuestos por el fracaso meditaron aumentar el tamaño del globo para no volver a fallar. La familia Wetzel (Petra e hijos) colaboró esta vez en la construcción de la segunda versión a cambio de sitio en el pasaje (8 personas ahora). Pasaron a los 4.000 metros cúbicos de aire de cálculo y una envergadura final de casi 25 metros; el doble de la primera versión. Para ello tuvieron que recolectar más tela y nailon. Empeñaron todo valor y compraron tejido en pequeñas cantidades pero en muchos comercios distintos para no levantar sospechas. Peter reconstruyó un viejo motor con el fin de acelerar la costura a máquina.

“No estamos huyendo a occidente para comer mejor margarina. Huimos porque hemos soñado siempre con poder disfrutar la libertad.”

Más de 6.000 metros de hilo de Nailon se convirtieron en 2.500 metros de costura en tan solo 8 días (cálculos realizados a posteriori). Mientras, la policía les pisaba los talones. Habían encontrado el viejo globo enganchado en el abeto y estaba investigando su procedencia. El tiempo escaseaba.

strelzyk_wetzel_familie

La familia Strelzyk y los Wetzel al completo. A la dcha Peter Strelzyk

.

Tras varias jornadas de 24 horas seguidas cosiendo, terminan el globo de 8 plazas. El 17 de septiembre los vientos del norte aparecen mezclados con tormenta eléctrica. A pesar del peligro no podían esperar más. Cargaron su viejo Wartburg con los 175 Kg. de aerostato y se pusieron rumbo a las colinas de Lobenstein. Peter encendió los quemadores de propano apresuradamente. Una llama de casi 12 metros chamuscó su barba incipiente mientras calentaba el aire del globo. El ventilador reciclado de un pequeño ciclomotor distribuía el aire por el interior de las lonas. Todo listo.

Afortunadamente los cálculos, esta vez, fueron suficientes. El globo se elevó con los 4 adultos y 4 niños hasta los 2.500 metros mientras duró el propano. Cuando este se terminó, poco a poco, fue descendiendo hasta alcanzar una pequeña colina en la ciudad de Naila, al otro lado de la frontera.

globo_estado

Estado en el que quedó el globo tras la aventura

.

Sin la certeza del éxito desembarcaron para buscar señales positivas. Permanecieron cobijados varias horas en un granero cercano. Hasta que pronto divisaron una patrulla de policía. Cuando distinguieron la marca del coche (Audi) tuvieron la certeza de que se trataba de un destacamento de la Alemania occidental. Estaban a salvo y en el lado correcto.

La Cruz Roja de Baviera y la alcaldía de Naila los acogió hasta que ambas familias encontraron trabajo y hogar.

La trascendencia de la famosa evasión supuso un duro golpe a la imagen infranqueable de la frontera política. Inspirador, modelo y símbolo de libertad para millones de incrédulos, el vuelo de los Strelzyk significó el comienzo de lo que sería la fundición del Telón de Acero.

globo_hoy

Fotos del vuelo del globo original en el 10 aniversario del viaje. Fuente

.

Fuentes y enlaces:

Algunos recordaréis una entretenida película de Disney titulada “Fuga de noche” (Nigth Crossing), protagonizada por John Hurt y basada en los hechos (90% realista según Peter Strelzyk). También circula la historia por las mejores recopilaciones de fugas históricas. Otras fuentes para documentarse aquí, aquí, aquí y aquí.


menéame si te pareció interesante. Gracias !

Vota la anotación en Bitacoras.com. Gracias!

A %d blogueros les gusta esto: