La novia cadáver


Esta es la crónica de un amor que empieza donde acaban los demás. Una historia de amor imposible entre un cadáver y su raptor. Un cuento mórbido con la sutileza de un matrimonio imposible. Carl von Cosel amó, mimó y cohabitó en su lecho con el cuerpo sin vida de Maria Elena Milagro de Hoyos durante 7 años. Marioneta de sentimientos, alucinaciones y pasiones, Elena fue consorte post mortem de un hombre enigmático y obsesivo que, gracias a la empatía generada por su historia fue exonerado por la ley e indultado por su comunidad.

Carl von Cosel y el cadáver momificado de Elena Hoyos

La amór-bida historia siempre fue contada en internet desde el lado oscuro, sin concesión alguna al romanticismo.  Es interesante contrastar los hechos salpicando la narración con las voces y perspectivas de Von Cosel, extraídos de su autobiografía The Secret of Elena’s Tomb” (1947) y de las entrevistas y declaraciones tomadas en su juicio.

Romeo sin Julieta.

En 1927, con 50 años, Carl von Cosel abandona a su familia en su Dresden natal (Alemania) y emigra hacia Key West, Florida. Carl es un hombre maduro y carismático; instruido, con varias titulaciones y dispuesto a comenzar una nueva vida. Pronto encuentra trabajo como radiólogo y patólogo en el Hospital de la Marina, es un hombre afable y de trato fácil que sorprendía por su inteligencia y habilidades. Levantó un taller en su casa donde proyectar sus delirios a modo de extraños aparatos eléctricos, órganos musicales e incluso, con tiempo, llegó a re-construir un imponente avión a base de desechos y reliquias militares que bautizó con el nombre de “Condesa Elaine”. Más tarde éste se convertiría en el hogar del esperpento.

El Hospital de la Marina, propio del ejército americano, se inundaba de pacientes masculinos.  La única mujer que  recordada Carl ingresada fue una bigotuda-cocinera de 150 kilos tras una disputa a navajazos con la tripulación. En abril de 1930 una nueva paciente requirió los análisis de Carl Von Cosel.

Elena Hoyos en 1926

Elena Milagro de Hoyos era una bella y joven modelo Cubano-americana hija de un comerciante de tabaco, y establecida en Florida con sus padres y dos hermanas. La tuberculosis que diezmó a casi toda su familia debutó en Elena  en esa primavera.  El padre aprovechó parte de una amistad a base cohechos con un médico del ejército para disfrutar de un vasto examen médico en el mejor hospital del condado.

La primera vez que se vieron vivos, Carl cimentó la imagen que le perseguiría el resto de su vida:

..Llevaba un ligero vestido de primavera cuidadosamente planchado, barato pero típico y bien lucido, con salpicones abstractos del color y flores sobre fondo blanco. Alrededor de su cuello un collar iridiscente  de perlas artificiales. Tenía piernas esbeltas. Pelo negro lustroso y largo que se desplomaba sobre sus suaves y bronceados hombros […] pude evitar su cara, pero no sus turgentes pechos que se disparaban y caían por culpa de la maldita tos…

A partir de este momento Von Cosel construyó una obsesión.  Convencido de que había soñado con ella durante décadas y que estaba destinada a ser su esposa, enfocó su existencia a cultivar inteligentemente el aprecio y la estima de Elena. Camino de la seducción entregó su lucidez a cambio de extraños obsequios y pócimas mágicas que buscaban la milagrosa curación de su amada. Gastó un dineral en una bobina de Tesla con la que inducir descargas curativas a Elena. Inició un tratamiento experimental y novedoso de rayos X y compró libras de polvo de oro que combinaba en sus jarabes curativos. Ni Elena ni su salud correspondieron las atenciones, simplemente ella encontró en Carl el último hombro en el que apoyarse antes del asumido desenlace.

Ilustración de Von Cosel en Fantastic Aventures 1947

Muerte y Resurrección.

El 25 de Octubre de 1931 Elena Hoyos murió en casa de sus padres a los 22 años. Carl vivió sus últimos días junto a su lecho, colmando de vanos cuidados y atenciones:

…quiero ser tu enfermero, tu amo de llaves, tu amante, tu marido…quiero cuidar de ti para siempre o volar contigo a las estrellas!!

El desenlace, devastador, dejó nuevamente sólo y consternado a Von Cosel. No poder desagraviar el desaire de su amada  en vida desencadenó su locura con la muerte. Convenció a la familia para pagar el entierro y construir un enorme mausoleo.  El panteón marmóreo fue diseñado por el propio Carl. El féretro metálico contaba con unos conductos secretos para suministrar al cadáver formaldehido y otras sustancias que conservaran el cuerpo, también contaba con un auricular para comunicarse con el ataúd. Noche tras noche, Von Cosel se sentaba junto a su sarcófago y comenzaba, según él, a comunicarse con Elena. Ella le suplicó  la puesta en libertad de su “prisión” para que pudieran estar juntos.

Tumba de Elena Hoyos en el cementerio de Key West

En las primeras noches Carl, recordando el famoso “Entierro prematuro” de Edgar Allen Poe, acercaba a la boca de Elena un vaso cristalino esperando que el aliento empañase el vidrio. 700 noches de conversación más tarde, en la luna nueva de abril de 1933 Von Cosel decidió exhumar en la oscuridad el cadáver de Elena para llevarlo a su nuevo hogar: El fuselaje del “Condesa Elaine”.

Detalles del estado del cuerpo de Elena.

Durante los siguientes siete años, Von Cosel hizo todo lo humanamente posible por mantener a su amada cerca de él; en cuerpo y alma. Unió los huesos con alambres de piano y ganchos de perchas. Tras vaciar en terracotas, al modo egipcio, sus órganos deshidratados; rellenó su figura casi vacía con trapos empapados en  líquido embalsamador y canela china, abultando su espalda a una forma más natural. Pieza por pieza, fue fortaleciendo su piel con tramos de cera y seda, construyendo una máscara de su cara que le servía de molde en los mantenimientos. Trataba regularmente su piel con lociones, pociones y electroterapia mediante la potente bobina de Tesla. Sustituyó su podredumbre con ojos de vidrio, y fabricó una peluca con los pelos que perdió durante tanto tiempo. La vistió con un traje de boda, velo blanco de encaje, diadema y unas alianzas y , tras perfumarla a diario con aceites, la dormía en su cama con las melodías salidas del órgano de fabricación casera.

Restos del avión “Condesa Elaine”. Hogar de los Cosel.

.- ¡oh!, Carl,  gimió Elena, hemos esperado durante tanto tiempo!. Le he deseado desde el principio. Hace tiempo que impulsó en mí una gran pasión que me hace perder toda inhibición. Seré su esposa cariñosa y casada, cumplidora en la iglesia y su puta en la cama.

.- ¡¡No use esas palabras, Elena!!

.- ¿No somos marido y mujer,  Carl?. ¿Habrá un muro de palabras o secretos entre nosotros?. Mi alma es la tuya para siempre, Carl. ¿Vas a permitir que algo nos separe?

.- Nada. Somos una unión dulce de la vida y la muerte, un triunfo físico sobre el sepulcro. Nuestras almas unidas fluyen como un río desde los inicios de la vida hasta  los confines del tiempo.

Vox Populi.

Pasaron los años y los rumores y la creciente introversión de Van Cosel despertaron las sospechas de sus convecinos. Nana, la hermana de Elena, odiada por Carl por ser mala copia física y mostrarle siempre una evidente hostilidad, se propuso investigar los chismes vecinales. Una noche espió a Carl a través de su ventana observando el ritual diario de tanatopraxia; espantada acudió rauda a denunciar a su falso cuñado ante las autoridades. Von Cosel fue detenido por profanación y encerrado a la espera de juicio.

Von Cosel con su abogado Louis Harris tomándole declaración en su casa delante del órgano.

Este giro de los acontecimientos provocó frenesí en los medios de comunicación. La funeraria se convirtió en una trampa turística, exhibiendo el cuerpo de Elena durante tres días. Más de 6000 personas acudieron a ver sus restos.

Muchos empatizaron con el radiólogo, creyendo que lo que había hecho era maravillosamente romántico. Los fans llevaron a su celda regalos, apoyo y consuelo; incluso un grupo de prostitutas cubanas ofrecieron sus servicios de forma gratuita. Dos admiradores pagaron la fianza de 1.000 dólares y Von Cosel esperó en su casa la llegada del juicio.

Desafortunadamente para Nana, el delito de Carl había prescrito. El autoproclamado conde fue pronto puesto en libertad e irónicamente declarado cuerdo sin pena alguna.

.- ¡¡Carlos!!. No dejes que este juez cruel nos separe. No dejes que Nana venza. No quiero volver a la oscuridad ¡Otra vez!. Incluso ahora me están haciendo cosas terribles. Han ido demasiado lejos exhibiendo mi cuerpo en público. Miles de personas a quienes nunca he visto están tratando de tocarme!!
Carlos, ¿puedes escucharlos? Están diciendo cosas feísimas.

.- Elena, querida ¡gracias a Dios! has vuelto..

.- Pensaba que habías desaparecido para siempre. ¡¡Gracias Santa Cecilia, y gracias Jesús!!

.- Carlos, usted sabe que yo estaré siempre con usted.

.- Entonces ¡ayúdeme ahora! ¡Dígame qué debo hacer! […]

…No hay palabras para  expresar la dicha divina que experimentamos. Fuimos y seremos dos almas gemelas una dentro de otra, dulces y encantadoras más allá de cualquier palabra o comprensión humana […]

El amor de Carl hacia Elena fue interminable. El 3 de julio de 1952 Carl fue encontrado muerto abrazado a una efigie de cera de tamaño natural de su amada. Algunos investigadores señalan que utilizó la máscara mortuoria de mantenimiento, fabricada en su día, para realizar la copia. Tom Swicegood, sin embargo, cita a los segundos enterradores como cómplices en el intercambio y entrega del verdadero cuerpo.

Fuentes:

La historia, contada de forma plana y descriptiva, circula por multitud de blogs; todos referenciando a la wikipedia. Algunos datos  y ‘voces’ los saqué del libro “Von Cosel: A True Story” de Tom Swicegood y de las memorias antes referidas. Las fotos las completé aquí. Podéis ver un vídeo del museo dedicado a Elena Hoyos aquí.

meneamemeneame si te pareció interesante. Gracias !

Deja un comentario

32 comentarios

  1. Livi

     /  junio 25, 2013

    Que historia! Uff es algo impresionante y aunque hay algo siniestro en ella también está llena de amor puro, aunque obsesivo. Jamás me habría imaginado algo así. Por otro lado, nunca había entrado a este blog, felicidades, es un deleite leerlo, con historias tan bien contadas. Tenga la seguridad que seré su seguidora.

    Responder
  2. dinodb

     /  noviembre 20, 2011

    Jajaja loco de mierda.

    Responder
  3. Cristian

     /  septiembre 12, 2010

    De esto me enteré en “Aunque usted no lo crea de Ripley” conducido por Jack Palance a mediados de los 80 del siglo XX, él mostraba una replica o el original del maniquí en el museo de ripley.

    Responder
  4. es algo de miedo que ese hombre se haya enamoradop de tal manera para vivir con un cadaver de su amada es algo macabro y repugnante pero comp dicen el amor lo hace todo o amor ciego…

    Responder
  5. carajo era verdad esa historia que me habia contado mi profe cuando estava en 1año… q loquera y yo que no le habia creido nada XO… ME QUEDE SIN PALABRAS.

    Responder
  6. Rodi

     /  julio 28, 2009

    La verdad… estoy perplejo. No sé qué decir!!.-

    Responder
  7. Interesante..
    valor, o locura?
    solo el sr lo sabia, la muerte es soledad, yo trabajo en una funeraria y me ah tocado estar con familiares de los difuntos, aun putrefactos, se an atrevido a acariciarlos, abrazarlos e incluso besarlos, es interesante por que..
    Era su mujer, estaba muerta de hace tiempo, la desmembro para poderla preparar y la conservo años..
    Felcicidades, excelente redaccion, muy buena historia
    saludos

    Responder
  8. Teresa

     /  julio 17, 2009

    Hola, es sobrecogedor, hasta dónde puede llegar el amor… o la soledad, pienso que este hombre estaba muy solo y carente de toda atención.

    Responder
  9. Majorinus

     /  julio 10, 2009

    Completamente asqueroso. Por cierto, me pregunto si la sociedad estadounidense de la época habría sido tan condescendiente con Von Cosel y si se habría tomado su locura tan a chirigota como se la tomó si su víctima en vez de ser una cubana fuese una señora white protestant Anglo-Saxon.

    Responder
  10. Una historia muy intresante y loca a la misma vez. Me llamo la atencion todos los cuidados y detalles que tuvo al “resucitarlo” al cadaver , como por ejemplo tomar los cabellos para armar una peluca para su amada ! – Gracias a esta historia pude entender la letra de la cancion HELENA de my chemical Romance , estoi estudiando en el secundario y comentare a mi Profesora de literatura , para que la analizemos – sin mas que decir suerte y que sigan contando historias de este tipo , lo cual te produce escalofrios y a la ves Es INCREIBLE! suerrte!

    Responder
  11. el fana

     /  mayo 31, 2009

    En una entrevista concedida en el año 1976, Charly Garcia reconoce que la canción “Rasguña las Piedras” fue inspirada en esta historia de amor trágico

    Carl Tanzler

    Rasguña las piedras (Sui Generis)

    Detrás de las paredes
    que ayer te han levantado
    te ruego que respires todavía.
    Apoyo mis espaldas y espero que me abraces
    atravesando el muro de mis días.

    Y rasguña las piedras,
    y rasguña las piedras.
    y rasguña las piedras hasta mí.

    Apenas perceptibles, escucho tus palabras
    se acercan las bandas de rock and roll
    y sacuden un poco,
    las paredes gastadas
    y siento las preguntas de tu voz.

    Y rasguña las piedras,
    y rasguña las piedras.
    y rasguña las piedras hasta mí.
    Y si estoy cansado de gritarte
    es que sólo quiero despertarte.

    Y por fin veo tus ojos
    que lloran desde el fondo
    y empiezo a amarte con toda mi piel.
    Y escarbo hasta abrazarte
    y me sangran las manos
    pero qué libres vamos a crecer

    Y rasguña las piedras,
    y rasguña las piedras.
    y rasguña las piedras hasta mí.
    Y rasguña las piedras,
    y rasguña las piedras.
    y rasguña las piedras hasta mí.

    Responder
  12. Giancarlo

     /  marzo 3, 2009

    da escalofrios me recuerda una leyenda de mi tierra el manchaypuito, pero es sobre los amores de una joven y un cura, la joven fallecio durante uno de las salidas del cura, este se volvio loco de amor por ella la desenterro y de una de sus canillas hizo una quena y tocaba una cantata dulce y suicida “el manchaypuito” quien la escucha se dice que se vuelve loco… y murio el cura loco dde amor

    Responder
  13. ruben

     /  enero 27, 2009

    La historia sinceramente esta contada de una manera muy buena diria espectacular, ahora el contenido da escalofrios

    Responder
  14. Angelique

     /  noviembre 14, 2008

    Esto si que es una verdadera obsesión!

    Responder
  15. serpiente cascabel

     /  septiembre 22, 2008

    uffff si es verdad eso de que la realidad supera la ficcion!
    es oscura la historia, pero igual yo le veo su lado romantico =)

    Responder
  16. Hola,
    Vengo del Maikelnai’s Blog, no conocía este sitio pero me quedo ( con tu permiso).
    Me ha impactado la historia un monton, no sé si es amor, locura, obsesión o todo mezclado pero pone los pelos de punta, por un lado de lo que ha sido capaz una persona por “amor” y por otra los hechos en si mismos…escalofriante, y muy bien contada.

    Responder
  17. Otra historia que te atrapa. Me llama la atencion la paciencia que tienes de buscar estas cronicas, que suerte para los que te leemos que te tomes este trabajito.

    Saludos desde Japon.

    Responder
  18. Vengo del Maikelnai’s blog, no conocía la historia y realmente es sobrecogedora, que pena me ha dado el médico.

    Responder
  19. Esther

     /  septiembre 13, 2008

    Pobre Elena… muerta con 22 años, objeto de oscuro deseo y expuesta a la curiosidad de la multitud, incluso ahora, tantos años después. Más que romanticismo, le veo obsesión y lo más curioso del caso es que le declararan lúcido en un juicio… Sin embargo, una excelente historia, como siempre. Enhorabuena.

    Responder
  20. namidettje

     /  septiembre 12, 2008

    Buff, debo admitir que la espera ha valido la pena (Me he permitido irme unos días de vacaciones y en muchas ocasiones recordaba ésta historia por contar…).
    De como a organizado y narrado la historia huelgan comentarios que no le haya dicho ya Kurioso y realmente el Conde nos muestra la fina linea que separa la locura del amor.A mi gusto, Von Cosel la rebasó de manera irremediable y aunque nos amortigüemos en el romanticismo de sus actos, poneros en el lugar del cadaver y averigüad si sería deseable que os hicieran lo mismo. Además, debemos tener en cuenta, tal como relatas, que ella nunca manifestó un amor por el Conde, más que en encontrar un último hombro en el que llorar y finalmente morir. Independientemente del romanticismo ya mencionado que envuelve toda la entrada (He dicho ya que es increible?), bueno no, sin independencia, ya que sin tú estilo particular ésta historia podría encajar en cualquier página de bizarradas acompañadas de fotos explícitas sin más historia que una breve reseña, el bueno de Von Cosel estaba loco, y aunque fuera de amor me cuesta sobreponer el romanticismo al horror que supone realizar todas las acciones que él realizó para reconstruir el cuerpo en condiciones nada óptimas. Y si alguna vez han olido un cuerpo en descomposición avanzada, les aseguro que aún llenos de amor por la persona “descompuesta”, tiene que poseer una mente cuanto menos inestable para reconstruir algo desde la podredumbre, aunque posean conocimientos para ello.
    La entrada como siempre, revela sentimientos, aunque ésta vez sólo siento pena por la desdicha de un hombre que se fue a enamorar de la muerte ya, que lo que poseía entre manos aunque era Elena, sólo era un cascarón con la muerte en los párpados de cristal.Ahora creo que me vienen a la mente casos parecidos, pero éste es de los más sonados.
    Sólo me falta agradecerte que hayas hecho que la espera valiera la pena y no te imaginas la ilusión que he notado cuando he visto en mi lector de feeds tu nueva entrada. Sin más, me quito el sombrero.

    Responder
  21. ¡Ya es verdad eso de que la realidad supera la ficción! ¡La historia pone los pelos de punta!

    Responder
  22. Joer tú! De verdad que alucino con tus historias y cómo las cuentas….

    Un saludo con escalofríos… 🙂

    Responder
  23. Manji

     /  septiembre 11, 2008

    Me vuelves a sorprender con una excelente história. Felicidades

    Responder
  24. Ahora entiendo de donde saca los argumentos de sus películas Tim Burton.

    Responder
  25. molinos

     /  septiembre 11, 2008

    amor-bido??? jajajajaj…ay..kurioso….
    Buena historia.

    Responder
  26. Leo tu blog desde hace poco con gran interés, pero hoy con el corazón encogido!! Es espeluznante!!

    Responder
  1. La novia cadáver
  2. El Cadaver de la Novia | Tu Ultima Voluntad
  3. [MITOS] Dr.Carl Von Cosel - BUFORO.COM - El Foro Libre
  4. Te amaré después de muerta, María Elena | Maikelnai's blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: