El capitán Umberto Nobile y la tienda roja


Esta es la historia de un aventurero polémico, sus cobardías  y el poso histórico de sus hazañas. Umberto Nóbile fue un ingeniero aeronáutico italiano y uno de los exploradores árticos más famosos. En 1928 encabezó una desgraciada expedición en la que perecieron la mayoría de sus compañeros y fue acusado de cobardía. Nobile fue el primer explorador en avistar el Polo Norte desde un avión y se precipitó cuando pretendía alcanzarlo con un dirigible, provocando la primera gran operación de rescate polar de la historia.

En mayo de ese año Umberto Nobile encabezó una expedición italiana con el objetivo de atravesar el Polo Norte con un dirigible; el “Italia“. Justo dos años después de  participar en la pionera expedición de su ex-amigo Amundsen en el dirigible “Norge” (Noruega) considerada la primera en alcanzar el Polo.

El dirigible  Italia, que pilotaba Nobile, se estrelló el 25 de mayo a los 81° 14′ latitud norte, 28° 14′ longitud este en un iceberg a la deriva. En el choque, al cabina de la nave quedó en el hielo con diez de los tripulantes, mientras que el dirigible propiamente dicho se soltó y arrastró con él a los otros seis, que desaparecieron para siempre. Para proteger a los expedicionarios  se había fletado un barco de apoyo que sería el responsable del abastecimiento y rescate en caso de accidente. El barco Città di Milano estaba al mando del incompetente Giuseppe Romagna y su misión era percibir las señales establecidas por Nobile para datar su posición en caso de problemas. La radio se averió en la caída y a falta de los actuales GPS y sistemas de posicionamiento modernos, el contacto visual era la única fuente para localizar los asentamientos, Nobile planeó una serie de señales para facilitar su avistamiento, entre ellas una gran tienda de lona que pintaron de rojo para hacerla visible desde gran distancia.

El capitán Romagna, polémico personaje  fichado a última hora por Nobile, fue incapaz de encontrar la expedición. La tripulación vivió en condiciones extremas en el frío polar durante 3 semanas. El hielo a la deriva llevó a los supervivientes hacia las islas Foyn y Broch. La incompetencia de Romagna supuso que todas las angustiosas señales que los supervivientes habían dejado para facilitar su localización y rescate no fueran encontradas hasta varias semanas más tarde, y que a pesar de que a bordo iban tropas de montaña italianas, con personal especializado y con la misión de actuar en caso de que surgiera cualquier emergencia, las autoridades italianas no hicieron ningún esfuerzo por organizar una misión de búsqueda y rescate. Por ello fueron Noruega, Suecia y Finlandia las que, al final, pusieron en marcha la primera misión de rescate en el Polo.

Incluso Amundsen olvidó las diferencias del pasado con el capitán Nobile y se unió a los rescatadores, encontrando la muerte en su sobrecargado hidroavión cuando regresaba al cuartel general de los exploradores.

El 20 de Junio El Fokker 31 de la fuerza aérea Sueca  pilotado por el teniente Einar Lundborg localiza la tienda roja y aterriza en una pista de nieve y hielo. Nobile pide que evacuen de urgencia a su compañero  ‘Cecioni’ herido en el accidente, pero Lundborg, siguiendo instrucciones de autoridades superiores, contesta: ” no, tengo orden de llevarme a usted  primero porque  tiene que darnos instrucciones para elaborar un plan de rescate del resto de compañeros”.

Así, y  empujado también por los hombres de su equipo, acepta subir a la avioneta. Cuando el avión de Lundborg volvió a recoger al segundo de los supervivientes se estrelló al tomar tierra, quedándose él también atrapado con los demás. Nobile llegó al barco de Romagna donde se sorprendió de la incompetencia reinante. Sus intentos por coordinar los esfuerzos internacionales de rescate fueron bloqueados y cuando intentó marcharse, el capitán  lo puso bajo arresto. Sus telegramas a los supervivientes que seguían aún en el hielo y a los equipos de rescate, eran fuertemente censurados. Fue obligado a firmar una declaración en la que quedaba como un cobarde, puesto que en ella se afirmaba que él había solicitado ser el primero en ser evacuado. El resto de sus hombres fue finalmente rescatado por el rompehielos soviético Krasin.

Después de la tragedia y a pesar de ser recibido en Italia como un héroe, Nobile fue hecho responsable del desastre para encubrir la incompetencia de la administración italiana; por lo que presentó su renuncia en la fuerza aérea italiana y  expuso sus quejas al mismísimo Mussolini. Marchó a trabajar a la Unión Soviética en su programa de dirigibles para posteriormente dedicarse a la docencia en los Estados Unidos. En 1945 fue perdonado por la fuerza aérea italiana y Nobile regresó a Nápoles donde fue profesor hasta su retiro. Murió en Roma en 1978.

En 1971, el director ruso Mikhail Kalatozov dirigió una excelente película protagonizada por Sean Connery y Claudia Cardinale basada en los hechos titulada “La tienda Roja“. He encontrado en youtube dos porciones de dicha joya, en versión original aquí y aquí

Fuentes 1,2,3,4

Deja un comentario

1 comentario

  1. No canso de sorprenderme con estas historias donde la estupidez humana son la causando de la mayoría de los problemas…

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: