El niño que ha robado la sed a medio millón de africanos.


Ryan Hreljac, Canadá (3/5/1991) tenía sólo 6 años cuando decidió poner en orden su pequeño mundo. Si él podía disponer de agua potable abriendo un pequeño grifo ¿Por qué al otro lado del planeta no podían hacer lo mismo?. Con esta lógica aplastante, modelo y ejemplo fagocitador de otros proyectos considerados adultos, nació de sus manos “Ryan’s Well” la empresa más fascinante que un niño de su edad haya emprendido jamás.  Fue tal el empeño que hoy, con tan sólo 17, preside una de las mayores ONG para la implantación de modelos de desarrollo en la crisis de agua. Desde entonces y hasta ahora ha dado servicio de agua potable a 577,640 personas.

Lo que convierte esta entrañable historia en un ejemplo para nuestro legado heroico es la precocidad, el empeño y la perseverancia de un niño de tan sólo 6 años por imponer sus ‘crudas’ convicciones. El magnetismo de sus acciones ha contagiado a miles de empresas y personas mayores que él, tal vez humilladas en la comparación objetiva. Todo ello ha permitido, a través de lo que Ryan describe como el “Ripple Effect” (efecto Onda); que el sueño de un niño por tener “Agua potable para todos” se convierta, poco a poco en realidad.

No se trata de la típica campaña publicitaria orquestada bajo manta de alguna sociedad  católica pro-vida. Es, simplemente,  el recuerdo adulto de la lección infante que nos enseño en su día  el mismísimo Saint-Exupéry a manos de su “Principito”

Smiles in Poverty (sonrisas en la pobreza). Fuente yeeeeee.com

La historia.

Un día del inolvidable invierno de 1998, en Kemptville (Ontario) localidad natal de Ryan, la profesora del Colegio St. Michael, Mrs Nancy Prest estaba dando una pequeña charla a su clase de primer grado sobre las condiciones y salubridad de los estudiantes de su misma edad que vivían en África. Preguntó a sus alumnos si sabían cual era la primera causa de muerte entre sus homónimos los africanos. Todos los niños convencidos de que era la escasez de alimentos se sorprendieron al saber que es la mala calidad del agua que beben lo que diezma las aulas de sus ‘antípodos‘.

Ryan Hreljac quedó muy extrañado por la falta de ‘agua limpia’ y preguntó a Nancy cuanto costaba un grifo en África. Mrs Prest, desconcertada, anticipó a Ryan una cifra que había leído en algún documento: 70 dólares por una bomba extractora. Ese mismo día al llegar a casa, Ryan, que todavía estaba aprendiendo a conocer el valor monetario de las cosas; pidió a su madre el dinero para comprar un grifo y enviarlo por correo.

Susan, la primera persona que padeció el ‘Ripple Effect’, ignoró entre la bula y el desconcierto las inquietudes de su hijo. Pero Ryan insistió durante toda la semana  sobre el dinero e incluso le propuso hacer las tareas domésticas durante todo un año para ganarse la posibilidad de decidir que hacer con un primer sueldo.

“No lo entiendes mamá”, dijo, con lágrimas llenando sus ojos. “Los niños están muriendo simplemente por no tener agua limpia!”

Su madre, aceptó el reto, a sabiendas de la escasez de constancia en un niño de su edad . Ryan aspiró, limpió las ventanas y con mucha determinación, trabajó pacientemente y ahorró cada moneda dentro de una lata vieja de galletas. Su madre, cómplice del juego que no del propósito,  le anticipaba las monedas ganadas en tarea. Sus dos hermanos se implicaron del proyecto pero pronto claudicaron ante tanta bendita tozudez . Ryan hizo todas las tareas que le permitían su corta estatura desde enero de 1998 hasta finales de abril.

Susan acompañó  entonces a su hijo a la oficina de la Watercan para entregar sus ahorros. La directora ejecutiva Nicole Bosley explicó al encorbatado niño que con 70 dólares solamente se puede adquirir una bomba de mano. Para perforar un pozo se necesitarían unos 2000. A lo que Ryan contestó:

¿Tendré que hacer más quehaceres entonces.?

Nicole Bosley, nuestra segunda cautiva del ‘Ripple Effect’, convenció a sus superiores y a la Agencia de Desarrollo Internacional de Canadá para pagar la factura del pozo a medias con Ryan. Lo que dejaba la cifra en 700 dólares de ‘trabajos forzados’ en el hogar de los Hreljac. Una familia de clase media-baja con recursos económicos limitados.

Inmediatamente la onda del ‘Ripple Effect’ se propagó por la comunidad y vecindad de Ryan quién no tardó en recolectar el dinero suficiente para la inversión de su primer pozo. La Watercan concedió entonces una entrevista a Ryan con Gizaw Shibru, el director para Uganda de todos sus programas de acción. Ambos eligieron la escuela de Angolo en Otwal como el destino del pozo, una localidad al norte del país azotada por el SIDA y la sequía donde 1 de cada 5 niños moría antes de cumplir la edad de Ryan.

Pero la ambición de Ryan no quedó a expensas de las voluntades adultas. Cuando se enteró que los pozos se perforaban a mano transformó su renovada obsesión en una nueva onda cautivadora en busca de los 25.000 dólares que costaba un taladro móvil. Su madre atrapada entre el orgullo y la devoción consiguió una entrevista a través de su amigo periodista Puddicombe Derek para el periódico ‘Ottawa Citizen‘ que desembocó en un documental para la TV y la llegada de cheques y donaciones desde todos los puntos del país.

Mientras, en su clase, la profesora Nancy inició un intercambio de cartas con los alumnos de la escuela de Uganda:

…Querido Ryan, me llamo Akana Jimmy. Tengo 8 años. Me gusta el fútbol. Nuestra casa está hecha de hierba. ¿Como son en los EEUU? Tu amigo, Akana Jimmy.

Ryan contestó con:

..Querido Jimmy, Debe ser fantástico tener una casa hecha de hierba. Tengo 8 años. ¿Bebes agua de mi pozo todos los días? ¿Cual es tu materia preferida en la escuela? Iré a Uganda cuando tenga 12 años. Mi casa está hecha de ladrillos[…] Escríbeme pronto. Tu amigo Ryan.

Llegada y recibimiento de Ryan en Otwal, Uganda.

Perforación automática  de pozo en la escuela de Angolo, Otwal, Uganda.

La carta adjuntaba una fotografía de Jimmy. Un estudiante con una historia también cautivadora que había logrado escapar de las garras del Ejército de Resistencia del Señor o LRA. Durante semanas Ryan adoptó como suya la imagen de su nuevo amigo. ¿Podría reunirme con él?. Se preguntaba. Susan y su marido pensaron que quizás, algún día, podría permitirse un viaje. Tal vez cuando Ryan cumpliera los 12. Pero Ryan no podría esperar tanto. Pronto,  el efecto rebote de la siguiente onda atrajo a un adinerado ejecutivo del barrio que donó a los Hreljac su tarjeta de puntos aéreos, recolectados en sus infinitos viajes, lo que permitió a Ryan viajar a conocer a su nueva alma gemela.

Documental “Ryan’s Well”. Primeros 10 minutos.

En el mes de julio de 2000 Ryan llegó a la ciudad de Otwal acompañado de sus padres. 5000 niños le esperaban coreando su nombre.

“¡Saben mi nombre!?. Dijo asombrado. “Todos los que viven a 100 kilómetros saben tu nombre, Ryan? dijo Gizaw Shibru.

Al final del pasillo humano le esperaba su amigo Jimmy. Éste agarró de la mano a Ryan y se  lo llevó a ‘su’ pozo para que pudiera cortar la cinta.

Inauguraba entonces el primero de los 432 pozos que a través de 15 países (fundamentalmente en África) ha perforado con las inversiones de su Fundación.

El futuro.

Una bonita y entrañable historia cimentada en los sueños de un niño y consolidada en las inquietudes de un adolescente. Ryan no ha parado desde aquella mañana de enero de 1998. Su hazaña, que  reside en su obcecación constante por llevar un bien primario a todos los rincones del mundo, ha conducido a su fundación a la recaudación de varios millones de dólares.

La colección de premios y meritaje de Ryan es enorme. Re-invirtiendo con inteligencia  sus encuentros y famoseos en papel moneda. Además, Ryan ha participado en multitud de conferencias incluyendo el Foro Mundial sobre el Agua celebrado en Kyoto en marzo de 2003.

Vista la historia me gustaría comentarais lo que habéis sentido al conocerla. Si el consuelo por lo ejemplar de su precocidad o la humillante sensación de pérdida de sabiduría con la edad:

[…] Las personas grandes nunca comprenden nada por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones. “El principito”

Fuentes, enlaces y créditos:

La historia la encontré con un golpe de suerte revisando efemérides. Ryan cumple años el mismo día que un servidor, aunque unos añitos después. Ya os he hablado de su Fundación, donde podéis encontrar los datos más interesantes de sus proyectos, historias y las fotos que ilustran el apunte.  De aquí saqué los diálogos. La historia más detallada y novelada se cuenta en el libro “Ryan y Jimmy” .

Aquí un vídeo de una entrevista reciente de Ryan para la CNN. Para ver el documental completo de “Ryan’s Well” visitar este enlace , por lo que cuesta una coca-cola podéis ilustraros con los 52 minutos de un buen documental.

menéame si te pareció interesante. Gracias !

Vota la anotación en Bitacoras.com. Gracias!

Si quieres leer más historias como ésta tal vez te interese “El hombre que talló por amor 6000 escalones”


Deja un comentario

129 comentarios

  1. Interesante, y SUMAMENTE inspirador. Gracias por compartirlo!!

    Responder
  2. jesus

     /  septiembre 26, 2008

    me cagoento mestoy haciendo viejuno me he emosionao y to…por un momento he tenido fe en el ser humano…despues me he dado cuenta que las fotos estan curradas con fotosop y que detras de todo esto esta el vaticano y su ansia de cristianizar a los negritos

    Responder
  3. bakmax

     /  septiembre 25, 2008

    Intrigante la historia, el poder de los sueños es mas grande que cualquier otra cosa, cumplir tus sueños, te vuelven una “maquina” capaz de realizar lo que quieras, el limite es tu imaginacion.

    La hisotira es un ejemplo a seguir, sin duda lo pondre en mi blog.

    Responder
  4. Es cierto Persep. Lo sabía, pero me parecía enriquecedor utilizarlo de las dos formas y así lo hice ;-). Gracias

    Responder
  5. PerseP

     /  septiembre 25, 2008

    Hola,
    hay un pequeño error de traducción del ingles.
    Agua limpia viene del ingles “clean water” pero en español se utiliza más el termino “agua potable”

    Responder
  6. hojasdehierbas

     /  septiembre 25, 2008

    siiii, me ha gustado mucho, creo que deberíamos de hacerlo nosotros mismos a diario, con un pequeño acto de generosidad, para con nuestra familia, vecinos, amigos, y también con algún inmigrante que conozcamos, que este en nuestro barrio, que necesite nuestra ayuda, poner nuestro granito de arena de solidaridad y afecto en este maltrecho mundo, que les estamos dejando a nuestros hijos.
    Y…….. yo desde aquí pido ayuda a alguna alma caritativa que desee ayudarme con mi recién estrenado blog, aiiinnssss no sé como hacer las cosas. gracias.

    Responder
  7. Brownboxer

     /  septiembre 25, 2008

    Nunca leo este tipo de mails, sin embargo encuentro interesante el dedicar unos minutos a este tipo de proezas……..pensando que mientras algunos lloran por quiebras y crisis financieras, con esa mismo dinero podrían arreglarle la vida a esta pobre gente.

    Grandioso………y sigan adelante

    Responder
  8. Una historia entrañable y emocionante. Es triste (aunque a la vez muy hermoso) que haya sido un niño el que con su empeño haya logrado esto. La verdad es que da que pensar.

    Kurioso, estoy enganchadísimo a tu fantástico blog. Te felicito por estas perlas de posts.

    Responder
  9. tallcute

     /  septiembre 25, 2008

    Un ejemplo a seguir por muchos. Me ha encantado leer este post, gracias!

    Responder
  10. Hola

    No puedo dejar de decir que …. gracias por este escrito !!!. Sencillamente maravilloso, tierno y a la vez duro.

    Mi más sinceras felicitaciones. Tanto la historia como la redacción son un 10. Magnifica !!

    A partir de ahora, como sabes, tienes un lector más. Es un placer leerte.

    Salutacions cordials i una abraçada virtual.

    P.D.: El resto de los escritos … ufff, geniales !! En los tiempos que corren se agradecen 😉

    Responder
  11. felipe

     /  septiembre 25, 2008

    OWNED!!!!…para los adultos

    Responder
  12. Lenna

     /  septiembre 25, 2008

    Oh Dios, ahora debere explicar a mis colegas de la oficina porque estoy hecha un mar de lagrimas…

    Conmovedor y muy inspirador, sin duda.

    Responder
  13. Demostenes

     /  septiembre 25, 2008

    Estoooo… Por comentarlo, simplemente. Y todo el mogollon de ONGs que tenemos con toooda la pasta que sacan….. ¿Que cojones hacen? (y llevan haciendo estos años), porque si un crio a base de echarle huevos ha conseguido un pozo, echando cuentas me sale que en africa no deberían quedar rinocerontes porque no tienen sitio para moverse esquivando pozos

    Responder
  14. Otro que se ha puesto a llorar en el trabajo
    ¡Y esta vez no ha sido al mirar mi nómina! 😛

    Una historia preciosa e inspiradora.

    Responder
  15. Es una historia preciosa de como las cosas son más simples vistas desde los ojos de un niño, porque su inocencia no ve límites, y quien no se limita, crece sin barreras.

    He llorado como una enana, delante del ordenador.

    Es una pena que a todos nos asombre su arrojo y su tesón, y todos sigamos tecleando en vez de seguir su ejemplo. Quizá por esto, es admirable.

    Responder
  16. Simplemente, hermoso.

    Responder
  17. A mi también se me han puesto los ojos como a los dibujos animados japoneses, además he sentido tremenda envida al saber de la energía y el empeño de ese niño, yo siempre estoy intentando hacer cosas y la mayoría de las veces se quedan en el limbo de los proyectos. Seguramente con ingenuidad y espontaneidad conseguiría mejores resultados.

    Enhorabuena por la magnífica historia, como siempre te superas.

    Responder
  18. john

     /  septiembre 25, 2008

    sinceramente se me encharcaron los ojos que historia tan linda

    Responder
  19. molinos

     /  septiembre 25, 2008

    Muy bien…kurioso….

    Responder
  20. Julian

     /  septiembre 25, 2008

    Sublime

    Responder
  21. rafa

     /  septiembre 25, 2008

    pone los pelos de punta

    Responder
  22. namidettje

     /  septiembre 25, 2008

    ARGh!! Ya estamos otra vez con los lloriqueos 😦
    Dejando las lágrimas aparte, desconocía por completo la historia y desde mi mente adulta me es imposible comprender como éste niño ha visto tan claro lo que debía hacer y el como…A la edad de 6 años. No hace más que demostrar que cuanto más crecemos (y en teoría maduramos), más perdemos esa capacidad innata para la lógica más simple y buscamos soluciones muy enrevesadas para problemas que hasta un niño de 6 años puede y sabe resolver. La verdad, aparte de lo emotivo de la historia, se me cae la cara de vergüenza por que éste niño nos ha dado una bofetada ha muchos (Tengo la cara rojísima) con algo tan simple como un grifo.
    Y como no, se aprecia un tratamiento de la historia y un toque mágico propios del autor.Simplemente genial 🙂

    Responder
  23. Eriel

     /  septiembre 25, 2008

    Muy buena ésta historia. Niños como éstos son los que tienen que nacer en los países ricos para ayudar a los niños de los países pobres.

    Responder
    • Es una verdaderamente impresionante y digna de seguir como ejemplo. Es como un soplo de aire fresca, me ha encantado, gracias

      Responder
  24. Isaac

     /  septiembre 25, 2008

    Ojalá todos los niños del mundo fueran como él, porque al convertirse en adultos no habria la necesidad de un remedio para una enfermedad como la que actualmente tiene el hombre que es, él mismo.

    Responder
  25. Xinax

     /  septiembre 25, 2008

    Sorprendente. Fantástica. Bien relatada. Emotiva. Siempre he pensado que los niños son muy listos, y los vamos deteriorando irremediablemente a medida que cumplen años, embutiéndoles “urgencias” que no lo son. Es una gran historia, que te hace recuperar cierta esperanza en el género humano. Gracias

    Responder
  26. Interesante articulo, a mi me ha emocionado conocer la historia de Ryan, sin duda tendriamos que aprender mucho de él.

    saludos!

    Responder
  27. Esther

     /  septiembre 25, 2008

    Todo un ejemplo, si señor. En vez de ignorar el problema o lloriquear, que es lo que solemos hacer los adultos, él intentó encontrar soluciones y nunca se dió por vencido. Esta historia debería leerse en todas partes, empezando por las escuelas.

    Responder
  28. De una historia triste saltaste a esta impresionante lección de un niño.
    Me hiciste llorar en el trabajo, que lo parió.

    Responder
  1. Ripple Effect: el niño que ha dado agua a medio millón de africanos en Radiocable.com
  2. Blog de César Pinto » Blog Archive » La historia de Ryan Hreljac

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: