¿Donarías el 0,05% de tu patrimonio?


 #TodosSomosAmancio

.

Hace una semana, nuestro rico más universal –Amancio Ortega– hizo una donación aportación a la caridad de 20 millones de Euros. Las reacciones del vulgo español, muy dado a radicalizarse, se dividieron entre los que se arrodillan ante su nuevo ‘Dios de los emprendedores’ y los que, parecíendoles un gesto bondadoso y de agradecer, no le consideramos un héroe.  ¿Serías capaz tú de donar el 0,05% de tu patrimonio? ¿Por qué no?

 

 

Héroes son los que, no llegando a fin de mes, dedican la mitad de su tiempo a los demás. Heroína es la azafata de iberia que se dedica a cuidar indigentes. Héroe es el hombre de 93 años que trabaja todavía en el Banco de Alimentos. Héroe es el que organiza desinteresadamente una cadena de favores para resolver problemas de gente que no conoce. ¿Los conocías? Todos ellos son herramientas anónimas de gestión de solidaridad que no se llevan el mérito del dinero donado (ni desgravan el esfuerzo) que sí lo hacen las grandes fortunas. Amancio es solo uno más en la cadena solidaria caritativa. Importante, pero solo uno más. Donar un porcentaje irrisorio de tu papel moneda es muy fácil. Lo difícil es canalizar bien esa aportación.

Cuando comenté en twitter el gesto sobre su millonaria donación a Cáritas las reacciones fueron sorprendentes. Todavía hoy sigo recibiendo un feedback apasionante, mezcla de indignación, aborregamiento y sorpresa. La mayoría preguntando qué había hecho yo para desmerecer el gesto del señor Ortega:

 

Si necesitas preguntarte continuamente cuánto has hecho por los demás, es que piensas que realmente has hecho poco. Pero si necesitas saber lo que han aportado los demás para aportar tú, es que no sueles ayudar nunca nada.

 Se me ocurrió canalizar esta indignación y darle la vuelta para demostrar que #TodosSomosAmancio. Que ayudar en los tiempos que corren SÍ ES UNA OBLIGACIÓN. Que el gesto de Ortega es accesible a todos,… ricos y pobres, empleados y parados, demagogos y oportunistas. Que no supone un esfuerzo para acaparar portadas, homilías o programas de cotilleo. Que el compromiso de algunos con los demás es mucho mayor, diario, no ocasional ni que depende solo del éxito económico. La solidaridad no es patrimonio ni de ricos,  ni de la iglesia, ni de las ONGs.. es inherente al ser humano y solo hay que cultivarla.

 Ayúdame a demostrarlo. Calcula tu patrimonio y tus activos, réstale las deudas, hipotecas y demás y dona el 0,05%. No es tanto, de verdad. Es lo mínimo que deberíamos hacer cada año…Te sentirás en la ‘cima’, saldrás en la portada de todos los medios y se hablará de ti como el salvador de España. Pero esta vez de verdad, porque se reconocerá el esfuerzo anónimo de TODOS. El que se hace continuamente sin reseña en el telediario. El que te obliga tu instinto solidario al mirar todos los días a tu alrededor.

 Aún así, es probable que el 0,05 € de tu patrimonio sea negativo. Que la hipoteca del Banco que estamos rescatando entre todos ahogue tus posibilidades. Que no tengas ni casa, ni coche ni hipoteca. En tal caso con 1€ ya sí que eres un héroe. Dona tu esfuerzo y comparte esta idea.

 

 No me importa hacer público mi patrimonio. Eso solo le pasa a los que creen que no se lo han ganado justamente. Restando lo que me queda de pagar de hipoteca al valor de compra de mi casa entre dos (gananciales) y  sumándole los ‘activos’ me salen 314.000€. El 0,05% de todo eso son 157€… una décima parte de lo que me han subido los impuestos este año para que todo vaya a peor o a los Bancos (ojo! a la comisión de BANESTO)

 

Yo elijo una causa solidaria -a algunos os sonará- no caritativa, como Ortega. Un proyecto que empezó con la ilusión de una buena idea. Porque invertir en solidaridad es una apuesta de futuro y más rentable. Como dice el gran Galeano: “La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde arriba, la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”

 Elige tu proyecto solidario. Implícate con él y demuestra que en las menciones sobre Amancio Ortega faltabas tú y millones de españoles que hacen lo que pueden con lo que tienen sin necesidad de reconocimiento ni titulares. Que no se quede en otra bonita idea de las redes sociales.

 Te dejo varias plataformas y proyectos para ayudarte a decidir donde aportar.  Puedes completar tus sugerencias en los comentarios.

 http://goteo.org/

http://www.kiva.org/start

http://www.gofundme.com/

https://www.bbvasuma.com/suma/

http://elmacarronsolidario.blogspot.com.es/

http://www.juegaterapia.org/juegaterapia.php

 

Actualización. 15/nov

Los chicos de la agencia  JWT han creado una aplicación gratuita para que puedas calcular tu patrimonio fácilmente. Incluyen enlaces a distintas ONGs para efectuar la donación.  ¡Gracias!

 

La vuelta al mundo de un arquitecto en 30 fotografías


Todo listo en la góndola del globo Victoria II. 60 bombonas de propano. 5 metros cuadrados de panel solar. 120 litros de agua, 15 kilos de provisiones y gadgets… muchos gadgets para navegar, inmortalizar y atacar los kilos de soledad que inflarán el lastre del Victoria. A punto de emprender un viaje alrededor del mundo sin escalas en busca de respuestas. La aventura no está tras un record ya imposible, la idea es fotografiar 30 de las más variadas ciudades para estudiar y comprender el tejido urbano que domina el planeta del siglo XXI. Este es el cuaderno de bitácora del sueño imposible de Le Corbusier y Verne.

Puedes seguir leyendo el artículo completo en JotDown Magazine o descargártelo en PDF (22 páginas)

Héroes de metro y medio


.

Decía El Principito: “Todas las personas mayores fueron al principio niños. Aunque pocas de ellas lo recuerdan”. Todos hemos jugado a ser héroes. Soñarnos en capa y calzoncillos para rescatar volando a una doncella. Imaginarnos bomberos en el infierno, soldados del futuro en una batalla interestelar o exploradores de un territorio inhóspito. Nos vendieron que los héroes eran siempre adultos. Pero ¿Cuántos años tiene Bob Esponja? ¿Por qué el modelo es casi siempre el maduro? Quizás por envidia. He aquí unas cuantas historias que lo demuestran.

(puedes seguir leyendo el artículo escrito originalmente para JotDown Magazine)

Los familiares despiden a SuperBaby en su primer viaje para salvar la tierra. Fuente@Elzo_

Por favor. Que alguien explique esta fotografía


.

Hace un par de días me encontré en reddit con esta sobrecogedora fotografía con el título: “Mujer condenada a morir de hambre en Mongolia. 1913”. La primera impresión es brutal. Una mujer encerrada en una caja de medio metro de altura esperando la muerte por inanición e intentando forzar la cerradura para esquivar su cruel destino. El hombre no podía ser tan cruel. Necesitaba saber más sobre la suerte de aquella mujer…

.

Mujer condenada a morir de hambre. Albert Kahn. 1913.

.
Si algo amo de Internet es la posibilidad que ofrece de convertirte en un investigador amateur al servicio de tus propias dudas. En los primeros comentarios de la foto ya había discrepancias sobre el origen de la instantánea, pero la inquietud por saber la verdadera fuente puso en marcha los mecanismos sociales de la red para intentar encontrar respuestas.
.
Con una pequeña búsqueda inversa llegas a las primeras pistas sobre el origen de la foto. Apareció publicada por primera vez en la página ocho de National Geographic de Mayo de 1922 con la leyenda “A mongolian woman condemned to die of starvation”. Su autor, Albert Kahn (1860-1940), la había tomado en uno de sus viajes alrededor del mundo. Parecía claro. Algún tipo de tortura del Asia oriental derivada del escafismo persa o similar era práctica constante de la época. Incluso en la página de la wikipedia aparecía con la misma leyenda.
.

Foto del ejemplar del National Geographic donde se publicó la instantánea en Mayo de 1922.

.

Pero alguien lanzó la pista buena. Mongolia es una región de nómadas. La tasa supera el 30% de la población. Predomina el pastoreo y los asentamientos efímeros de sus habitantes. Todo ello implica que los escasos servicios públicos de un país tan pobre han de ser también nómadas. No puedes pretender un sistema penitenciario arraigado cuando la mayoría de las familias están en constante movimiento. Debería ser una celda portátil. Se usaban mucho. Además, cerca de la caja se pueden apreciar dos cuencos con lo que parece agua y comida, y el instrumento que lleva en la mano bien podría ser una cuchara.. ¿Qué clase de condena a morir de hambre implicaría el suministro de alimentos?

Un poco más tarde alguien pone el enlace correcto. La foto no es de Albert Kahn, sino de uno de sus discípulos, Stéphane Passet;  de la serie ‘Archivo del Planeta’. Efectivamente, corresponde a una ‘prisionera ambulante’ en algún tipo de traslado penitenciario.

Una vez disipadas las dudas sobre el origen y autor de la instantánea, y pareciendo aliviados  hipócritamente por la rebaja de la condena que sufrió aquella mujer, alguien decidió colgar la siguiente lámina para terminar de ilustrarnos sobre el futuro que le depararía a la prisionera…

fuente

.

Internet es tan turbador como maravilloso ¿verdad?

Chocolate, lechugas y cine quinqui


.

Dicen que en un casting del director Eloy de la Iglesia había más síndrome de abstinencia que en diez conventos de clausura. A uno de los padrinos del cine quinqui le gustaba emborracharse de realidad para repartir personajes en sus películas. Esa realidad de cucharas ennegrecidas, elásticos mohosos y pelotillas de papel de plata. Las papelinas como papel protagonista. Un cine profético que condenaba a los actores a interpretarse a sí mismos a ‘caballo’ del guión-oráculo y la jeringuilla compartida.

(Para seguir leyendo visita el artículo completo en Jot Down Magazine)

Tarde de Perros. Homenaje del grupo punk Los Lügers al cine quinqui.

Papá, hoy no tengo ganas de ir al cole…


.

Querida Irene. Tengo cinco minutos para que te arrepientas de lo que acabas de decir y recuerdes esta historia cuando te asalten de nuevo las dudas. En algún lugar del mundo y de la historia un puñado de niños como tú se juega la vida diariamente para poder llegar a la escuela y recibir una educación infinitamente peor que la tuya. Puentes a punto de venirse a bajo, campos minados, acantilados desmembrándose, piquetes racistas, guerras que no son suyas… Una aventura de riesgo solo para poder sentarse en sus pupitres ¿No me crees? Mira.


Las caras del odio

— ¿Por qué miran a esa niña con esas caras? ¿qué ha hecho?

—Nada.

Elizabeth Eckford era una niña de 15 años cuando los ‘mandamás’ de su país declararon ilegal la segregación racial en las escuelas. Sí hija, hasta hace bien poco los niños de color no podían ir al cole con los niños blancos porque sus padres no los consideraban iguales y ¡ellos querían!… ¡Fíjate que tontería! Hoy en tu clase hay niños de todos los países.  El 4 de septiembre de 1957, cuando tu padre todavía no había nacido, Elizabeth y ocho compañeros de color se presentaron en la escuela Little Rock de Arkansas. Una de las zonas más racistas y con más odio de aquel país. Una muchedumbre babeante e iracunda les insultó y gritó, impidiendo su entrada en el colegio durante ese día y sucesivos. Solo porque no les gustaba el color de su piel. Ni la mediación del presidente Eisenhower logró calmar los ánimos y todas las escuelas del Estado cerraron durante un año para evitar incidentes y hacer una transición más sosegada. Más tarde Elizabeth llegó a la universidad y acabó siendo profesora en el mismo colegío que un día le impidió el acceso. ¿Recuerdas que todas las películas tienen moraleja? Pues la de esta peli, real como la vida misma, da un escarmiento magistral  a los cobardes que odian solo por el color de las personas.

—¿Qué tontería verdad?

Fuente

.

Tirolina Nepalí

—Mira como van esas niñas al colegio

—¡Qué chulo, yo quiero!

—Ahora fíjate cómo van sentadas, donde llevan las manos, las chanclas…

Más de 12 millones de nepalíes viven en las inmediaciones del Himalaya. La zona con más montañas y más altas cumbres de todo el planeta. No hay casi carreteras, ni autopistas, ni paradas de autobús. Un territorio seccionado por mil valles y otros tantos ríos acaudalados que impiden el normal tránsito entre pueblos y aldeas. Los niños usan puentes artesanales hechos con tablones, cuerdas y poleas improvisadas, como las yincanas de aventura que tanto te gustan pero sin arneses ni doble sujección de seguridad. Durante décadas, esa falta de seguridad, ha causado infinidad de accidentes a muchos niños como tú que se levantan de madrugada solo para poder llegar a tiempo al colegio. Afortunadamente varias ONGs se encargan hoy de construir puentes y góndolas seguras para mitigar la siniestralidad. Esos niños se morirían de ganas por poder ir como nosotros en coche y calentitos al colegio.

Fuente

.

Nadar y guardar la ropa

Hoy tienes natación y quizás por eso has torcido el gesto al levantarte. Mira a estos niños. No saben lo que es una piscina pero se bañan todos los dias para ir al colegio. Tienen que cruzar un caudaloso río para llegar a la escuela. Y lo hacen a diario. Haga frío o calor. Hồ Khong, un niño com tú de la escuela primaria Hung, en el distrito de Minh Hoa, en Vietnam; nos lo cuenta:

“La profundidad es de unos 20 metros y la corriente es grande, a veces asusta. Pero como queremos ir a la escuela para aprender para tener un trabajo profesional y con ello un futuro mejor, corremos el riesgo de cruzar a nado el río.”

Para ello llevan unas grandes bolsas de plástico donde meten sus ropas y libros. Nada de estupendas mochilas de Barbie  impermeables y con ruedas. Las inflan para fabricar su flotador-guía y cruzan diariamente los 15 metros de río. En temporada de lluvias faltan hasta un mes al colegio. El caudal crece demasiado y sería peligrosísimo intentarlo. Se los llevaría la corriente para siempre.

Fuente, 2

.

Campos minados

—¿Qué significa ese cartel, papá?

—Peligro. Bombas enterradas.

La guerra civil (esa guerra entre hermanos de un mismo país que termina siempre destruyéndolo) terminó en Angola en 2002, pero su fantasma sigue enterrado por todo el territorio en forma de minas y artefactos bélicos. Esas bombas que ponen bajo tierra los mayores para que los niños las pisen sin querer mientras juegan o caminan hacia el colegio. Miles de hectáreas de tierra virgen y rica permanecen improductivas por esas ‘semillas explosivas’. Son muy difíciles de destruir porque están muy bien escondidas e interfieren siempre en la vida de los más débiles, niñas como la de la foto, o como tú. A pesar de las ratas antiminas que utilizan para desactivarlas, 80.000 accidentes en 20 años convierten el camino a la escuela en una aventura a vida, muerte o condena a llevar muletas de madera el resto de su existencia. Todo por aprender a ser mejor persona y evitar repetir el legado de los que se dicen llamar sus maestros.

—¡Qué miedo!

Fuente

.

La yincana china

Imagina que para ir a trabajar tienes que hacer 200 km andando y cruzando barrancos de 500 metros de altura, agarrado a las rocas y sobre ríos congelados. Imagina que tardas dos días en llegar, vadeando cuatro ríos, cruzando puentes desvencijados y angostos caminos de tan solo unos centímetros de anchura sobre las punzantes rocas. Imagina ahora que no eres Tintín o un superhéroe de ClanTv sino una niña como tú que solo quiere ir a aprender al colegio… Aproximadamente unos 80 niños se juegan la vida diariamente y eligen el riesgo del atajo por las paredes verticales de Pili, un pueblo del norte de la región china de Xinjiang Uygur. Un espectáculo que bien parece un concurso televisivo infantil de pruebas físicas para ganar un viaje a Euro Disney. Pero es real.

Fuente, 2, 3

.

¡Viva la Guagua!

—¿Esos son niños de un circo, papá?

—No.

Cinturones abrochados, elevadores de seguridad según normativa europea, sillitas reglamentarias, capazos con arneses… Todo eso que repasamos en cada viaje al colegio es un cuento chino para estos niños. En Pematangsiantar, Indonesia (foto superior) o en Baghpat, India (foto inferior) nadie entiende ese vocabulario. Se alquilan al hacinamiento en vehículos de tracción variable a cambio de llegar a tiempo a la escuela. Puede parecer divertido pero… ¿Te imaginas qué pasaría si el conductor da un frenazo brusco porque se le cruza un perro en su camino?

—No quiero saberlo

Fuente, 2


El puente (roto) sobre el río Ciberang

—¡Papá, se van a caer!

—Afortunadamente no pasó nada, hija. Hubo un temporal que estropeó el puente, pero esos niños decidieron que no podían dejar de ir a la escuela por tonterías.

17 de enero de 2012. Las lluvias torrenciales arrastran todo tipo de maleza sobre el crecido río Ciberang, a su paso por la aldea Sanghiang Tanjung, en la provincia Indonesia de Bateng. La fuerza de la corriente golpea y daña los pilares del puente comunal (construido en 2001) que une el pueblo con el suburbio de la escuela. El paso queda muy dañado pero no impide que desde ese día los niños lo sigan cruzando a duras penas para ahorrarse 30 minutos de rodeo. Un fotógrafo de reuters estaba allí para contarlo.

Más fotos.

Fuente, 2

.

Esta no es mi guerra

—Papá ¿Por qué los policías se protegen con un escudo y esa niña no?

—Es muy valiente.

16 de marzo 2010. Una niña de tu misma edad pasa indolente sorteando las piedras lanzadas por sus hermanos palestinos contra militares israelíes en su camino diario a la escuela en el campamento de refugiados de Shuafat en la Ribera Occidental, cerca de Jerusalén. A ella parece no importarle la guerra que libran sus hermanos. Solo quiere llegar al cole para enseñar sus tareas. ¿Parece valiente, verdad? El conflicto Palestino-Israelí ha convertido esa rutina infantil en un largo y tortuoso camino lleno de obstáculos para los hijos de esa eterna guerra.

Fuente

.

En busca de la escuela por el río helado

—¿Dónde van esos niños si no hay casas por ninguna parte?

—A un internado, a varios días de camino

Zanskar, India, Himalaya. Un pequeño pueblo en el paraíso montañoso. Implacable en invierno. 40 grados bajo cero. Todos los años, en el trimestre más frío, un grupo de niños acompañados de sus padres atraviesan tres valles para llegar al internado de Leh, antigua capital del reino de Ladakh y donde pasarán el resto del año. No hay carreteras, no hay caminos. Lo hacen por el único sitio posible. El río Zanskar helado. La caminata dura varios días, con noches al abrigo de las cuevas heladas de la ladera. Todos los años muere algún turista intentando imitar el trayecto de los niños de Zanskar, más instruidos en las dobleces y grietas del traicionero hielo…

Fuente

—¿Sigues teniendo pereza para ir al colegio hoy?

—No.

—Arréglate y nos marchamos…

..

.

Este blog ha sido nominado en dos categorías a los prestigiosos premios BOBs que concede la radiotelevisión alemana. Si quieres votarlo, puede hacerlo al mejor blog o al mejor blog en castellano.. ¡Gracias!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.042 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: